Edición Cero

Lucía Silva Baltazar.  Directora regional para la Fundación de la Pobreza en Tarapacá. En este marco de pandemia, como dice una amiga, surgen muchos... Don Luis Carvajal Pérez y su defensa por las aguas

Lucía Silva Baltazar.  Directora regional para la Fundación de la Pobreza en Tarapacá.

En este marco de pandemia, como dice una amiga, surgen muchos estudios y expertos en materia de pobreza y derechos humanos, pero en concreto, queda mucho por hacer …. La reflexión en materia de derechos económicos, sociales y culturales hoy es mas aguda, cuando vemos como la pandemia deja al descubierto la gran vulnerabilidad de muchos territorios y  las personas que en ellos habitan , la desigualdad y  la concentración de poder son también una expresión de esta vulneración de derechos, en especial a quienes no se le ha permitido acceder a las mismas oportunidades de “desarrollo”.

Por eso vale la pena destacar a quienes en su trayectoria, han develado y luchado en contra de  estos abusos; en la historia de nuestra región hay varios exponentes que desde sus distintas veredas han actuado en defensa de estos derechos… por la clase obrera y salitrera, grandes líderes y dirigentes sindicales, mujeres anónimas y otras no, como la iquiqueña Elena Caffarena quién dedicó su vida a luchar por los derechos de la clase obrera y la emancipación de las mujeres. Sin duda hoy encontramos personas ejemplares que siguen en esta defensa, profesionales, jóvenes y mujeres que viene a mi mente, agradecida de su trabajo.

Hasta este 15 de junio estuvo abierta la convocatoria al premio nacional de derechos humanos, y  desde esta región extrema y fronteriza, nuestra Fundación ha  postulado a una persona que a sus 90 años, fue protagonista junto a su comunidad de Chusmiza, de la lucha por la recuperación de sus aguas, que les había sido arrebata, por toda una estructura legal estatal que no reconocía el derecho de los pueblos originarios y su legítima mirada de desarrollo.

En 1966, don Luis Carvajal Pérez, inicia junto a otros líderes, este su mayor desafío… “la defensa de las aguas de Chusmiza”, ante las pretensiones de inscribir irregularmente aquellas aguas calientes por una empresa privada, dado su alto valor mineral. Siendo director y luego presidente de la comunidad Indígena Aymara de Chusmiza, don Luis, los representó en los tribunales de justicia chilenos por 14 años, y expuso las demandas de su comunidad ante la Corte interamericana de derechos humanos (CIDH) en la ciudad de Washinton D.C.

Esta lucha, logra que se reconozcan los derechos históricos y consuetudinarios de comunidades indígenas ante los abusos de empresas y el lamentable beneplácito de algunos miembros representantes del Estado para la reproducción de tales prácticas. Ideas y resistencias que se hicieron escuchar en Washington, un 20 de marzo 2010, en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En la figura de Don Luis, pretendemos que se reconozcan a todos y todas aquellas personas que siguen en la defensa y por sobre todo “respeto y reconocimiento “de los derechos de los pueblos originarios, su cosmovisión, basada en la respeto, reciprocidad y amor por la madre tierra… que hoy en contexto de crisis global, nos hacen más sentido que nunca.