Edición Cero

Momento especial se vivió cuando el maestro y Premio Nacional de Arquitectura, entonó una estrofa de “Canto a la Pampa” una verdadera letanía de... Ceremonia con  impronta histórica, identitaria y rescate patrimonial, constituyó entrega de planos que realizó Miguel Lawner

Momento especial se vivió cuando el maestro y Premio Nacional de Arquitectura, entonó una estrofa de “Canto a la Pampa” una verdadera letanía de Pezoa Veliz, que escribió los versos inspirado en la masacre obrera de 1907

No podían ser otra fecha ni otro lugar los elegidos para llevar a cabo tan simbólico acto. Este 21 de Diciembre, en el Liceo Bicentenario Santa María, se realizó la entrega a la ciudad de dos croquis del destacado arquitecto y Premio Nacional de Arquitectura, Miguel Lawner, sobre la ubicación y entorno de la antigua Escuela Domingo Santa María, al momento de la matanza de 1907.

“Agradezco y valoro mucho el gesto del gran Miguel Lawner, pues nos ayuda a visibilizar en Iquique y el resto de Chile, las dimensiones de un hito de alcance internacional como es la masacre de la Escuela Santa María y la lucha por los derechos de los trabajadores”, expresó al respecto el alcalde de Iquique, Mauricio Soria Macchiavello.

Añadió el edil que con esta iniciativa “queremos reimpulsar la idea de un museo abierto a la comunidad para nuestro liceo, la que buscamos trabajar no sólo con el establecimiento sino también con el barrio en el que está emplazado, y donde podamos reivindicar la memoria histórica de quienes dieron su vida por los derechos sociales de todos los chilenos”, aseveró el propio Soria Macchiavello.

LAWNER, EL MAESTRO

No por nada Miguel Lawner es considerado maestro de maestro. Posee una trayectoria en la arquitectura social de más de 70 años y hoy con 92, sigue pleno y vigente, aportando a la sociedad con su accionar y pensamiento crítico. Por eso es que decidió entregar este valioso valor patrimonial, para la comunidad iquiqueña, que debió enfrentar un negro historial de muerte y dolor, aquel 21 de diciembre de 1907.

Por eso, el maestro, al final de la ceremonia, realizada en el Liceo Bicentenario Domingo Santa María, recordó los hechos como ocurrieron en torno a la huelga obrera surgida en la pampa salitrera y que terminó en Iquique, con la masacre obrera con un número de víctimas que nunca se pudieron precisar. O se omitió en ese momento y de ahí en adelante, así se transmitió la historia.

Miguel Lawner relató cómo surgió el plano histórico que entregó al Museo Regional de Iquique y al Liceo Bicentenario Domingo Santa María.  Volodia Teitelboim, apresado en Pisagua durante el gobierno de González Videla, conoció a Elías Lafferte, dirigente obrero, en quien se inspiró para escribir el libro “Hijo del Salitre”. Y enterado que había un testigo que vio los sucesos del 21 de diciembre de 1907, lo contactó y pidió que Lawner lo entrevistara para diseñar el plano, un verdadero emplazamiento urbano de la zona donde ocurrió la masacre.

El libro se editó en 1951 y circuló en varias ediciones. Con el golpe de estado, en 1973, la lámina histórica sufrió también de la censura. Basta recordar que tras el 11 de septiembre, muchos de estos ejemplares fueron quemados por la dictadura. Recordó Lawner que para el centenario de la Masacre, El Mercurio recogió este hecho en una gran publicación, pero el croquis de su autoría, fue intervenido, borrando obreros y armas con las que fueron asesinados los trabajadores.

HISTORIA

La gestión para traer estos croquis a la capital de Tarapacá está a cargo del arquitecto iquiqueño Rodolfo Rojas Figueroa que se contacta con Lawner, con quien trabajó de cerca para la bienal de arquitectura realizada en Iquique. En esa ocasión, trabajaron en torno a la cultura barrial y también fueron a Pisagua para abordar la temática de DDHH.

Allí se estableció un vínculo que se fortaleció, derivando en la idea de donar los croquis, reeditado. La lámina original fue elaborada a partir del testimonio de un ciudadano chino en 1950, que al momento de la tragedia tenía 15 años, quien describe la organización espacial en la que se desarrolló la brutal masacre de trabajadores, mujeres y niños, mientras un veinteañero Lawner, va dibujando el croquis a lápiz y marcando con tinta china.

Dice Rodolfo Rojas que Lawner, a sus 92 años, una y otra vez ese manifiesta su propio sentido. “Una y otras vez volver a la memoria. Una y otra vez volver a los temas pendientes y a todo el discurso que tiene que ver con las temáticas sociales”.  Especialmente “porque tiene ese don de entusiasmar a distintos profesionales a empujar el rescate de la memoria”.

Ahora estos dos croquis, reproducciones de los originales, ya están en nuestra ciudad y fueron entregadas simbólicamente a Iquique. Uno quedará en manos del Museo Regional para su adecuada conservación y cuidado, y el otro en el mismo Liceo Bicentenario Santa María, transformándose en la primera pieza documental, de lo que será el Museo del establecimiento.

HISTÓRICO, PATRIMONIAL Y EDUCATIVO.

El Director del Museo Regional de Iquique, Luis Pérez calificó lo ocurrido este lunes como un verdadero “hito histórico, que marca un antes y un después, no sólo en la transferencia de un bien patrimonial, como lo es la entrega de este plano de interpretación gráfica, que hace don Miguel Lawner; sino que también constituye una transferencia de un bien material, para efectos de difusión y fortalecimiento de la identidad y la memoria histórica”.

Señaló que como Museo Regional sumen la responsabilidad técnica “de lograr que estas planimetrías estén en un buen de conservación para que se conserven para la posteridad, con todas las medidas preventivas que se requieran”. Esto implicó contar con embalajes especiales.

En tanto, David Montecinos, Director del Establecimiento, calificó lo vivido en esta ceremonia, como “algo impactante, que nos llena de orgullo”, señalando que será utilizado en actividades pedagógicas con los estudiantes.

El director recordó que cuando el colegio se refundó con el nombre de Liceo Bicentario Santa María, se omitió el nombre original que quiere recuperar la comunidad educativa y las distintas instituciones de ese sector.

La profesora de Historia, Aracely Farías Ramírez,  señala que el sitio tiene más de 137 años “un espacio que ha estado invisibilizado”, de allí que el proyecto educativo lo que pretende, es rescatar la historia y la memoria, con los diferentes hitos ocurridos en ese emplazamiento, siendo el más grave, la Masacre de la Escuela Domingo Santa María.

Por eso el proyecto del Museo de Sitio, cobra valor porque permitirá rescatar los hechos históricos. “Por ejemplo el proceso de chilenización comienza acá, porque es la primera escuela que da instrucción con esa característica. Acá también se albergan los soldados de la guerra civil de 1891… Hay una serie de hitos, donde 1907 es el que más se recuerda, pero hay que levantar todos hitos”.

Aníbal Valenzuela, Sociólogo y gestor comunitario, señaló que en los barrios y poblaciones de Iquique “hemos venido haciendo también un ejercicio de memoria, de rescate de la historia y puesta en valor tan importante, como este hecho que estamos conmemorando hoy, como es la Masacre de la Escuela Santa María, uno de los hechos más sangrientos en la historia de nuestro país. Por eso tenemos que hacer recuerdo para que no se vuelva a repetir”.

 

 

Los comentarios están cerrados.