Edición Cero

En un gesto encomiable, que sólo busca mantener el legado histórico, la familia Cruz Bustamante, representada por Beysi, restituyó a la Oficina Humberstone, la... Restituyen vieja campana de escuela San Mauricio que volverá a repicar en Salitrera Humberstone después de 50 años

En un gesto encomiable, que sólo busca mantener el legado histórico, la familia Cruz Bustamante, representada por Beysi, restituyó a la Oficina Humberstone, la vieja campaña de la Escuela San Mauricio, que funcionaba en esa Salitrera, hasta su cierre. La familia, la mantuvo bajo su custodia por más de 50 años, pasando de una generación a otra.

Beysi Cruz Bustamante acompañada de su hija Margarita Galleguillos Cruz, llegó hasta las oficinas de la Corporación Museo del Salitre, (CMS) para hacer entrega oficial del bien patrimonial. “Es el organismo adecuado porque realiza una gran labor en la preservación de nuestro Patrimonio”, señaló.

El valioso objeto, que marcó durante décadas la llamada al colegio, la salida y los recreos, fue recibido por el Director Ejecutivo de la CMS, Silvio Zerega Zegarra, quien estuvo acompañado por las dirigentes pampinas, Sara Benavides y Carmen Capetillo, de la Corporación Hijos del Salitre.

La familia Cruz Bustamante, vivió en la Salitrera Humberstone, lugar donde nacieron, se criaron, estudiaron y trabajaron varios de sus integrantes, por ello, tiene un doble significado haber tenido en su resguardo la vieja campana, “que estuvo en nuestro hogar por varios años”, habiéndola recibido su abuela Florentina Camacho Jiménez (QEPD).

“Se dedicaba en esos tiempos a dar pensión, en Humberstone, principalmente al personal que trabajaba en el desarme de la salitrera. Nos contó que un trabajador se presentó un día con la campana y se la pasó para que la custodiara, indicándole que era de la Escuela San Mauricio. Pasó el tiempo y nunca volvió a buscarla, siendo imposible su ubicación”.

La abuela de los Cruz Bustamante también dejó la oficina y se traslada con la familia a Iquique, llevando dentro de las pertenecías, la campana, la cual se mantuvo en el hogar, pasando la custodia a los padres de Beysi, hasta que fallecieron.

“Desde entonces nuestro propósito fue entregarla algún día a una persona o institución oficial que se hiciera cargo de la Oficina. Por eso hacemos esta entrega a la Corporación Museo del Salitre”, señaló emocionada.

Silvio Zerega agradeció la donación y anunció que el objeto patrimonial, volverá a su lugar de origen, que es donde corresponde que esté.

Del mismo modo, Sara Benavides y Carmen Capetillo, valoraron el actuar de la familia y anunciaron que la campana volverá a repicar en el Colegio San Mauricio de la Salitrera Humberstone, en noviembre, en el marco de la celebración de la Semana del Salitre.

No hay comentarios.

Sea la primera persona en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *