Edición Cero

Jaime Ceballos Sanquea, poeta y profesor. Candidato Constituyente.- 1.- MIGRACIÓN a) Qué es la Migración? Se llama así al desplazamiento de personas de un... Migración, Aporofobia y Centralismo

Jaime Ceballos Sanquea, poeta y profesor. Candidato Constituyente.-

1.- MIGRACIÓN

a) Qué es la Migración?

Se llama así al desplazamiento de personas de un lugar a otro. La persona que SALE de su lugar de origen, se llama Emigrante, y respecto del lugar de destino al que ENTRA, se llama Inmigrante.

b) ¿Qué tipos de Migración hay?

La Migración se puede clasificar de acuerdo a ciertos criterios:

  • Según el espacio del desplazamiento:

– Migración Interna o Nacional (dentro de un país)

– Migración Externa o Internacional ( fuera de un país)

  • Según el carácter de la Voluntariedad:

– Migración Voluntaria

– Migración Forzada (exilio)

  • Según la extensión del tiempo:

– Migración temporal

– Migración Definitiva

  • Según las causas o motivaciones:

– Políticas ( guerras, persecución ideológica)

– Económicas ( marginación, pobreza)

– Sociales (racismo, esclavitud)

– Religiosas (persecución de conciencia)

– Culturales ( turismo)

c)  ¿Quién es un migrante?

Es una Persona que por alguna de las diversas razones mencionadas anteriormente, se desplaza de un lugar a otro. Aquí el concepto relevante que no debemos perder de vista, es PERSONAS. Es decir, Seres Humanos que por estar viviendo una situación precaria se ven obligados a salir de sus lugares de origen buscando seguridad, bienestar o un mejor futuro para sí mismo y sus familias.

 2.- APOROFOBIA

a) Migración y Crisis Humanitaria

Una crisis migratoria surge a partir de la conjugación de ciertos factores, que provocan un desplazamiento masivo y continuo de gran alcance que tiende a salirse de control y se expresa en el ingreso masivo e irregular a territorios internacionales.

La migración latinoamericana, tradicionalmente ha sido provocada por factores sociopolíticos y/o económicos. En la actualidad, la crisis sanitaria generada por el Covid 19, complejiza e incentiva los procesos migratorios transformándolos en una Crisis Humanitaria.

Es lo que se ha producido e intensificado en nuestra región desde, al menos, hace cuatro meses. Generando en la población local, reacciones, cuando no poco empáticas, derechamente racistas y xenófobas. Evidenciando una actitud teñida de un Neoliberalismo vergonzante, es decir: Individualista, egoísta, triunfalista y sectaria.

Lo más triste y doloroso, es la frialdad y el rechazo a la pobreza de “los otros”, que pone de manifiesto una Aporofobia y señala una grave falta de compromiso con la inclusión social, y por qué no, con la democracia.

En palabras de Adela Cortina;

“El problema no es entonces de raza, de etnia ni tampoco de extranjería. El problema es de pobreza.(…). Es el pobre, el áporos, el que molesta, incluso el de la propia familia, porque se vive al pariente pobre como una vergüenza que no conviene airear, mientras que es un placer presumir del pariente triunfador, bien situado en el mundo académico, político, artístico o en el de los negocios. Es la fobia hacia el pobre la que lleva a rechazar a las personas, a las razas y a aquellas etnias que habitualmente no tienen recursos y, por lo tanto, no pueden ofrecer nada, o parece que no pueden hacerlo”.

 b) Migración y control Migratorio:

Lo anterior, no quiere decir, como bien critica una parte de la ciudadanía, que haya una política de “puertas abiertas” y dejar entrar a “Pedro, Juan y Diego”. Evidentemente es necesario reglar y gestionar este fenómeno. Pero tampoco basta con “cerrar la frontera”, ni menos “criminalizar la migración”.

Es deber del Estado proteger las fronteras para impedir el ingreso de traficantes y delincuentes, como también impedir que actúen los “coyotes”, o bandas que se dedican a la trata o tráfico de migrantes. Y sobre todo actuar de manera coordinada y planificada.

 3.- CENTRALISMO

No podemos dejar de mencionar que la presión migratoria venezolana en nuestro país, es el resultado de una injerencia indebida en los asuntos internos de ese país hermano. Lo anterior se expresa en la Visa Especial “de responsabilidad democrática” por un año y prorrogable a dos, ofrecida por el Presidente de la República.

El problema migratorio en nuestra región es resultado de lo anterior, y junto con la carga de dolor humano que ello implica, se ve agravada por una manifiesta dejación que permitió que hoy tengamos una migración ilegal descontrolada, incluida lamentablemente, la muerte de dos personas migrantes.

Los alcaldes de Arica e Iquique, denunciaron esta situación en su momento, pero hasta que la noticia no salió en los medios de comunicación de alcance nacional, los gobiernos central y regional, no se dieron por enterados.

Finalmente, no debemos olvidar que somos ciudadanos y ciudadanas, y como tales, tenemos el deber cívico de participar activamente en la elaboración de la Nueva Constitución, para echar las bases de una nueva sociedad. Fortaleciendo, la participación de la sociedad civil y los poderes locales.

Los migrantes ya están acá, el problema no se resuelve denostándolos ni humillándolos. Mientras sigan aquí y hasta que no salgan del país, los que deban salir, comportémonos como lo que somos y tratémoslos como lo que son; ni más ni menos que Personas con Dignidad y Derechos.

 

Los comentarios están cerrados.