Edición Cero

Nelson Araya Díaz, Salud En Movimiento, Hospital Iquique.- Después del arduo trabajo y extenso durante el año, en que estas fechas han sido distintas a... Feliz 18 de septiembre ¿Qué significa?

Nelson Araya Díaz, Salud En Movimiento, Hospital Iquique.-

Después del arduo trabajo y extenso durante el año, en que estas fechas han sido distintas a las anteriores en cuanto a temas sanitarios de eso no hay dudas. Si lo vemos desde el punto de vista laboral, claro está y en buena hora es la llegada de un descanso, bienvenido para reestablecer energías después de una larga cuarentena que aún se mantiene y lejos de la voluntad del pueblo.

Por otro lado en estas fechas se visualizan costumbres y frases que  adoptamos de buenas intensiones como ¡feliz 18!,  expresiones con un sentido de “pásalo bien”, que cobra sentido cuando profundizamos en aquella frase y que entonces debiera ser un acto de  todos los días del año, algo así como el deseo del feliz año nuevo en que el discurso llega solo hasta allí en las buenas intensiones, pero ¿qué significa Feliz 18? ¿Recordar a los padres de la patria, la independencia?.

Pues con el pasar del tiempo el feliz 18 tiene actualmente una connotación distinta, un significado más íntimo, en particular de reencuentro con la familia y seres queridos, un deseado largo fin de semana en modo descanso con sus cercanos.

Entonces  el trasfondo de lo anterior vendría siendo “bienvenido el descanso en fiestas patrias” en un país trabajólico, de números y estadísticas, cumplimientos de metas, que quizás donde van a parar. Que vienen a señalar largas jornadas laborales cumplidas, extensas jornadas escolares para nuestros hijos, la ausencia en el hogar y así innumerables  situaciones personales, ritmos de vidas con repercusiones en lo colectivo que ocurren en un país  llamado Chile.

Hoy la pandemia nos da la posibilidad de salir de la visión individualista, de nuestro sitio de confort y reflexionar entorno a un proceso y análisis más colectivo, más profundo entorno a cómo va evolucionando nuestra sociedad como país. De allí las preguntas que nacen ¿Que país construímos en estos 40 años? o mejor dicho ¿Qué país nos prometieron en estos 40 años de democracia?.

Hoy tenemos responsabilidades históricas que asumir y de participación Cívica en el próximo Plebiscito del 25 de Octubre para decidir  por una  nueva Constitución, instrumento que nos orientará el estilo de vida que queremos, el tipo de trabajo, el tipo de salud, de educación que queremos, que tipo de seguridad social necesitamos para cuando nos jubilemos, en definitiva que tipo de ESTADO  necesitan sus ciudadanos. Será la primera instancia de varias luchas ciudadanas en este proceso constituyente.

Pues si nos damos cuenta tenemos tarea pendiente por cumplir ¿somos capaces de impulsar un nuevo país? ¿Somos capaces de movilizarnos, comprometernos?

¿Podemos hacer realidad nuestros sueños?

De nosotros de lxs trabajadorxs y comunidad depende impulsar cambios, nuevas ideas, un nuevo país. Cuando la ciudadania se moviliza, organiza y presiona, la clase política se pone en acción, en sintonía con las demandas. Después de aquello podemos gritar ¡feliz 18! con un sentido país, que nos merecemos todxs sus trabajadores/as.