Edición Cero

Que la realidad chilena y en particular la regional no es homogénea, y lo que ha hecho el covid 19 “es develar la tremenda... Psicóloga Lucila Pizarro: “Todos podemos temer al virus, pero la pandemia no la enfrentamos ni la vivimos todos igual”

Que la realidad chilena y en particular la regional no es homogénea, y lo que ha hecho el covid 19 “es develar la tremenda y amplia desigualdad que existe en nuestra sociedad en todos los ámbitos”, expresó la psicóloga Lucila Pizarro, quien, además, es la dirigente del Colegio de Psicólogos.

Aclara que esa constatación que hace de la realidad, “no significa que el virus no sea altamente contagioso, pero su letalidad va a depender de las condiciones de vida de las personas, lo que es altamente injusto”.

Por eso, a la hora de hacer sugerencias sobre cómo enfrentar la situación, desde la salud mental, indica que éstas son aplicables para el porcentaje de la población que puede acceder a ciertas condiciones.

Sin embargo, para un sector muy importante de la población, no aplican las sugerencias que detallaremos más adelante. Se refiere a los numerosos migrantes, personas que han sido despedidas en plena pandemia, trabajadores independientes, personas que hacen vida de calle.

“Todos aquellos que lo están pasando muy mal, que viven hacinados, que experimentan hambre, frío, lo que les puede ayudar a mantenerse firmes es que se organicen, que apuesten a lo colectivo y no a lo individual”.

Además, explica la psicóloga, “que visibilicen sus demandas, que denuncien los abusos, que recurran a grupos y organizaciones solidarias y juntos luchar por sus derechos, por una vivienda, trabajo y salud/salud mental dignos”.
También destaca el rol fundamental de las mujeres a las que aconseja “s apoyarse mutuamente, exigir normas de convivencia y expulsar a los hombres que ejercen violencia”.

Fundamenta que en rigor ni la salud ni la salud mental son iguales para toda la población, “porque el estado sólo asegura el acceso, pero no las garantiza, por ende depende de los ingresos de cada persona”.

SALUD Y SALUD MENTAL

Para ese porcentaje de la población, que tiene ciertas condiciones de acceso, orienta con algunas sugerencias para resguardar la salud mental en períodos de cuarentena. Claro que ello, insiste, queda supeditado a si las personas disponen de un espacio suficiente y digno para la familia; y si existen ingresos estables pese a la pandemia que solventen una alimentación y gastos necesarios.

Entonces indica.

· Respetar horarios de alimentación y sueño, no alterarlos. 7 horas de sueño reparador es lo aconsejable. Alimentación saludable y no saltarse comidas ni comer en exceso.
· No ingerir alcohol en exceso.

· Organizar los tiempos, hacer agenda diaria. Si hay teletrabajo, que este sea flexible y no invasivo, que tenga un horario tope y que luego haya desconexión de lo laboral para realizar actividades en familia y también individuales.

· Si no hay teletrabajo, hay más tiempo para otras actividades. Si hay hijos y dependiendo de sus edades, además de apoyar en sus tareas, invitar a ordenar juntos los closets, los juguetes, cocinar, bailar, hacer ejercicios físicos, leer/contar cuentos, ver una película, dibujar etc. Limitar horarios para la TV y video juegos.

· Es muy importante no exponerse a sobreinformación, se sugiere informarse en determinados horarios del acontecer, no mantener el celular abierto en forma permanente, desconectarse en determinados horarios, especialmente cuando se comparte con los demás integrantes del hogar. Ser cuidadosos con las fuentes de información, evitar las fake news.

· Tomar contacto por teléfono o VC con familiares, amistades, la interacción con personas significativas es necesaria para la emocionalidad.

· Si hay personas de edad avanzada en el hogar se sugiere que tanto los adultos, jóvenes y niños interactúen con ellos, ayuden a cuidarlos y acompañarlos, es importante que no se depriman.

· Las mascotas son importantes también, hay que cuidarlas, a los perros sacarlos a un paseo diario, tener muestras de cariño, son muy buena compañía y ayudan a sobrellevar el encierro.

Finalmente, estas familias, personas que tienen las condiciones de enfrentar con ciertos recursos la cuarentena y la pandemia, deben saber que se espera sean solidarias con quiénes no tienen las condiciones mínimas de subsistencia. Solidaridad que se puede expresar en aportar a las ollas comunes, a hacer llegar la ropa que ya no usan, material de construcción, agua, etc. No lo veamos como caridad, sino que como muestra de solidaridad porque se está consciente de tener un mejor pasar y, que el Estado no está garantizando derechos básicos.