Edición Cero

El emblemático y fundacional barrio del Colorado en el norte de Iquique es la zona de sacrificio del desarrollo y progreso económico de la... José Miguel Carvajal afirma que el barrio El Colorado “debe dejar de ser la Zona de Sacrificio de Iquique”

El emblemático y fundacional barrio del Colorado en el norte de Iquique es la zona de sacrificio del desarrollo y progreso económico de la ciudad, según opina el ex consejero y actual candidato a Gobernador, José Miguel Carvajal. “El crecimiento debe ser igualitario y es posible hacerlo con propuestas directas para recuperar la dignidad de nuestros habitantes: infraestructura habilitante, conectividad, servicios básicos de las familias, con servicios esenciales para ellos”.

El histórico barrio El Colorado Nació a fines del siglo XIX, a orillas de playa del mismo nombre y aún hoy es posible ver los restos del muelle. Lancheríos y caletas de pescadores, junto a los trabajadores del ferrocarril le dieron vida.

La perspectiva económica pasó por alto el costo que el barrio ha debido pagar, convirtiéndolo en Zona de sacrificio de Iquique. “Primero fueron las pesqueras en la década del 50, en los 70 la Zofri y en las últimas décadas, las carreteras estratégicas de acceso a la zona franca y el corredor bioceánico, a punta de expropiaciones de viviendas y el consiguiente desalojo de más de un centenar de familias, protagonistas del legado cultural y deportivo de antiguos iquiqueños”, declaró Carvajal.

Con un patrimonio cultural propio que los diferencia y caracteriza, se erigió como un barrio reconocido por hazañas deportivas, fiestas patronales, carnavales y bailes religiosos. Conocidos como “Poto verde”, son los estandartes de una importante y valiosa carga cultural.

Por eso hoy, el Colorado es el reflejo del Iquique antiguo, con vida de barrio que se articuló en torno a la vida deportiva y religiosa, de vecinos que se conocen y comparten por generaciones, donde abunda el sentido de solidaridad y el recuerdo de disfrutar del sol y playa en el ex hermoso balneario del mismo nombre donde se ubican las pesqueras.

 “La contaminación del agua por la deficiente gestión de residuos, el vertido de aguas residuales y la carencia de infraestructura de saneamiento adecuado, son factores de riesgo para la salud y el bienestar de la población. Es también evidente que el deterioro del paisaje y del ambiente, son fenómenos que erosionan considerablemente la salud ambiental, así como el bienestar y el estado emocional de las personas. Por eso, la gestión integral de la prevención adquiere especial relevancia y trascendencia, tanto desde el punto de vista técnico, como social y económico”, dice  Carvajal.

A su juicio señala que es posible establecer un plan de trabajo que devuelva la hermosa playa El Colorado a los vecinos de todo Iquique.  “Limpiar y mantener esta zona libre de contaminación es uno de los temas que quiero abordar; porque el cuidado del medioambiente es clave para un futuro sostenible y sustentable”, afirma el candidato.

Los vecinos, contextualiza,  han resistido con mucha dificultad a la constante modernidad que los rodea –y aísla- y  que los tiene sin espacios para plazas y juegos. Hoy subsiste sólo una cancha, antes tenían hasta tribunas en un espacio para la práctica de diversos deportes, en un entorno empobrecido y abandonado, y en permanente riesgo de caer en manos de las inmobiliarias en el avance de la denominada Gentrificación que ya hizo lo suyo en Cavancha y actualmente en El Morro.

Afirma que:  “El Colorado ha ido sistemáticamente perdiendo su calidad de vida. Hoy está aislado, sus calles sin luminarias, ni mantención. No se puede concebir el desarrollo con un costo como el de los habitantes el Colorado. El crecimiento debe ser igualitario y es posible hacerlo con propuestas directas para recuperar la dignidad de nuestros habitantes: infraestructura habilitante, conectividad, servicios básicos de las familias, con servicios esenciales para ellos”.

Los vecinos alegan que no se reconoce a quienes vivieron en El Colorado, los destacados deportistas, futbolistas y boxeadores. También que se desdibuja la vida de barrio con las puertas abiertas, de sentarse en la solera a conversar, los niños jugando en la calle, los paseos al ojo de mar.

Hoy son dos barrios. El Alto -más tradicional que posee como referencia de sociabilidad al Estrella de Chile, un club de fútbol y al baile Gitano- y El Bajo -conocido también como Las Cabras, existe el deportivo del mismo nombre y el baile Oso-y esta situación también es un síntoma de la que parece una inevitable desaparición.

Dice Carvajal, “aquí está la iglesia donde se velaron los restos de Arturo Prat y se otorgaron los últimos sacramentos a los soldados de la Guerra del Pacifico y de la Matanza de 1907. Tenemos nuestras tradiciones y tanto por traspasar y rescatar. Es insólito que estemos así de abandonados” dice José Cáceres, dirigente pesquero. Y agrega: “Creí en el desarrollo y el progreso, porque estaríamos bien, como dicen los políticos, con una mejor calidad de vida. Pero el barrio ya no tiene más remedio que dejar de existir, y con él se van todos los recuerdos de cientos de personas, gente humilde y trabajadora. Hoy, donde había casas, hay estacionamientos y camiones”.

Pese a las dificultades el sentido identitario que los define, sigue manifestándose cada junio con la celebración de “San Pedro del Colorado”, desde el profundo orgullo de su barrio, del sentido de pertenencia que los define, y de la necesidad de mostrar la fe y el compromiso que tiene la comunidad coloraína, “Son portadores de la tradición y el patrimonio cultural de la región de Tarapacá y la importancia de transmitirla a las nuevas generaciones. Por eso es posible ver su alegría al danzar, cantar, pasear, engalanar sus calles, creando un festejo comunitario sincero y profundo hacia el patrono de los pescadores, génesis de su nacimiento”, añade.

Y finaliza: “Debemos resguardar nuestro Patrimonio identitario. Rescatar, preservar, poner en valor la riqueza patrimonial, así como entregar apoyo al deporte formativo y competitivo, generando espacios, anhelados por todas las disciplinas para desarrollar encuentros nacionales e internacionales, y también con un programas regional integral, que permita volver al eslogan del “Tierra de Campeones”. Tanto el boxeo, el fútbol, el basquetbol, la caza submarina, el surf, el patinaje y más, tienen hoy grandes talentos que debemos destacar”.

Los comentarios están cerrados.