Edición Cero

Una interesante actividad pedagógica, con niños de 4 a 6 años, de la Escuela de Lenguaje Khana Aru, de Pozo Almonte, se puso en... Pre escolares terminan actividad educativa recorriendo la Oficina Salitrera Humberstone

Una interesante actividad pedagógica, con niños de 4 a 6 años, de la Escuela de Lenguaje Khana Aru, de Pozo Almonte, se puso en marcha para estimular el aprendizaje desde los primeros años, en lo que es la identidad cultural pampina y lo que fue la vida en las salitreras.

La iniciativa fue presentada por el establecimiento, a SQM y contó con el respaldo de la Corporación Museo del Salitre. Al respecto dijo su Director Ejecutivo, Silvio Zerega, que una línea de trabajo de la entidad, es transmitir la temática pampina, a las nuevas generaciones, desde el inicio de su inserción escolar, en este caso, pre escolar.

Los resultados son sorprendentes, porque los niños, de entre 4 y 6 años, fueron capaces de construir un relato e identificar los principales lugares de la Salitrera Humberstone. Al respecto, Gloria Barahona, directora del establecimiento pozoalmontino  relató que  dentro de la Semana del Salitre desarrollan habitualmente  un proyecto educativo, transversal a toda la actividad pedagógica. Ello implica actividades previas en aula, con la participación de familiares pampinos para que relaten a los niños y niñas, cómo fueron sus vivencias pampinas, tanto en el trabajo como las relaciones familiares.

“La mayoría de nuestros niños son de la  pampa, son de eta región entonces se entusiasman mucho en conocer cómo vivieron sus antepasados. Además, muchos ya han escuchado historias en sus hogares”, señaló la Directora.

Los niños participantes fueron 60, junto a sus educadoras,  más sus padres y en algunos casos hermanos. “Todos ellos se están enriqueciendo con esta experiencia”, enfatizó la Directora.

Respecto a la evaluación, señaló que se trata de un aprendizaje transversal a todas las áreas. “Por ejemplo en lo referido al Medio Natural y Social, entonces vemos cómo vivían los pampinos, las relaciones humana, la viuda en familia, sus costumbres, cómo era su trabajo… en fin.  Todo esto sirve también en el desarrollo del lenguaje y de sus destrezas sociales”, explicó Barahona.

La actividad concluyó en la escuela, donde cada niño hizo un relato de la experiencia vivida, tanto en los contenidos vistos en el aula, durante una semana, como su participación en la actividad de terreno.