Edición Cero

Cada uno de los internos del Complejo Penitenciario de Alto Hospicio pudo escuchar este lunes – en vivo y en directo – a sus... Defensoría y autoridades realizaron visita a Penal de Alto Hospicio antes que se supiera de los 6 casos de Covid 19 en Gendarmería

Cada uno de los internos del Complejo Penitenciario de Alto Hospicio pudo escuchar este lunes – en vivo y en directo – a sus abogados defensores, para tener la tranquilidad de que sus casos son atendidos con el mismo cuidado de siempre, actividad que se enmarcó en  la visita de autoridades al Complejo Penitenciario de Alto Hospicio. Este hecho cobra hoy relevancia, si se considera que este jueves 22 se confirmó que 6 funcionarios de Gendarmería,  (uno es anterior) fueron confirmados con Covid19, aunque en la cuenta que dio hoy el intendente Miguel Quezada,  se indicó que no tenían relación directa con la comunidad penal.

La inquietud que surge es cuál es la situación ante la posibilidad que los anfitriones, puedan haber sido contacto cercano con alguno de los funcionarios contagiados. Ellos ya se encuentran en cuarentena y las autoridades trabajan en la trazabilidad.

DEFENSORIA

La actividad se cumplió con el apoyo del director regional de Gendarmería de Chile, coronel Luis González y la jefa (s) del penal, comandante Jenny Muñoz, como parte del itinerario convenido con las máximas autoridades de la SEREMI de Justicia y Derechos Humanos, Fernando Canales y de Salud, Manuel Fernández.

“Fue una positiva jornada. En cada sector se notó el alivio de las personas internas al conocer de qué manera estamos trabajando nosotros por mantener la calidad de la defensa, y la forma en que las autoridades de gobierno aplican los protocolos de cuidado ante la pandemia del coronavirus”, evaluó al salir del recinto, Karina Reyes, Jefa de Estudios Regional de la Defensoría.

La directivo encabezó al equipo de seis profesionales de la institución – todos usando mascarillas y guantes, como protección de rigor – que estuvieron en cada una de las unidades del mencionado penal, recinto en donde se mantiene a una población de alrededor de dos mil personas en prisión preventiva o cumpliendo condenas. Entre ellas hay hombres y mujeres, chilenos y de varias otras nacionalidades, todos adultos.

“Las preguntas más reiteradas se refirieron a los casos de expulsiones, revisión de medidas cautelares”, detalló la Jefa de Estudios, quien precisó también que una demanda especialmente subrayada por los internos varones era que se les consiguieran mascarillas.

El recorrido por el penal consideró también la visita a los recintos en donde se habilitaron camas para atender a los posibles contagiados por coronavirus que puedan producirse en el recinto, en donde hasta el momento no hay ningún caso, lo que es cuidado con estrictas normas sanitarias preventivas, de cuidado y aseo, además de la aplicación de estrictas cuarentenas a todos los nuevos internos.

En el contacto con los residentes de los distintos módulos, los defensores penales públicos explicaron que, a pesar de que toda la labor de defensa se cumple ahora de forma no presencial, la institución mantiene su autoexigencia de un alto estándar de calidad en esa atención jurídica. Tras eso atendieron las consultas de enfoque general, en un diálogo breve y efectivo.

También se distribuyó entre los usuarios folletos un folleto explicativo sobre esta nueva situación, el que también lleva los datos actuales de contacto que mantiene cada uno de los defensores, información que ya se difunde a través de las redes sociales y la prensa de la zona. Además se pegaron afiches con esa información en las zonas de tránsito para internos.

La comunicación entre ellos y sus familiares – y también con sus abogados – también se podrá mejorar con el pronto funcionamiento de teléfonos ‘monederos’ en cada módulo, novedad que fue confirmada en la ocasión por las autoridades de gobierno.

En la intensa jornada, que significó recorrer completamente el penal de mayor envergadura en la zona, participaron el equipo institucional conformado por los defensores de la Oficina de Defensa Indígena, Scarlett Muñoz y Juan García, como también Klaus Bremer de la Defensoría de Pozo Almonte, todos ellos apoyados por la Facilitadora Intercultural Andrea