Edición Cero

Nuevamente la Consulta Indígena, implementada por el Gobierno, concitó el rechazo absoluto de los pueblos originarios del norte, reunidos, en el Segundo Encuentro Macrozonal... Más fuertes que nunca: Los seis pueblos originarios del norte rechazan en su totalidad el proceso de Consulta Indígena, porque vulnera sus derechos

Nuevamente la Consulta Indígena, implementada por el Gobierno, concitó el rechazo absoluto de los pueblos originarios del norte, reunidos, en el Segundo Encuentro Macrozonal Norte, ocasión en que junto con manifestar su desacuerdo con  la forma cómo se ha llevado a cabo, descartan que durante su desarrollo, se haya incurrido en conductas de violencia. Y afirman mediante una declaración pública, que “es evidente la falta de garantías para iniciar un dialogo con la finalidad de llegar a un acuerdo, quedando  de manifiesto el profundo desconocimiento del gobierno de Chile hacia nuestra  cultura y prácticas ancestrales”.

También acusan al estado de Chile, por “el incumplimiento de su obligación y  deber de ser garante frente a nuestros derechos ya adquiridos como pueblos indígenas, lo que está consagrados en la ley 19.253 y el  convenio 169 de la OIT”.

Y remarcan que: “No aceptaremos que se nos trate como pueblos violentos y menos seguiremos tolerando la mala fe en el actuar del gobierno durante este proceso de consulta”, señalan en la declaración emanada tras el término de la jornada.

En este Encuentro Macrozonal Norte, participaron representantes de los pueblos, aymara, quechua, likalantay, diaguita y colla, quienes critican que el gobierno haya suspendido el proceso de Consulta Indígena, iniciado en mato de este año, aduciendo supuestos hechos de violencia, lo que el movimiento de pueblor originarios, rechaza en forma categórica. “No permitiremos como movimiento  la continuación  del proceso de consulta Indígena que modifique la ley 19.253 “.

Por ejemplo, el compromiso por parte del Estado era:

“ Dar  cumplimiento a lo contemplado en el artículo 3 transitorio la ley 19.253: que establece que  “La Corporación realizará, en conjunto con el Ministerio de Bienes Nacionales, durante los tres años posteriores a la publicación de esta ley, un plan de saneamiento de títulos de dominio sobre las tierras aimaras y atacameñas de la I y II regiones, de acuerdo a las disposiciones contenidas en el párrafo 2° del Título VIII. Igualmente, la Corporación y la Dirección General de Aguas, establecerán un convenio para la protección, constitución y restablecimiento de los derechos de aguas de propiedad ancestral de las comunidades aimaras y atacameñas de conformidad al artículo 64 de esta ley”.

Lo que hasta la fecha no se ha resuelto, “ incumpliendo expresamente lo establecido en la ley”.

Un segundo punto se refiere “a la  entrega de información fidedigna de  los reales motivos y fundamentos de la modificación de la Ley N° 19.253”. Ante ello indican que “no permitiremos que se excuse en conflictos o realidades que el estado mantiene con el pueblo mapuche como argumento para modificar nuestros derechos ya consagrados en la ley indígena y menos permitiremos que este estado siga invisibilizando,  desconociendo y menospreciando la realidad y existencia de  los pueblos originarios del norte de Chile”.

En la misma línea, esperan que el Estado” frente a cualquier modificación de la ley indígena u otros derechos ya consagrados como pueblos originarios, contemple de forma categórica y seria,  nuestra participación  en las decisiones de materias,  intereses y prioridades que como pueblos originarios del norte de chile fijemos modificar”.

También rechazan la implementación de la Consulta Indígena, bajo la regulación del  D.S. N° 66 de 2013 y en D.S. N° 40 de 2013”, porque consideran que “no se  ajustan a los estándares mínimos internacionales, vulnerando los derechos establecidos en el Convenio 169 de la OIT, específicamente en lo contemplado en su art. 6 N° 2 dice que “Las consultas llevadas a cabo en aplicación de este Convenio deberán efectuarse de buena fe y de una manera apropiada a las circunstancias, con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas”.

Sin embargo, de acuerdo a lo establecido en el art. 3° del D.S. N° 66, se señala que se tiene cumplido el deber de consultar, aun cuando no resulte posible alcanzar dicho acuerdo o el consentimiento de los pueblos afectados. Similar situación se desprende de art. 85 inciso 2 del D.S. N° 40 que señala: “En el proceso de consulta a que se refiere el inciso anterior, participarán los pueblos indígenas afectados de manera exclusiva y deberá efectuarse con la finalidad de llegar a un acuerdo lograr el consentimiento. No obstante, el no alcanzar dicha finalidad no implica la afectación del derecho a consulta“, lo que rechazan.

“Claramente con estos artículos se ve trasgredido el objetivo de la Consulta, que no es otro que obtener el consentimiento libre e informado del pueblo indígena sobre las materias que les afectarán y no solo cumplir con un procedimiento de mala fe como lo ha llevado este estado en las cerca de 200 consultas realizadas en los 10 años de vigencia del convenio 169 de la OIT”.

Concluyen:

“Mediante lo expresado  anteriormente manifestamos el  rechazo total proceso de Consulta Indígena 2019, que modifica la ley 19.253 y exigimos  su término absoluto, con carácter de inmediato, denunciando la mala fe de parte del Gobierno de Chile, toda vez que no ha cumplido los estándares mínimos que contemplado el Convenio 169 de la OIT, además es evidente la falta de Garantías para iniciar un dialogo con la finalidad de llegar a un acuerdo, Quedando  de manifiesto el profundo desconocimiento del gobierno de Chile hacia nuestra  cultura y practicas ancestrales como pueblo indígenas de chile  y el incumplimiento de su obligación y  deber de garante frente a nuestros derechos ya adquiridos como pueblos indígenas   consagrados en la ley 19.253 y el  convenio 169 de la OIT”.

ALMUERZO

El Senador Jorge Soria, quien asistió a la jornada, señaló que cuando se habla de integración Sudamericana, también hay que pensar en la integración de nuestros pueblos originarios, porque sólo si se trabaja en forma unida y respondiendo a las necesidades de cada localidad, se puedo lograr el desarrollo integral.

El parlamentario compartió el almuerzo con las representantes indígenas, al igual que el diputado Hugo Gutiérrez.