Edición Cero

Facilitadora Intercultural de Tarapacá logró Mención Honrosa en el Concurso de Relatos Breves DPP – ANDFUD, con una historia verdadera. Aydeé Lopez Cruz, de 40... Un cuento feliz: la interculturalidad como vida propia y al servicio de la Defensa y la Justicia

Facilitadora Intercultural de Tarapacá logró Mención Honrosa en el Concurso de Relatos Breves DPP – ANDFUD, con una historia verdadera. Aydeé Lopez Cruz, de 40 años, es chilena-boliviana, profesora bilingüe, madre de tres hijos y cuentista inédita.

El drama de un pastor, reo injustamente durante 19 meses. Ésa historia, escuchada cuando era adolescente, motivó a Aydeé López Cruz para llegar a su labor actual de Facilitadora Intercultural de la Oficina de Defensa Penal Indígena de la Defensoría Regional de Tarapacá. Y ésa también fue la base del cuento “¡Enhorabuena!”, premiado con una “Mención Honrosa” en la última versión del “Concurso de Relatos Breves, La DPP tiene cuento”, cuyos resultados fueron dados a conocer esta semana.

La desventura de Rumi (roca, en idioma quechua), un pastor que pasó 19 meses en prisión preventiva en Iquique porque el sistema de justicia de la época pre-reforma no contemplaba mecanismos interculturales, es el episodio que la también Profesora de Matemáticas en Educación Intercultural Bilingüe, mención Idioma Quechua, resumió en 19 líneas.

Ése relato concluye en un buen término, cuando el juez entiende – por fin – que su acusado no comprende el idioma castellano y soluciona la confusión al serle explicado que, para un pastor indígena, ser burrero es nada más de conducir ese tipo de animales de carga y no traficar droga.

“Pero, no siempre estas historias han tenido un final feliz”, puntualiza Aydeé López, fijando con fuerza sus ojos negros enmarcados en las trenzas del mismo definitivo color.

Y empieza a contar tantas experiencias que es fácil entender por qué pone tanta entrega en su trabajo en la Oficina de Defensa Penal Indígena, en los tribunales o en las cárceles cuando oficia de Facilitadora Intercultural, una función creada para la Defensoría Penal Pública en Tarapacá en el año 2004 y que actualmente dispone de dos profesionales en la zona.

La también profesora intercultural explica que domina el quechua porque fue su lengua materna, ya que nació en Villavinto, en el altiplano boliviano, desde donde migró a la localidad chilena de Pica, en la Pampa del Tamarugal. Después volvió a Bolivia y logró el título de Profesora de Matemática de Tercer Ciclo del Nivel Primario, en Educación Intercultural Bilingüe, con Mención en Lengua Originaria Quechua de la Escuela Normal Superior de Maestros Franz Tamayo de Llica.

“Cuando escuché la historia de Rumi, yo era muy joven, pero pensé que debería dedicarme a enseñar español a las personas que, como él, no comprendían este idioma, especialmente la forma chilena de hablarlo”, expone.

Después agrega: “pero, luego, al estudiar mi profesión, y sobre todo al intervenir por primera vez como intérprete de la Defensoría, me convencí que ése era mi desafío: facilitar que el sistema judicial y toda la sociedad comprendiera que existen personas con otra cultura y traducir los conceptos entre ambas partes para que hubiera entendimiento y justicia”, añade.

La Facilitadora de la Oficina Indígena, creada el año pasado en Tarapacá, tuvo su primer trabajo con la Defensoría Penal Pública en el Tribunal de La Serena, interpretando en un juicio oral el año 2010, época en que una mujer quechua obtuvo la absolución en un caso de tráfico de drogas luego que se explicara en audiencia que no comprendía bien el idioma español.

¿Suena conocida el relato?

“Tengo muchas historias y he escrito algunos cuentos, pero no están publicados. Están traducidos al castellano y, alguna vez, quizá, podrán ser conocidos”, indica la Facilitadora, quien fue una de las autoras de Relatos Breves premiadas en la ceremonia organizada por la Defensoría Nacional y la Asociación Nacional Democrática de Funcionarias y Funcionarios de la DPP, ANDFUD.

Aydeé Lopez Cruz, madre de 3 hijos, tiene también la nacionalidad chilena y su título de la escuela Normal reconocido por el Ministerio de Educación de Chile. Labora en la DPP de Tarapacá desde el año pasado y, por su calidad bilingüe no pasa inadvertida en ninguna de las cárceles del norte.

 

“¡ENHORABUENA!”

Por Aydeé López Cruz, Facilitadora Intercultural de la Oficina de Defensa Indígena de la Defensoría Regional de Tarapacá

Nativo en prisión preventiva.

Acusado por tráfico, ruega por meses a la ‘pachamama’; y al fin llega el día tan esperado.

Juez, Fiscal, Rumi, Defensor y traductor en en Tribunal Oral en lo Penal.

Declaración: “Pasteando mi ganado estaba; Carabineros me pregunta: ¿qué haces?”.

‘Wurru michishiani’, le contesto en quechua.

Carabineros: “¿cómo?…¿eres burrero?”

“Sí, le respondo; de pronto me esposan”

Defensor interviene: “Rumi no entiende, es originario, quechua hablante, de apodo ‘Burrero’,

por ser comerciante de trueque en la zona. ¡No es traficante!”

Juez: (asombrado, mueve la cabeza y resuelve) ¡Libertad inmediata!

Rumi fija sus ojos al juez, al traductor y sonríe de felicidad.

Confusión aclarada, ¡en horabuena!

FIN