Edición Cero

El 11 de julio de 1971 el gobierno del presidente Allende dio un decisivo paso en el rescate de la soberanía del país al... A 46 años de la nacionalización del cobre

El 11 de julio de 1971 el gobierno del presidente Allende dio un decisivo paso en el rescate de la soberanía del país al nacionalizar la gran minería del cobre en un acto que, por su transcendencia, se denominó la segunda independencia nacional. Aquel día el Congreso aprobó por unanimidad la reforma constitucional que permitió a Chile usufructuar de sus riquezas básicas entre ellas el cobre, hierro, salitre, carbón y acero.

El proyecto había sido enviado en diciembre de 1970, recién asumido el gobierno popular, en una muestra de decisión política que complementada con la nacionalización del crédito, la banca y las telecomunicaciones, junto a la intervención de los grandes consorcios industriales y la reforma agraria, constituyeron la base de los cambios estructurales que permitirían construir el socialismo de acuerdo a las características específicas de la sociedad chilena.

La importancia de recordar la nacionalización del cobre se acrecienta en los actuales momentos en que los ingresos de Codelco son la piedra angular de las finanzas públicas y, también, en un periodo en que nuestras riquezas naturales han sido entregadas a las transnacionales extranjeras desde 1973 a la fecha, incrementándose en los últimos 27 años de gobiernos post dictatoriales y agregándose, además, nuevos despojos como el agua, el litio y las llamadas “tierras raras”.

A quienes residimos en el norte de Chile nos resulta doblemente relevante que este patrimonio de la naturaleza pertenezca a los chilenos y chilenas, toda vez que se encuentra  en nuestro suelo como obsequio de la madre tierra a sus habitantes y es nuestra responsabilidad impedir que las transnacionales depredadoras se adueñen de sus frutos, ya que además provocan un irreversible deterioro al medio ambiente que sufrirán en toda su magnitud las nuevas generaciones.

En la actual coyuntura político-electoral, la mayoría de las propuestas presidenciales no se refieren a la necesidad de nacionalizar nuestras riquezas básicas, unos la evaden porque son financiados por dichas multinacionales mineras, mientras que otros eluden el tema por su débil compromiso con el pueblo y el susto que les provoca referirse a la gestión del presidente Allende, de esta manera no asumen el proyecto independentista que significa renacionalizar el cobre.

Asimismo, es imposible que en el norte chileno haya un efectivo desarrollo económico-social  si las minas no nos pertenecen a todos y todas. Las perspectivas de progreso que se abrirán son ilimitadas, pero su administración debe ser concebida y ejecutada en las regiones en que se encuentran los yacimientos. La nacionalización no puede ser coadyuvante al fuerte centralismo que nos agobia o a la repartija de favores políticos como ha sucedido en las últimas décadas.

Llamamos a conmemorar el sentido del once de julio de 1971 como un acto de dignidad ineludiblemente ligado con el progreso de la sociedad nacional y regional, rescatando la decisión política del presidente Allende y esperanzados en que se convierta en ejemplo para todos quienes deseamos un Chile más justo.

Adhieren

Luis Espinoza, Dirigente Movimiento Tierra Trabajo y Libertad; Héctor Taberna,  Dirigente Movimiento Tierra Trabajo y Libertad; Rodrigo Faúndez, Dirigente Movimiento Tierra Trabajo y Libertad; Luis Dávila, Secretario General Colegio de Profesores de Tarapacá;  Dobrana Clift , Dirigente Intersindical de Trabajadores de Iquique; Haroldo Quinteros,  Académico y Dirigente Partido Socialista 1973; Luis López, Vocero Agrupación por Cambios de Verdad – Iquique; Juan Campos,   Vocero Agrupación por Cambios de Verdad – Iquique;  Cristian Jamett,    Dirigente Consejo Federal Partido Progresista PRO; Sergio Martínez ,  Trabajador Social – Dirigente Izquierda Autónoma Iquique; Lautaro Lobos,    Dirigente Nacional Partido de Integración Regional; Luis Caroca,  Dirigente socialista – Secretario Político Juventud Socialista 1973; Víctor Guerrero , Doctor en Sociología  Académico UNAP; Eduardo Riquelme,   Presidente Agrupación de Ex Presos Políticos de Iquique; Javier Brain, Secretario Colegio de Profesores de Iquique; Lilian Figueroa,  Presidenta Comité Vivienda Simón Bolívar; Isaías Muñoz,       Delegado Sindicato taxistas Ike Ike; Mario Millones,  Sociólogo Doctor © Ciencias Sociales; José Vargas,  Ex prisionero político Pisagua 1973- 1974; Carolina Monje , Directora Centro de Estudios Críticos del Norte CECRIN; Patricia Gutiérrez , Directora Preuniversitario Gratuito MOED Alto Hospicio; Macarena Araya, Presidenta Centro de Alumnos Fonoaudiología UNAP; Jorge Castro, Sociólogo – Editor Revista teórica La Mancomunal; Eugenio Espinoza,  Dirigente Federación Estudiantes Secundarios Iquique 1973; Raúl Belmar , Poeta y escritor popular; Gonzalo Arriagada, Dirigente  Carrera de Sociología UNAP.