Edición Cero

Treinta y ocho funcionarios pertenecientes a diversos programas del  Servicio Paz y Justicia- Serpaj fueron certificados como monitores en habilidades preventivas parentales por el... Capacitan a profesionales de Serpaj como agentes preventivos al interior de los grupos familiares

Treinta y ocho funcionarios pertenecientes a diversos programas del  Servicio Paz y Justicia- Serpaj fueron certificados como monitores en habilidades preventivas parentales por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del consumo de alcohol y otras drogas-SENDA Tarapacá.

Los nuevos monitores están habilitados para desarrollar a través de talleres estrategias en materia de prevención del consumo de alcohol y otras drogas  con padres, madres y adultos responsables de niños, niñas y adolescentes. La idea es que potencien en estas personas, el rol que tienen como agentes preventivos al interior de su grupo familiar, según explicó la encargada del área de Prevención de SENDA Tarapacá, Carla Adones.

Explicó que antes de la certificación, los participantes mediante un taller abordaron temas relacionados a la prevención del consumo de alcohol y otras drogas, al desarrollo evolutivo de niños, niñas y adolescentes, a la comunicación asertiva, a las habilidades en el establecimiento de normas y límites, a la resolución de conflicto al interior de las familias y al fortalecimiento expresión de vinculación emocional, entre otros. .

La  directora regional de Servicio Paz y Justicia, Natalia Osses, sostuvo que en la corporación Serpaj “tenemos cinco equipos con distintos objetivos y contrapartes y siempre buscamos fortalecer las competencias, las habilidades y estrategias técnicas para las intervenciones con nuestros usuarios, tanto en niños, niñas y adolescentes. Esta capacitación nos permite ponerlos en el rol de facilitador, sabemos que nuestros beneficiarios carecen muchas veces de un referente importante o de un adulto significativo que les enseñe las condiciones mínimas para su desarrollo integral. Por lo tanto, adquirir conocimiento y estas herramientas nos facilita o nos direccionan las intervenciones”.

Agregó que “trabajaremos la parentalidad a través de talleres a los adolescentes y sus familias, pues SENDA nos facilita el manual de habilidades preventivas parentales, donde nos enseñan objetivos y metodologías. Tenemos familias que carecen de estas habilidades, en cuanto a la entrega de afecto, comunicación efectiva y el apego, entonces se van generando disfunciones en la dinámica familiar. Estos conocimientos que acabamos de incorporar y reforzar, los utilizaremos a través de talleres que aporten en la vida de cada usuario o adulto responsable, mejores estrategias en el modelo de crianza,  una mayor disposición a escuchar, a no entorpecer la comunicación y a ser empático con los jóvenes”.