Edición Cero

Tras  un inesperado infarto, este lunes 26 de octubre, falleció rodeado del  cariño de su familia, el expreso político Luis Sepúlveda, conocido ampliamente en... Despiden con honores a destacado militante y expreso político, Luis Sepúlveda que falleció sorpresivamente

Tras  un inesperado infarto, este lunes 26 de octubre, falleció rodeado del  cariño de su familia, el expreso político Luis Sepúlveda, conocido ampliamente en sus redes como “cuico Sepúlveda”. Arrastraba un tema de salud anterior,  pero se mantenía bien, por eso su deceso llegó sorpresivamente, causando profundo impacto en su familia y sus más cercanos.

Luis Sepúlveda, formado como militante obrero, estaba plenamente consciente del proceso social y político que estamos viviendo y que tuvo su  punto trascendental este domingo 25 de octubre con la verificación del plebiscito. Si bien él no alcanzó a votar, envió a toda su familia para que se expresara en las urnas.

Era militante histórico del Partido Comunista y fue trabajador ferroviario y destacado deportista, principalmente en el básquetbol. En su despedida recordaron que cuando Fidel Castro visitó Iquique, jugó un partido con él.

Su paso por Pisagua y debido a las torturas que recibió en su calidad de prisionero político, quedó con secuelas permanentes, ya que su adición se vio afectada.

Con su partida al infinito, deja a su eterna compañera y esposa Adriana y a su familia que no logra reponerse de este gran dolor.

En su último adiós, el viejo militante obrero tuvo guardia de honor, como una forma de reconocimiento por su trayectoria.

UN HOMENAJE

Desde Venezuela, el iquiqueño Macos Pinto, se enteró de la partida de Luis a través de las redes sociales, enviando alguna palabras de reconocimiento. “Ayer, Juanita y Gladys, comentaban y comunicaban por las redes, que uno de los nuestros, un auténtico representante de la clase obrera, modesto, sencillo, ansioso en estudiar y aprender, un revolucionario auténtico e innato, el respetado y querido cuico Sepúlveda, había fallecido. Entiendo que falleció abrazado a nuestra querida y heroica tierra de Iquique.”

Relata que  lo conocí desde niño, “cuando las calles de los barrios del norte eran escenarios de nuestros primeros juegos callejeros. Allí también estaban y están enclavadas las populares escuelas públicas: la N°6 “Centenario”,  la N° 21 “Escuela HOGAR” en Sotomayor, rodeada de populosos conventillos y donde la historia nos indica el lugar de nacimiento del Partido Obrero Socialista y “más al cerro” por Videla la Escuela 16 “del Matadero”. Todos establecimientos de gran matrícula donde concurrían los hijos de los pescadores, los carreteros y los ferroviarios de ese bravo sector proletario que habitaban el Colorado, el Cerro La Cruz, La Siberia o el Matadero”.

“De esa época en que el norte era tan castigado con las secuelas de la Gran Crisis Mundial. Crisis que Iquique jamás terminaba de salir, el cierre de decenas salitreras. La época de la gran emigración pampina ligada con la Ley Maldita y la persecución del Partido Comunista y los dirigentes sindicales. Época de los apagones eléctricos, de las “banderas negras y las ollas comunes” cuyo corolario al parecer, fue la última gran huelga del salitre en Santiago Humbestone”, recuerda el iquiqueño.

Compartiendo en esos años, viene a su mente los años en que  realizaban propaganda política. Incluso subían a los cerros para apoyar la candidatura de Allende, y encender con antorchas su nombre. Y ahí estaba Luis Sepúlveda junto a los hermanos Salinas, Torito y otros militantes

“En los años 60, en los años juveniles, esporádicamente con el cuico Sepúlveda nos enfrentábamos en las canchas de Basquetbol. En alguna oportunidad él,  jugando por el Deportivo La Cruz o el Hogar o el Iquitados. En algunas oportunidades como jugador y en otras dirigiendo equipos femeninos”.

A finales de los años 60 recuerda que Luis Sepúlveda “militaba en la Cédula de los ferroviarios que era una base gruesa e importante del Partido Comunista. Además, mantenía una buena relación con los sindicatos de pescadores artesanales del Colorado y de El Morro”.

Más adelante jugó un rol “cuando por iniciativa de Valente y Atenci,  ambos autoridades regionales se contó con el 5% de los fondos de la Junta de Adelanto de Arica para construir viviendas para los sectores populares de Iquique.  El destacado arquitecto, Miguel Lawner, Jefe de la  Cormu inició la construcción en “La Puntilla” para los pescadores del Colorado, que en principio se oponían a construcción en altura”.

Recuerda que algunas personas, entre ellas Luis Sepúlveda “hicieron lo suyo para convencerlos. Ese trabajo y la construcción se perdió con el golpe del ´73.”.

Los comentarios están cerrados.