Edición Cero

Guillermo Jorquera Morales, Ex Director del TIUN-TENOR Presentación En este comentario, queremos recordar y homenajear a una comunidad teatral, que nació en el mes de... 20 de abril de 1974: “A la ronda, ronda”

Guillermo Jorquera Morales, Ex Director del TIUN-TENOR

Presentación

En este comentario, queremos recordar y homenajear a una comunidad teatral, que nació en el mes de abril del año 1974, en la sede Iquique de la Universidad del Norte, “La Norte” para todos. Porque hizo del Teatro Chileno su tarea diaria y su horizonte, consecuente con su premisa de “conocer al hombre y su entorno”, y entendiendo que primero había que conocer al hombre chileno a través del teatro nacional. Para ello se “allegaron” al Museo Regional de la Universidad, que en las noches transformaban en “Sala de Bolsillo”.

Sus primeros pasos fueron con sigilo con las puestas en escenas elegidas, aparentemente al azar, pero de alguna manera retrataban la época en que Chile vivía. Para conocer la historia de un país basta con revisar las carteleras teatrales de la época en estudio.

La agrupación “telonera”, a su nacimiento oficial, fue una Academia Juvenil de Teatro que funcionaba al alero de “La Norte”, creada en octubre de 1973. Los jóvenes pusieron en escenas obras chilenas como La Princesa Panchita, de Jaime Silva y Don Anacleto Avaro, de Isidora Aguirre.

La primera obra chilena de la Agrupación Universitaria, que se conoció como TIUN (Teatro Iquique de la Universidad del Norte) fue; Ánimas de Día Claro, de Alejandro Sieveking, dirigida por Pedro Rozas, integrante del grupo, discípulo de Pedro de la Barra, en Antofagasta.

Luego se insistió con Alejandro Sieveking, estrenando La Remolienda, (1976), obra ícono del Teatro Nacional, estrenada por el ITUCH. Su primer director fue Víctor Jara, en el año1965.

Luego el TIUN, abordó el montaje de dos obras de Luis Alberto Heiremans; Siga la Estrella, (1976), y El Abanderado (1977).

El año siguiente, 1978, la propuesta fue; Tres Noches de un sábado, de  Carlos Alberto Cornejo, Patricio Contreras y Alfonso Alcalde, estrenada en la capital por el ICTUS en1976, dirigida por Claudio Di Girolamo.

Poco a poco, las propuestas de esta Compañía, fueron siendo más “atrevidas”, más de denuncia social, eufemísticamente, desafiando la época en que se vivía.

En el año 1979 el TIUN, integra a su producción, una obra chilena que valora, a través de la dramaturgia, al teatro que visibiliza a personajes del submundo cultural; Luis “Paco” Rivano es el dramaturgo que aporta esta visión teatral, con Te llamabas Rosicler, obra que devela los sentimientos de una corista del Teatro Opera de la capital. Estrenada en Santiago por el Teatro “Imagen” y dirigida por Gustavo Meza. (1976).

Durante estos seis años, hubo otros montajes de autores chilenos, como Al borde de la eternidad de Francisco Reynaud, de gran significado histórico, porque se refiere a Prat y sus hombres.

No olvidamos la creación de los dramaturgos pertenecientes al TIUN; Guillermo Ward; con los montajes Las pildoritas mágicas de la Bisabuela (1976), y Suspiro y el duende (1978). Además, Recuerdos del 45, de Jaime Bustamante, (1976), estrenada y presentada en el Salón Auditorio de la mítica Escuela 4. Ese mismo año y siguiendo en la Escuela 4, un elenco joven del TIUN, estrenó Historia de un hombre solo, del chileno Hugo Cáceres.

Además fueron estrenados autores de otras latitudes como Alejandro Casona, Joseph Kesselring, Moliere y Neil Simon.

En estos primeros seis años de quehacer teatral, el aporte a la difusión del Teatro Chileno fue fundamental.

Conflicto

El año 1979 el TIUN debe dejar su espacio de trabajo, -a la ronda, ronda- primer golpe de muerte; la Universidad se traslada a las dependencias de los Ex Ferrocarriles del Estado, en la calle Sotomayor. A manera de despedida el grupo asume un montaje de creación colectiva que resume lo más importante de estos años, estrenando; Seis años de amor, basada solamente en autores chilenos, teniendo este sentimiento como objetivo central.

El primer espacio que perdió la agrupación teatral, fue el del Museo Regional de la Norte, en la Avenida Baquedano, justamente donde está hoy la Casa de Arte Collahuasi.

En la calle Sotomayor se “arrancharon” en un abandonado garaje, un lugar olvidado, pero que el grupo supo convertir en su espacio de creación; en el día era un mustio jardín de deshechos, pero en las noches florecía como un rosal.

Allí se estrenó, aún con escenario de tierra, Pedro, Juan y Diego (1980), de David Benavente, Estrenada por el ICTUS en el año 1976, La Viuda de Apablaza, (1981) de Germán Luco Cruchaga, Tiempos de Rehabilitación (1981), de René Seneck; obra inclusiva jugada con los integrantes del CENDERLUN y el apoyo de actrices y actores del TIUN (Con este montaje fue necesario mejorar el escenario, porque en escena había gente de este Centro de Recreación y Deportes para Lisiados de la Universidad, en sillas de ruedas, muletas y bastones).

Los Matarifes (1983), de  Luis Rivano, Lautaro (1983), de Isidora Aguirre, Las del otro lado del río (1984), de Andrés Pérez, La tercera espera (1984), de Alfonso Alcalde, Un Gásfiter en sociedad (1985), de Luis Rivano, Tres Marías y una Rosa (1985), del TIT y David Benavente, dirigida por Raúl Osorio en Santiago el año1979. ¿Dónde estará la Jeannette? (1986), de  Luis Rivano, Amores de Sábado (1986), de Contreras y Alcalde.

En este periodo, además de teatro chileno, su tarea, se estrenan autores de otras nacionalidades, como: Enrique Jardiel Poncela, Moliere, Roberto Cossa, Jacobo Langsner. Y la obra infantil La Mala Nochebuena de Don Etcétera, de Jorge Díaz, y las obras infantiles del prolífico dramaturgo del grupo, Guillermo Ward.

Desenlace

 Este se produce cuando el TIUN, ya era TENOR, (1988) bajo el alero de la Cormudesi, que había ocupado las mismas dependencias de “La Norte”, en la calle Sotomayor y debe abandonarlas para instalarse en los ex Tribunales de Justicia en la Avenida Baquedano, donde no hubo espacio para el grupo de teatro, que debió acomodar su quehacer en el Teatro Municipal, -a la ronda, ronda-, allí con dificultades se estrenan las siguientes producciones: Kuyaskay (1989), de Iris Di Caro, Última Edición (1990) de Jorge Marchant Lazcano, se reestrena Lautaro, (1992), por los 500 años del “Encuentro de dos culturas”. El Rucio de los cuchillos (1993), en el Salón Internacional, y Ardiente Paciencia (1995), de Antonio Skármeta. (Sala Mayor).

El año 1996 el profesional del teatro, es despedido de la Cormudesi. Sin embargo apoya un último estreno en la Sala Mayor del Teatro Municipal; Nos tomamos la Universidad, de Sergio Vodanovic, dirigida, con jóvenes estudiantes, por Sonia Sepúlveda; eterna integrante del TIUN-TENOR.

Alejados del Teatro municipal reestrenan, El Rucio de los Cuchillos, y Las del otro lado del río, de Andrés Pérez, que presentaban en la Sala de Teatro de la Escuela Artística “Violeta Parra”.

 Con la obra de Andrés, en 1998 giran por el Festival “Temporales Teatrales de Puerto Montt”, ya con la decisión cierta que era su aventura final.

Y realizan su última función, con el aforo repleto, y emotivamente conscientes que era el mutis definitivo de su extenso quehacer; en el Teatro Municipal… de Valdivia.

Seis años después vuelven a intentarlo y producen dos montajes, ensayando en un Pub y un Centro de Madres, en horarios convenidos -a la ronda, ronda-, Mujeres de verdad y esperanza (2004) con el que participan en el Festival Internacional de Teatro en Blumenau, Brasil, y La Recomendación (2005), de Egon Wolff, estrenada en la sala del Teatro Expresión, con presencia del autor. Este último intento es sin respaldo institucional, ni financiado por fondos concursables.

Epílogo

Terminamos este comentario deseando un feliz 20 de abril, a todos los trabajadores teatrales del TIUN-TENOR; los de acá, los de allá y los del Más Allá; Agrupación que nació bajo el alero de la Universidad del Norte, en la señorial Avenida Baquedano, y que terminó, difundiendo el teatro chileno durante 30 años; celebrando aniversarios bailando una gran ronda, ronda, en la Plaza Prat; al aire libre, sin techo, sin patrocinio, que parece ser el sino de los teatristas iquiqueños.

Las Amigas y Amigos teatristas del TIUN-TENOR; no son solo recuerdos, son fundamentalmente Memoria Histórica.

Abril 2018.