Edición Cero

“Solo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres” Rubén Moraga Mamani,  Secretario Político... 108 años del Partido Comunista de Chile

“Solo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres”

Rubén Moraga Mamani,  Secretario Político Partido Comunista, Regional Tarapacá.- 

Con la vigencia de estas palabras que dijera Neruda en su discurso al recibir el Premio Nobel de Literatura, las cuales plasman nítidamente el horizonte y la vocación de construcción de a una sociedad más justa, más digna, más humana,  donde mujeres y hombres recuperen su dignidad y tengan las condiciones materiales necesarias para su desarrollo pleno como personas, el Partido Comunista arriba a sus 108 años de lucha por la Democracia y la Justicia Social. En  nuestra región contamos con representación parlamentaria, regional y comunal, formamos parte de la oposición antineoliberal y un porcentaje electoral, cuenta con un programa que contiene propuestas de país, lo que lo mantiene vigente y actuante en la vida nacional.

Es por ello, que esta transcendental fecha cumpleañera, nos lleve a los comunistas iquiqueños, a reafirmar y redoblar nuestro compromiso político y social. Que esta fecha, nos estimule a elevar los esfuerzos y galvanizar nuestras conciencias y fuerzas de tal forma, que nos permitan volver a sentir, por nuestras calles, los pasos firmes, la palabra y la prensa visionaria y esperanzadora de Recabarren. Asumimos un legado de una rica historia donde las banderas rojas, con orgullo, se siguen enarbolando porque jamás han sido doblegadas ni rendidas. Expresamos  nuestro homenaje a todos los combatientes caídos bajo la represión fascista, al inmenso contingente de activistas y humildes y dignos militantes que, con sus sacrificios y tenacidad enaltecen la heroica y hermosa historia del Partido.

La gran responsabilidad de los nuevos destacamentos y de la juventud es con el pueblo de nuestros días, que con tanta convicción y valentía, se enfrenta a la misma represión fascista e impone masivamente su presencia en las calles manifestando que tiene derecho a ser protagonista, a ser visibilizado, a vivir viviendo, apropiándose de sus plazas y avenidas por donde pase el hombre libre y recuperando plenamente su dignidad, si alguna vez hubo duda de ello.

En esta época de fuerte ofensiva neoliberal, en nuestro país, donde reina la ganancia impuesta por el maridaje de la oligarquía financiera con el imperio, nos han arrastrado a todas sus crisis que cada día se hacen más recurrentes: éticas- morales- políticas- económicas y ahora sanitaria- creando contra nuestro pueblo y los excluidos una real y verdadera tormenta perfecta donde el único destino de los invisibilizados es vivir muriendo.

Es así que los comunistas planteamos la existencia de un Estado plurinacional, “que reconozca a los pueblos aymara, atacameño, pascuense y kaweskar, así como la autonomía política y cultural del pueblo mapuche, sus tierras y cultura, costumbres, lenguas y tradiciones”, asumió el respaldo a los derechos de los migrantes, de la diversidad sexual, de los adultos mayores, de los pensionados, la necesidad de la promoción de la cultura, hoy apoyamos a las mujeres en sus derechos sexuales y reproductivos, lo cual se plasme en una nueva constitución verdaderamente democrática garante de los derechos sociales.

Si hace un siglo sostuvimos que los patrones debían pagar sueldos justos, hoy planteamos que las familias multimillonarias paguen un impuesto de un dos por ciento para inyectar recursos a planes sociales. Si a inicios del siglo XX los comunistas exigieron salud y educación para los trabajadores, hoy entregamos propuestas para solidificar la educación y la salud pública. Si en las primeras luchas se reivindicó que los trabajadores pudieran llegar al Parlamento, hoy se plantea avanzar hacia una democracia participativa y representaciones políticas plurales y no binominales”.

Quiero finalizar con las palabras de Luis Emilio Recabarren líder de la clase obrera y fundador del Partido Comunista, las cuales están más vigentes que nunca:

“Cuándo un trabajador está enfermo, ¿quiénes están a su lado?, ¿Quiénes le llevan protección o algún alivio? Únicamente sus compañeros de trabajo, nunca el patrón. En cualquiera desgracia que le ocurra al trabajador ¿Quiénes están a su lado para ayudarle o consolarle? Siempre sus mismos compañeros de trabajo, nunca el patrón, nunca el gobierno. Entonces hay una razón fundada para que el trabajador esté siempre unido y compacto”.