Edición Cero

El Mostrador / por Claudia Rivas Arenas.- No ha pasado nada que no se esperara. Tal como lo reconocen en la propia derecha, el oficialismo... Allamand versus Golborne: se acabó el ‘fair play’

Golborne-y-Allamand-Agencia-UNO11_230x230El Mostrador / por Claudia Rivas Arenas.- No ha pasado nada que no se esperara. Tal como lo reconocen en la propia derecha, el oficialismo no tiene cultura de primarias y lo que está pasando podría perjudicar definitivamente al aspirante a La Moneda que termine parado después del 30 de junio. Porque, como ocurrió el 2005 luego que Sebastián Piñera derrotara a Joaquín Lavín en la primera vuelta presidencial, los perdedores podrían restarse de ir a las urnas el 17 de noviembre, perdiendo la oportunidad de alcanzar la Presidencia de la República por segundo período consecutivo. En todo caso, en la UDI ya corren apuestas sobre “cuándo se baja el candidato de RN”.

Las polémicas entre los aspirantes oficialistas a reemplazar a Sebastián Piñera están a flor de piel. Si hasta el lunes Andrés Allamand tenía entre la espada y la pared a Laurence Golborne,  presionándolo para que acepte la realización de debates en todas las regiones del país, en sólo horas cambió totalmente el escenario. La contraofensiva del representante de la UDI fue asumida por un sector de RN como “un gol de media cancha que dejó parado a nuestro candidato”. Aun cuando ven en la reacción del ex titular de Obras Públicas “la mano” del coordinador político de la candidatura, senador Juan Antonio Coloma, a quien acusan de organizar una “operación política” y haber sobrepasado el ‘fair play’ que debiera tener la campaña para la primaria oficialista, la intervención de la esposa del ex ministro de Defensa, Marcela Cubillos, no contribuyó a mejorar las cosas para él. Desde el punto de vista del gremialismo, donde festejan el “acierto” que le atribuyen al ex timonel de la tienda. La incógnita es qué viene para adelante después de toda esta disputa.

En el comando de Allamand estaban molestos con la intervención de Golborne. Su jefe territorial, senador Francisco Chahuán, tiene la convicción de que el representante de la UDI “se equivoca” en el giro que le ha dado a su campaña. Y no sólo por haber roto el ‘fair play’ que un sector del partido cree que debe existir entre ambos candidatos, dado que después del 30 de junio deberán trabajar juntos; sino también porque los polémicos debates, que parecen haber quedado atrás después de este nuevo encontrón a raíz de si participan o no en los actos de conmemoración del 27/F, no sólo permiten y favorecen el despliegue de ambos candidatos en las regiones que apelan a que sus demandas sean escuchadas, sino que también “contribuyen a transmitir las obras del actual gobierno y así asegurar su continuidad”. “Escuchar el mensaje de las regiones”, dice el senador RN, es imprescindible en esta etapa de la campaña, quien además se niega a admitir que Golborne se haya ganado un punto al poner en la agenda el tema del aprovechamiento político.

COMBOS IBAN…

Lo que contrasta con lo que opina un sector de su propio partido, donde hay quienes reconocen que el aspirante del gremialismo efectivamente sumó un punto a su favor, pero no le dan el crédito de la idea. Tal parece, según se ha llegado a especular en la casona de Antonio Varas que, en adelante, Allamand se va a tener que empezar a ver las caras con el senador Coloma, quien tiene la experiencia política que le falta al candidato. Lo que habría demostrado con creces en esta “operación” que se le atribuye. En RN están convencidos que fue el parlamentario el que organizó todo con el alcalde de Constitución, Carlos Valenzuela, en la circunscripción de Coloma, ex militante de la UDI, y que simplemente “Allamand pisó el palito”. Lo cual causa extrañeza dada la experiencia política del ex titular de Defensa.

En la UDI, en cambio, y como era de esperar, sacan cuentas alegres de este encontrón. Creen que el flanco que abrió su candidato en la imagen de su adversario no es menor. “El aprovechamiento político de situaciones trágicas molesta a la gente en general y con mayor razón a los afectados”, sostiene un representante de la tienda de calle Suecia. En RN defienden la reacción de Allamand con el argumento de que fue invitado por la Fundación Desafío Levantemos Chile, creada por su cuñado Felipe Cubillos. “Era una cuestión familiar, no política”, subrayan, pero desde el frente retrucan que “Allamand es candidato presidencial, no se pueden separar ambas cosas”.

Por otro lado, un parlamentario más duro advierte que “coincido cien por ciento con Golborne en que no tiene nada que ir a hacer allá (Constitución). Lo que pasa es que Allamand mezcló el tema de su cuñado, pero resulta que su cuñado no murió el 27/F. Por otra parte, es triste que la (Marcela) Cubillos salga diciendo que era una ofensa a la familia. ¡Al nivel de ridiculez que llegó! Es impresentable, un tremendo error político, que (Allamand) mandé a su señora a dar la cara”.

Este es el tenor que está tomando la campaña oficialista con miras a las primarias. Sobre todo, porque ayer martes hubo un fuerte intercambio de algunas indirectas entre ambos comandos, en que efectivamente la esposa de Allamand, la ex diputada de la UDI Marcela Cubillos, también salió a responder al adversario del abanderado de RN y fue quien anunció que finalmente se había optado por no asistir a la vigilia en Constitución, como familia: “A raíz del clima que generaron los dichos del otro candidato, publicados ayer (lunes) en un medio escrito y que hasta hoy (martes) ha sostenido en sus plataformas digitales —de campaña—, donde acusa manipulación de dolor. (…) esas declaraciones generaron un ambiente que nos impide como familia participar del modo como siempre nos ha gustado hacerlo: con total discreción, siempre en segundo plano”.

Acto seguido y aprovechando una actividad en el marco de la conmemoración justamente del 27/F en Talca, Golborne insistió en sus dichos: “Ratifico mi posición de no participar, creo que es lo más adecuado y es lo que me nace hacer. En esta materia sólo lamento que los temas se personalicen, porque aquí donde hay que tener mayor respeto es hacia las víctimas y sus familiares que en esta fecha están viviendo un momento de dolor”, recalcando que “es una fecha muy dolorosa para el país completo y por tanto, desde un  principio, yo no quise que hubiera ningún problema con la presencia mía como precandidato presidencial”. Golborne agregó que “cuando el alcalde de Constitución nos pide a todos los precandidatos presidenciales que no quiere que la política contingente participe en esta conmemoración, yo no puedo más que encontrarle toda la razón”.

Y LO PEOR ESTÁ POR VENIR

A juicio del analista político de la Universidad Central Marco Moreno, en una decisión asumida por “cálculo político y no por convicción”, Golborne optó por “no caer en el facilismo de la utilización política del 27/F. Porque, aunque el gobierno no quiere verlo así, la gente se da cuenta de eso al ver la propaganda que se ha lanzado estos días. En este contexto, Golborne hace un cálculo político que es que esta actuación le resta, porque a la gente no le gusta la manipulación que todos los políticos han hecho del 27/F. Golborne toma la decisión por cálculo político no por convicciones. Ha visto cómo se ha sobreexpuesto el Presidente y como le han hecho microprotestas, en algunos lugares que ya ha recorrido en el marco de este aniversario, de parte de gente que siente que no ha tenido respuesta a sus problemas. Protestas que en las que seguramente los medios se van a centrar”.

En opinión de Moreno, ambos candidatos “están un poquito desesperados en este verano sin mucha acción política y con la expectativa de que Bachelet llega en marzo. Y mientras algunas encuestas están en trabajo de campo, eso los obliga a sobreaparecer en los medios. Esa parece ser la estrategia de Allamand: aparecer mucho, porque necesita repuntar en las encuestas. Pero eso es un arma de doble filo, porque a la gente no le gusta que las tragedias se usen como arma política”.

Mientras que para el también cientista político y profesor del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, José Viacava, el abanderado de la UDI “está sacando del mazo su carta ganadora: que es independiente y que no va a tener ningún tapujo en mostrarse así en lo que resta de su campaña. Su independencia es su capital político y tiene que empezar a hacerlo notar. Y en ello va su agenda propia de centroderecha, distinta a la que ha mostrado el Presidente Piñera hasta ahora. Esta es una buena señal, es un primer ensayo de lo que viene por delante (en la campaña de Golborne) que, seguramente, será tomar distancia cuando algo no le guste del gobierno, lo que se hubiera esperado de Allamand, pero que no lo hace, porque es un hombre de partido”.

Para Viacava, en la próxima fase de la primaria y a partir de esta polémica entre los candidatos oficialistas, que pareciera no tener fin, los chilenos tendrían que ver mayor independencia de Golborne no sólo del gobierno, sino también “del sector que encarna el Presidente Piñera, esa centroderecha liberal con olor a Renovación Nacional”. El experto cree que el ex ministro de OOPP asentará su campaña en “los pilares fundamentales de la derecha, acercándose más a lo que encarnan figuras como Novoa y Kast dentro de la UDI, con un eje conservador republicano. Va a intentar jugar a ser el brazo de la balanza entre los ejes liberales y los conservadores. Y su gran desafío va a ser cómo encarna ese concepto”.

El cientista político Cristián Pertuzé tiene una mirada diferente respecto de la ganancia que Golborne podría sacar de su jugada. Pese a estar conciente de que su mirada desentona con la mayoría, que apunta a la ganancia que el aspirante del gremialismo puede sacar de este nuevo enfrentamiento, recalca que el beneficio solamente será a corto plazo. Está convencido que “a la larga le va a redituar a Allamand” y justifica el hecho de que el candidato de RN haya optado por desistir de participar en la vigilia, explicando que dado que “el golpe de Golborne es político, Allamand tiene que actuar políticamente y tomar una decisión en esa línea”. Y respecto de las críticas del representante del gremialismo a La Moneda, se pregunta: “¿Y el recorrido que (Golborne) hace en el marco del 27/F no es aprovechamiento político?”. De ahí que estime que lo del aspirante del gremialismo no fue más que una estrategia para “tratar de desperfilar a Allamand, pero esto no ha terminado, porque a largo plazo puede ser que sea el candidato de RN el que salga mejor parado”.