Edición Cero

Cambio 21 / «Pese al promisorio panorama, el gobierno de Sebastián Piñera está pronto a rematar al mejor postor la explotación de las reservas... Diputados de todas las bancadas presentan proyecto para que explotación del Litio quede en manos del Estado de Chile

Cambio 21 / «Pese al promisorio panorama, el gobierno de Sebastián Piñera está pronto a rematar al mejor postor la explotación de las reservas de Litio chilenas. El negocio sería sacarlo, trasladarlo al puerto más cercano y allí embarcarlo como materia prima; de vuelta compraríamos el mineral envasado en autos, teléfonos o computadoras», afirman parlamentarios autores de la iniciativa.

Un grupo de diputados, de todas las bancadas, ingresaron un proyecto de ley que reserva a las empresas del Estado o aquellas en las que éste tenga participación, la exploración y explotación del mineral litio.

La iniciativa es avalada por los diputados Pedro Velásquez (Ind), Pedro Araya (PRI), Roberto Delmastro (Ind), Alfonso De Urresti (PS), Ramón Farías (PPD), Hugo Gutiérrez (PC), Sergio Ojeda (DC), Alberto Robles (PRSD), Manuel Rojas (UDI) y David Sandoval (UDI.

El anuncio surge luego que el Ministerio de Minería haya declarado desierta la licitación de los Contratos Especiales de Operación de Litio (Ceol) que había sido adjudicada en septiembre a Soquimich (SQM).

Los autores señalan que el Litio es angular en el desarrollo de componentes tecnológicos. Celulares, computadores, cámaras digitales, iPods y todos los productos tecnológicos recargables, incluyendo la próxima generación de baterías de automóviles, que lo requieren para su funcionamiento y/o fabricación, puesto que el mineral posee una alta capacidad de conducción de calor y electricidad pero, por sobre todo, de almacenaje de energía, según informa La Tercera.cl.

Chile: satisface 41% de la demanda mundial

La actual demanda mundial del mineral es de 140 mil toneladas, lo que es avaluado en U$800 millones. Desde el 2009 su precio se disparó y se estima que aumenta en un 8% cada año. Hoy se cotiza la tonelada del mineral en 6 mil dólares.

En el norte de Argentina y Chile y el sur de Bolivia están el 83% de las reservas mundiales de Litio. El Salar de Atacama tendría 26,5 millones de toneladas, seguido por el Salar de Uyuni, con 29,1 millones de toneladas.

No obstante, los parlamentarios indican que «pese al promisorio panorama, el gobierno de Sebastián Piñera está pronto a rematar al mejor postor la explotación de las reservas de Litio chilenas. El negocio sería sacarlo, trasladarlo al puerto más cercano y allí embarcarlo como materia prima; de vuelta compraríamos el mineral envasado en autos, teléfonos o computadoras».

La explotación sería a través de Contratos Especiales de Operación de Litio (CEOL), que permitirán explotar 100 mil toneladas en 20 años a las empresas que se les entrega el negocio. El argumento dado por el ministro de Economía, Pablo Longueira, es que el país no posee ni los expertos ni la tecnología para darle valor agregado a su explotación.

Hoy Chile satisface el 41% de la demanda de Litio mundial y se calcula que su explotación alcanza para 1.500 años más. Se calcula que Chile tiene una reserva de 7 millones 500 mil toneladas del mineral, las que tienen un costo de extracción menor al de otros países. Los costos calculados en el Salar de Atacama fluctúan entre los US$ 0,4 y los U$ 0,5 por libra.

A diferencia de Chile, Argentina y Bolivia optaron por tener un control de la explotación del Litio en un contexto en el que se estiman alrededor de 90 proyectos de explotación alrededor del mundo. «El gobierno de Evo Morales ha invertido 6 millones de dólares en el Salar de Uyuni en una planta piloto para tratar el mineral y apuesta a que su explotación sea estatal. Como no tienen la experticia ni los recursos tecnológicos, proponen a empresas, como Mitsubishi y Sumitomo, y a los gobiernos de Corea del Sur, Rusia, China y Brasil, acuerdos cuidando el interés nacional».

En tanto, Argentina declaró al Litio que posee en los salares de Catamarca, Salta y Jujuy, un mineral estratégico para el desarrollo. En función de ello creó una Unidad de Gestión Ambiental y a través del Ministerio de Industria impulsa la producción local de baterías de litio y para más adelante poder fabricar automóviles sustentables con energía eléctrica.