Edición Cero

Niños, familias completas, grupos boy-scout, agrupaciones de pampinos y organizaciones sociales, llegaron hasta Salitrera Humberstone, para protagonizar la nueva versión de los juegos criollos,... Entretenida jornada de juegos criollos en Humberstone para cerrar Fiestas Patrias

Niños, familias completas, grupos boy-scout, agrupaciones de pampinos y organizaciones sociales, llegaron hasta Salitrera Humberstone, para protagonizar la nueva versión de los juegos criollos, que revive las costumbres de la pampa, actividad con la cual la Corporación Museo del Salitre, cerró los festejos de Fiestas Patrias.

La nueva jornada de Juegos Populares Pampinos, tuvo el doble propósito de rescatar parte de la identidad de las familias pampinas y sus prácticas en las salitreras, pero, además, marcar la chilenidad en el contexto de las Fiestas Patrias. La actividad contó con el apoyo de SQM.

Desde las 10 de la mañana de este domingo 24, las familias y agrupaciones comenzaron a llegar a Humberstone, ingresando por el acceso principal e iniciando el caminar hacia la zona de la Casa de Administración en cuya explanada, en medio del abrasador sol del desierto, iniciaron la jornada participando en los distintos juegos: Run-run, botar tarros, emboque, zancos, carrera de ensacados, elevar volantines, silla musical. Para los adultos, juegos de lota y rayuela.

La jornada estuvo amenizada por el grupo folclórico de  Pozo Almonte, una banda de bronces y la comparsa de laquitas Real Juventud, que dieron el toque de chilenidad y marcaron con los ritmos nortinos a la fiesta pampina.

Silvio Zerega, Director Ejecutivo de la Corporación Museo del Salitre, señaló que los juegos criollos es una actividad de importancia trascendental, porque permite reencontrarse con la tradición nortina y rescatar los juegos de los niños pampinos. “Es una actividad que congrega a la familia, donde los adultos de hoy, recuerdan su niñez en las salitreras y sus hijos y nietos, conocen cómo se divertían sus padres y abuelos. Creemos que esta fiesta debiera replicarse en todos los barrios de Iquique”.

Estima Silvio Zerega que hoy los niños y niñas, son más sedentarios y juegan preferentemente frente a una pantalla, sin utilizar el espacio abierto ni utilizan todo su cuerpo para desarrollar la actividad lúdica.

En efecto, así lo corroboró Isaías Flores, 13 años, de Pozo Almonte. Dijo que estaba encantado de tener la posibilidad de practicar juegos populares. “Creo que todos los niños deben jugar así, al aire libre. Yo he jugado a todo y me he entretenido mucho”, señaló, indicando que cuando está en casa, sólo juega a Play 3.

En la actividad también participaron extranjeros. Es el caso de la familia ecuatoriana integrada por Nancy Andrade, Guillermo Calipo, y sus dos pequeños hijos. “Las salitreras son un lugar muy bonito, nos habían comentado, pero estar acá es muy emocionante, especialmente porque los niños pueden practicar estos juegos tradicionales. Además, es valioso por el rescate de la cultura y de la tradición. Para nosotros como extranjeros, este paseo nos ha permitido conocer las salitreras… donde hubo gente que trabajó y que vivió, eso es muy interesante, por eso estamos acá”, señalaron los padres.

Andrea Maluenda con su esposo, hijos y sobrina, también disfrutaron en familia. “Ha sido una experiencia maravillosa estar acá, en las salitreras y revivir  los juegos tradicionales. Nosotros venimos de Pica y primera vez que participan en la actividad”, señaló. Igualmente valoró lo que significa rescatar “todo lo que fue la historia del salitre”.

Alida Quispe, nacida en Humberstone, -aquí di mi primer llanto, dijo-, llegó junto a una 60 mujeres de Iquique y Alto Hospicio. “Me siento muy emocionada y al ver todos estos juegos  recuerdo mi infancia, aunque no pude vivir mucho tiempo en la pampa, porque las oficinas paralizaron. Por eso mismo, creo que hay que seguir promoviendo estas actividades, para no olvidar la historia”.

La jornada criolla de fin de Fiestas Patrias, concluyó a eso de las 15 horas, tras la entrega de todos los atractivos premios, desde enseres domésticos, electrónicos y bicicletas; y de compartir en torno a la tradicional empanada.