Edición Cero

Para el próximo 16 de mayo está programado un homenaje a Agustín Edwards en el Senado. La ceremonia promovida por la bancada de la... La vergüenza general que deja el intento de homenaje a Agustín Edwards en el Senado

Para el próximo 16 de mayo está programado un homenaje a Agustín Edwards en el Senado. La ceremonia promovida por la bancada de la UDI, ha sido duramente criticada desde distintos sectores por considerar que el recientemente fallecido director de El Mercurio, fue un cómplice de la Dictadura de Augusto Pinochet.

Por estos días, los senadores de la bancada de la UDI acordaron realizar un homenaje en memoria a quien fuera director de El Mercurio y uno de los más fieles cómplices civiles de la Dictadura militar.

La iniciativa, de la cual se desconocen hasta ahora detalles, está programada para el próximo 16 de mayo a las 18 horas en el Congreso.

Desde la UDI, el homenaje está siendo liderado por el senador Iván Moreira, desaforado e investigado por la Fiscalía por haber recibido de financiamiento irregular a sus campañas políticas de la empresa Penta.

El parlamentario había manifestado con anterioridad la idea sólo horas después del fallecimiento de Edwards y no fue hasta el pasado 3 de mayo que el secretario general del Senado, Mario Labbé, confirmó su realización.

El senador y ex presidente de la UDI, Hernán Larraín sostuvo en entrevista con La Segunda que Agustín Edwards “ha tenido una destacada trayectoria a cargo del diario -probablemente- más importante de América Latina, y en sus trabajos en entidades como las fundaciones Paz Ciudadana y País Digital, que han contribuido al desarrollo del país en forma muy significativa, y que merece ser reconocida por el Senado”.

Con todo, la sola idea de realizar un homenaje a Edwards ha desatado una serie de críticas, tanto desde la Nueva Mayoría, el Frente Amplio y el mundo académico.

“Creo que el homenaje a Agustín Edwards en el Senado es vergonzoso, escandaloso y creo que no debiera realizarse. Da cuenta del alto nivel de desconexión que existe en nuestras instituciones. Que a una persona como Edwards, reconocido apoyo de una dictadura criminal, se le homenajee en una de las instituciones mas importantes de la república, es sin lugar a dudas una vergüenza”, sostuvo en conversación con Radio y Diario Universidad de Chile el diputado del Movimiento Autonomista, Gabriel Boric.

Más que el sólo rechazo

Respecto al homenaje y a la posición que asumirá cada partido, el senador del PPD Eugenio Tuma afirmó que cada Senador o bancada tiene derecho a postular los homenajes que estime convenientes. “Ahora, no estamos todos los Senadores obligados a estar en todas estas situaciones. Yo en particular no voy a asistir al homenaje. Pienso que El Mercurio y lo que representó en su oportunidad ha sido nefasto para el país”.

La posibilidad, mencionada por Tuma, de asumir distintas acciones individuales ha abierto las puertas a una serie de cuestionamientos en relación a las prácticas en este orden de los senadores. En este sentido, la Cámara Baja se ha mostrado ostensiblemente más crítica. Además del rechazo declarado por Gabriel Boric, el diputado del Partido Socialista Leonardo Soto, también se mostró contrario al homenaje.

“El señor Edwards ha sido reconocido por haber tenido una conducta invariable a lo largo de su vida de interferencia con la voluntad popular, buscando influir sobre el Estado para que su postura política de extrema derecha puediera prevalecer. Fue un activo promotor del Golpe de Estado, incluso yo diría que en su intervención durante el gobierno de Salvador Allende, el fue una persona que cometió delitos de sedición, de llamados a la insubordinación de un Gobierno institucionalmente constituido”, afirmó Soto.

El ex presidente de la Cámara de Diputado, agregó además que parte de la gravedad del homenaje radica no sólo en la participación e intervención de Edwards en la Dictadura, sino que sobre todo, en que su figura y legado atenta contra una ética fundamental para el país: “Me parece insólito que el Senado vaya a prestar las instalaciones que son de la república, que promueven los valores superiores de esta nación para una actividad tan subalterna y que tiene que ver con la antidemocracia”.

Paralelamente, la Dirección Nacional de la Juventud Socialista solicitó una reunión con el presidente del Senado, Andrés Zaldívar, para evitar que el homenaje se realice o, al menos, que los parlamentarios de todas las bancadas de la Nueva Mayoría se abstengan de asistir.

Según Francisco Melo Contreras, presidente de la JS, “este homenaje es una verdadera afrenta para todos aquellos familiares de detenidos desaparecidos que fueron “editorializados” bajo la mentira y el encubrimiento cómo sólo lo pudo hacer el señor Edwards, con la mano genocida del dictador Pinochet y con la tinta conspiradora de la CIA, Nixon y Kissinger en Latinoamérica”.

Respecto a esta declaración, Leonardo Soto adelantó que la directiva del PS se va reunir este lunes y que en dicha instancia un grupo de militantes le pedirá que emita una declaración pública y establezca el sentido – o sinsentido- que tiene esta actividad. Además, se espera que la colectividad entregue una orientación política clara respecto a todos sus parlamentarios, definiendo clara y abiertamente que no deberían participar.

“Que siga en esto lo que nos está diciendo la Juventud Socialista, que siempre ha estado en la avanzada y a veces tiene más claridad que el partido adulto respecto a los valores superiores de nuestro país”, afirmó Soto.

Concertación / Pinochetismo

Claudio Salinas, académico e investigador del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, y uno de los periodistas del documental El diario de Agustín sostuvo que, como buena parte de lo que hace el Congreso en general, le parece lamentable y completamente ajeno a lo que piensan las personas la realización del homenaje.

“El problema es que empiezan a ser objeto de tributos o apologías personajes que están reñidos con la ética y con la moral. Esto puede dar pie como para que sujetos que han jugado un rol negativo en los proceso políticos y sociales el país, sean también homenajeados. No es tan descabellado que incluso Pinochet pudiese ser objeto de una de estas intervenciones”, detalla Salinas.

La actitud de la Nueva Mayoría resulta relevante, en tanto representa un nuevo gesto que define su compromiso con temas con los cuáles se han comprometido teóricamente en el pasado y han vulnerado en la práctica.

“A mi me sorprendería si la Concertación  o el proceso del 90 hasta el 2003 hubiese tenido cierta coherencia ética-moral. De los 90 a esta parte, la Concertación, tal cual como señaló Francisco Vidal, ha cerrado los ojos cuando ha tenido que ir a recaudar fondos, cuando ha tenido que pasar el sombrero pidiendo plata, y bueno Agustín Edwards es uno de los financistas. Entonces una actitud ambigua es coherente respecto a esa forma de ser de los 90 a esta parte. La Concertación ha sido el administrador del modelo económico y político, por lo que no es incoherente que le rinda pleitesía y tributo a una figura como Agustín Edwards”, declaró Salinas.

En ese sentido, para el académico, con este tipo de homenajes tanto en la Concertación/Nueva Mayoriía, como en la UDI dejan claro que finalmente el Golpe Militar no les importa, que a estas alturas el golpe es cosa del pasado.

“Esto demuestra que la UDI no sea ha despinochetizado y que a la Concertación le da lo mismo y con ello muestran una deferencia con la sociedad marcada por cada actuación de ellos. Parece que la sociedad y que muchos movimientos sociales van para un lado y ellos no toman noticia de eso”, concluyó Salinas.

FUENTE: Radio Uchile