Edición Cero

Trabajos de restauración cuentan con financiamiento del Servicio Nacional del Patrimonio Mundial, a través del Programa Social Sitios de Patrimonio Mundial. Luego de 45... Obras de reposición de techumbre de la Planta de Lixiviación de Salitrera Santa Laura, concluyen primera etapa

Trabajos de restauración cuentan con financiamiento del Servicio Nacional del Patrimonio Mundial, a través del Programa Social Sitios de Patrimonio Mundial.

Luego de 45 días de iniciada las obras de reposición de la cubierta de la Planta de Lixiviación de la Salitrera Santa Laura, ya es posible que se aprecie el reforzamiento de la estructura y parte del reemplazo de la techumbre, donde se están cambiando las piezas deterioradas por material nuevo, pero original. Esto asegura que la estructura patrimonial se mantenga intacta. La intervención considera, además, el reforzamiento de la estructura y la instalación de cerchas nuevas.

De acuerdo a los avances las faenas concluirían a fines de mayo o primeras semanas de junio, tal como estaba proyectado, según señaló Silvio Zerega, Director Ejecutivo de la Corporación Museo del Salitre, (CMS) -administradora del Sitio-, quien se reúne en terreno, periódicamente con el equipo ejecutor de las obras, para verificar los avances.

Añadió que, una vez concluida la intervención, la Planta podrá mantenerse en buenas condiciones por muchos años, principalmente porque la restauración minimiza los riesgos, como los efectos del sol abrasante de la pampa y los cambios de temperaturas.

Para ello, cuentan con la supervisión de un equipo de especialistas de la Universidad de Valparaíso, liderado por el Constructor Civil Rodrigo Ortiz, experto en el manejo de la madera y su uso en estructuras patrimoniales. Además, de los especialistas del Centro del Patrimonio, que velan porque las intervenciones se realicen con el apego exigido a las normas de conservación.

En estas 6 semanas de trabajo, pese a contar con toda la información previa, incluyendo los planos originales de la Planta de Lixiviación, los equipos se han encontrado con algunas dificultades, pero todas se han solucionado, permitiendo el avance de la obra, sin mayores contratiempos.

La Planta de Lixiviación es la única que queda en el mundo y que está completa, con sus molinos, primarios y secundarios, lo que releva su alto nivel patrimonial. De allí que estas obras se realicen con recursos del Servicio Nacional del Patrimonio Mundial, a través del Programa Social Sitios de Patrimonio Mundial, destinados a los Sitio de Patrimonio Mundial.

CLAMOR DE LOS PAMPINOS.

El Sitio Patrimonio de la Humanidad, lo conforman ambas salitreras, Humberstone y Santa Laura. Sin embargo, por su propia estructura y estado, la primera reúne la mayor cantidad se intervenciones, pero el clamor de los pampinos era potenciar Santa Laura, en especial, impedir que la Planta de Lixiviación se dañara. Ese clamor, señaló Zerega, se transformó en una obligación.

“Tener este patrimonio en la forma más original posible, utilizando material que se usó en esa época, nos da una seguridad que va a durar muchos años más y que seguirá siendo un orgullo no solo para los pampinos, sino que para toda la comunidad y el país”, reforzó Silvio Zerega.

Además, destacó la dedicación del equipo de trabajo, que pone todos los esfuerzos en trabajar para rescatar y reforzar la estructura de la Planta y dar inicio ya, a la segunda etapa, consistente en la instalación del palillaje, en su cubierta.

EL EQUIPO

Entre quienes integran el equipo, destaca el ingeniero Patricio Díaz, Director de Patrimonio de la Corporación Museo del Salitre, quien trabajo durante la época de la industria salitrera en distintas oficinas. Respecto de esta obra, es el encargado de supervisar diariamente los trabajos y sus avances.

Mientras, Paula Guerrero es la ingeniera a cargo de las obras, quien explicó que la primera etapa del trabajo “consistió en realizar las labores de armados de plataformas para generar, una base estable para ejecutar los trabajos, que permitan llegar a la cubierta”, y de este modo, iniciar la segunda parte de la intervención.

Los arquitectos de la CMS, Rodrigo Valenzuela y Carla Pizarro, son parte del equipo que trabajó previamente en el levantamiento del proyecto y hoy están trabajando en el terreno.  Lo primero que destacaron es la comprensión de los visitantes, quienes entienden que exista un perímetro de resguardo perimetral que impide el acceso a la Planta de Lixiviación, principalmente, por seguridad de las personas que llegan hasta la salitrera.

Igualmente se diseñó un recorrido alternativo que permita acercarse a la Planta, pero no así a la zona de obras; además pueden recorrer e ingresar a los otros lugares de este espacio patrimonial.

 

Los comentarios están cerrados.