Edición Cero

En el sector de Pintados, en la comuna de Pozo Almonte, florecen los sueños de Gerardo Cortés, quien junto a su esposa Jessica Gallardo,... La aridez del desierto no impide que microempresario plante pimentones en la pampa iquiqueña

pimentonesEn el sector de Pintados, en la comuna de Pozo Almonte, florecen los sueños de Gerardo Cortés, quien junto a su esposa Jessica Gallardo, se dedica a cultivar pimentón (Capsicum annuum), mientras echa por tierra los comentarios de quienes le dijeron que este tipo de cultivo en el desierto más árido del mundo sería imposible.

El esfuerzo y dedicación son los dos principales aliados de este matrimonio. Si bien Gerardo trabajó durante muchos años en el área de la pesca, dicho negocio bajó su rentabilidad, lo que lejos de amilanar a este emprendedor por naturaleza, le dio el incentivo para buscar un nuevo rubro en el cual crecer  y consolidarse, lo que encontró en la agricultura.

Se trasladó hasta el sector de Pintados, en la comuna de Pozo Almonte y se integró a la Cooperativa Agrícola Nuevo Amanecer. Al comienzo relata que se dedicó a un cultivo que ha probado ser efectivo en la zona, como es el melón, además de algunas hortalizas, pero “no nos gustó, porque el mercado del melón es complicado por la fecha en que sale, así que al final decidimos probar con productos que pudiéramos vender fuera de temporada”, dice y agrega que “nos dimos cuenta que en verdad había que innovar y buscar nuevos productos”.

Convencido que una siembra “alternativa y que saliera de lo tradicional en la zona” era la clave para el éxito, en compañía de su familia y trabajadores, se dedicó a cultivar esta verdura, a pesar de los comentarios de conocidos y entendidos en el tema, que lo orientaban a los cultivos de hortalizas tradicionales.

“Creemos que con esta siembra podemos darle cierta tonalidad a nuestro territorio, ojalá así pudiéramos identificarnos más tarde con nuestra producción. Esa es nuestra idea, nuestro sueño”, asegura.

Cortés acota que en la zona el cultivo del pimiento no se había probado. “Todo el mundo cree que en la pampa no es factible llevar esto a cabo y yo quiero probar que sí es posible, obtuvimos un hermoso fruto y de una buena calidad”, comenta.

El agricultor asegura que sin el apoyo del equipo técnico que el  Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP, mantiene en la comuna gracias a un convenio con la Municipalidad de Pozo Almonte, esta iniciativa no habría sido posible. INDAP entrega fondos para que cada uno de los 5 municipios rurales de la región cuente con profesionales que ejecuten el Programa de Desarrollo Local, PRODESAL, quienes orientan a los usuarios y usuarias para potenciar sus sistemas productivos.

Constansa Araya es la jefa del PRODESAL en la comuna de Pozo Almonte, y quien ha estado desde el comienzo de este proyecto como guía de Gerardo y su familia. “Nosotros entregamos asesoría técnica necesaria para que el agricultor lleve a buen término su producción”, dijo la agrónoma, mientras agregó que uno de sus objetivos es que el usuario sea autónomo en cuanto al aprendizaje, “porque visitamos a muchas personas y no se puede dar una atención tan personalizada como requieren algunos tipos de cultivos, como es el caso del morrón”, sentenció.

Luego de algunos meses, Gerardo Cortés comenzó a ver literalmente el fruto de sus esfuerzos. “Hemos llegado a este cultivo que es una maravilla, estoy fascinado. Ojalá muchas personas más pudieran hacer lo mismo porque necesitamos apoyo y eso lo obtenemos de nuestro PRODESAL. Tenemos un gran potencial, de eso no me cabe duda”, asegura.

Entre sus planes a corto plazo, Gerardo pretende construir un invernadero de gran tamaño para tener un cultivo 100% comercial, dentro de su predio. “Tenemos que seguir trabajando para mejorar el suelo, pero ya aplicamos guano no avícola y compost, para mejorar su calidad”, agrega.

Este emprendedor de la agricultura adelanta que tiene varios planes a futuro. “Llevo un año y medio desde que instalamos el primer invernadero. Creo que ha sido un buen periodo, positivo por lo demás. Espero que los otros proyectos sean tan rentables como quiero. Para ello espero seguir contando con el apoyo de INDAP a través del PRODESAL, pues siempre nos ayudan en todo lo que pueden, para que concretemos nuestros sueños”, finalizó.