Edición Cero

Pedro Oróstica Codoceo.- Si sacamos cuentas, son pocos los elementos  para la vida humana tan valiosa e ineludible como es el agua; junto a ... Ministerio del Agua

Pedro Oróstica Codoceo.-

Si sacamos cuentas, son pocos los elementos  para la vida humana tan valiosa e ineludible como es el agua; junto a   la luz solar y el aire. Es por cuanto que, mucho se ha venido contendiendo respecto a su utilización,  propiedad, escasez, mejoramiento valórico mercantil y otros aspectos de   ésta. Y es en relación a ella, que un grupo de diputados en días recientes, han presentado al Presidente de la República un “proyecto de resolución pidiendo la creación de un Ministerio del Agua”.

Uno de los aspectos de esta propuesta, hace  referencia a la diversificada institucionalidad orgánica administrativa, que de alguna forma y modo, ejercen influencias sobre el vital elemento en nuestro país. Esto,  acarrearía  burocracia, disfuncionalidad  y dispersión a la hora de los acuerdos. Esta es la realidad organizacional  que se presenta  hoy en día.

De ahí  la coherencia  que los ciudadanos comunes y corrientes pueden encontrarle a esta proposición, que fue aprobada por “119 votos a favor, 27 abstenciones  y 3 en contra”.  Esto, en el contexto   de llegar a establecer unificadas políticas de planificación en materias hídricas, dada esta  dispersión,  que puede apreciarse en nuestra vida institucional.

Esto,  dado que  “entre el Ministerio del Medio Ambiente; el Ministerio de Obras Públicas y la Dirección General de Aguas; la Dirección de Obras Hidráulicas; la Comisión Nacional de Riego; etc. la  diseminación podría darse tal como se señala. Al parecer  está llegando la hora de racionalizar esta instrumentalización administrativa en beneficio del país. Sobre todo si consideramos en esto, un mayor bienestar para los chilenos, especialmente en la actual preocupación  que ha producido la megasequía y otros aspectos que se arrastran de antes.

En conclusión, se rescata como meritoria la idea de aglutinar a estos organismos en un  Ministerio del Agua. Pero aquí que surge la temática reiterada: las egocéntricas decisiones centrales. Es por cuanto, que “lo importante sería que este  eventual organismo se descentralizara hacia las regiones” puesto que como sabemos, cada región tiene su propia problemática respecto al vital elemento. Quizá sea un tema a incluir en las próximas elecciones de Gobernador Regional.

Recordemos  que las estadísticas señalan que sobre el  70 %  de la superficie del país   sufre sequía en algún grado y que “156 de las 346 comunas  presentan riesgo de desertificación”, amenaza que podría afectar a  millones de chilenos.  Veremos, entonces,  hasta donde llega esta propuesta recientemente aprobada en la Cámara de Diputados,  toda vez que existe “consenso que no se está haciendo buen uso del agua en Chile”.

Esperemos, por tanto,  se obtenga   la evaluación  presidencial que permita  su  creación, de acuerdo a la necesidad y atención que la realidad  nacional  está  requiriendo.