Edición Cero

 “Una invitación a reflexionar en torno al consumo de fármacos en adolescentes”, fue el nombre del seminario que organizó el área de prevención de... Tendencia al consumo disminuye cuando los jóvenes se dan cuenta que son perjuidicales para su salud y desarrollo

 “Una invitación a reflexionar en torno al consumo de fármacos en adolescentes”, fue el nombre del seminario que organizó el área de prevención de SENDA Tarapacá y que reunió a más de 150 personas ligadas al trabajo con jóvenes de la región.

La iniciativa que se desarrolló en el salón Cordillera de la Seremi de Educación, buscó movilizar estrategias de prevención y de autocuidado de profesores, encargados de convivencia escolar y profesionales de la salud, a través de la sensibilización y reflexión del consumo de fármacos en adolescentes.

La jornada contó con las presentaciones de la encargada del área de Tratamiento de SENDA Tarapacá, la socióloga, Fabiola Ibáñez; del psicólogo clínico, Rodrigo Ruz; y del psiquiatría pediátrico y adolescente, Nelson Rozentraub. En la ocasión se entregaron  herramientas necesarias para identificar elementos  biológicos y sociales del fenómeno en adolescentes escolarizados.

 “El año pasado se presentó una demanda de comunas de las provincias de Iquique y de El Tamarugal, respecto a información y orientación en el consumo de fármacos en esta etapa”, explicó la encargada del área de Prevención, Carla Adones. Agregó, “entonces este seminario se realiza a partir de una necesidad regional, que busca informar y sensibilizar sobre este nuevo consumo emergente y a la vez prevenir a través del quehacer educativo, ya que reconocemos a los establecimientos educaciones como factores protectores”, enfatizó.

Una vez finalizada las exposiciones, los participantes pudieron exponer sus dudas y opiniones a través de un panel de conversación. Posteriormente, el seremi de Educación, Natan Olivos, agradeció la participar en actividades vinculadas al desarrollo emocional y educativo de los jóvenes.

Carla Adones, señaló que “si bien hay muchos factores biológicos y sociales que influyen en el consumo, cuando los jóvenes perciben que las drogas son perjudiciales para la salud y para su desarrollo, disminuye la tendencia a consumirlas. Por eso, la educación dentro de la familia, de la escuela y de la comunidad es clave para ayudar a comprender estos riesgos”.