Edición Cero

Ante el anuncio de la Gobernación de Iquique,  en plena crisis sanitaria, del desalojo de la toma de  Laguna Verde, los vecinos afectados, se... Vecinos se organizan para tratar de impedir inminente desalojo en Laguna Verde que afectaría a 450 familias

Ante el anuncio de la Gobernación de Iquique,  en plena crisis sanitaria, del desalojo de la toma de  Laguna Verde, los vecinos afectados, se organizaron en la “Coordinadora Habitacional Laguna Verde”, para sensibilizar a quienes toman las decisiones y a la comunidad, buscando revertir esa acción que dejará a una mil 700 familias en la calle. Y justo cuando recrudece el contagio por el Covid 19.

Los pobladores organizados exigen que se detenga el desalojo e invocan el derecho humano universal a la vivienda digna y la responsabilidad que tiene el Estado para garantizarla. Especialmente en este caso, en que de las 450 familias, la mayoría está a la cabeza de mujeres jefas de hogar, que luchan ya en la adversidad social, para velar por los suyos.

Tras el anuncio de la autoridad, en Laguna Verde, en el territorio se han recibido distintas visitas que solidarizan con las demandas de los pobladores, en el sentido de evitar el desalojo.

LA DECLARACIÓN

Desde el contexto actual de catástrofe sanitaria en la región de Tarapacá, donde nos encontramos en el segundo lugar nacional de casos activos de COVID 19, junto al estado de excepción constitucional decretado por calamidad pública y ante la expansión de la pandemia del coronavirus (COVID-19) en nuestros territorios y específicamente  por el inminente desalojo violento de nuestros hogares, donde habitamos 450 familias (1700 personas), decretado para el 15 de febrero del 2021, es que como “Coordinadora Habitacional de Laguna Verde” venimos a declarar lo siguiente:

1.-Exijimos detener inmediatamente la orden de desalojo de las 450 familias que habitamos el sector de Laguna Verde que, por orden del Gobernador de Tarapacá, Rene Muñoz Solís, acompañado de la SEREMI de Bienes Nacionales María del Pilar Barrientos y del Intendente Miguel Ángel Quezada.

Nos amparamos en el derecho humano universal a la vivienda digna y adecuada, el que se refiere a que  las familias y las personas deben vivir con seguridad, paz y dignidad y también según la constitución actual que dice: “todos los chilenos tienen derecho a una vivienda digna, el estado establecerá las condiciones para ser efectivo este derecho y promoverá planes de vivienda de interés social, especialmente las destinadas a familias de escasos recursos, mediante sistema de financiamiento adecuados”. Es por esto que pedimos detener ahora la orden de desalojo, por razones humanitarias, hasta que sea controlada la pandemia y podamos establecer una mesa de dialogo con el fin de solucionar esta situación que vulnera nuestros derechos esenciales a un techo y una vivienda digna.

2.- El inminente desalojo junto al estado actual de catástrofe sanitaria a violentado especialmente nuestra condición psicológica y emocional, el dolor se incrementa en nuestras vidas y la injusticia social es el pan del día a día para nuestros hijos.

Somos principalmente mujeres jefas de hogar, nuestros ingresos mensuales no nos permiten llegar a fin de mes para satisfacer nuestras necesidades básicas, nos encontramos en una situación de extrema vulnerabilidad social y es por esto que no tenemos más opción para sobrellevar nuestra existencia.

3.- Denunciamos la completa ausencia en terreno de las autoridades regionales quienes se han dedicado nada más  a formular comunicados  en los medios de prensa, algunos a manera formal de buenas intenciones, sin ningún tipo de acción concreta en el territorio y en el mayor de los casos justificando el desalojo de las 450 familias indicándolas como ilegales, capaces de cometer un delito de usurpación territorial, fomentando con dichos racistas y clasistas, en relación a la cantidad de personas de otros países, que históricamente han habitado nuestra región como son Peruanos y Bolivianos y hoy Venezolanos, fomentando una  mala imagen nuestra, en la opinión pública, siendo que estos terrenos son de Bienes Nacionales por lo tanto de uso público.

4.- En relación a nuestra histórica demanda de viviendas sociales y por una vida digna, lucha social  que lleva más de 30 años en carpetas y nada más que buenas intenciones , es que estamos siempre dispuestos a entablar un diálogo con todas las entidades gubernamentales, considerando que tenemos  comités de viviendas conformados legalmente y seguimos en la eterna espera de los planes habitacionales del Ministerio de Vivienda y Urbanismo para el saneamiento de nuestro sector también  por el  desarrollo de una ciudad equitativa en donde el bien común sea prioridad , el ser humano su centro y razón y  no el capital y los intereses privados disfrazados de públicos.

La Coordinadora Habitacional de Laguna Verde suscribe este comunicado, representando y siendo voz de los habitantes y las actuales directivas que conforman la unión de los comités de vivienda que reúnen a 450 familias:

1. Pasaje 20 de enero,

2. Monte Sinaí,

3. Luz y Esperanza

4. 6 de agosto

5. Nueva Luz

6.Asentamiento humano, Bellavista

Los comentarios están cerrados.