Edición Cero

Más de cien funcionarios municipales saldrán a la calle este miércoles  13 de febrero, para desarrollar un catastro que permita determinar los daños a... Municipio de Iquique realizará masiva encuesta para catastrar a familias afectadas por lluvias. Cuarenta viviendas están contaminadas por derrame de aguas servidas

Más de cien funcionarios municipales saldrán a la calle este miércoles  13 de febrero, para desarrollar un catastro que permita determinar los daños a las viviendas y el impacto social que provocó a las familias, la lluvia que afectó a nuestra ciudad y a gran parte de la región el pasado sábado. Hasta el momento se han inspeccionado 160 vivienda, de las cuales, 40 están en condiciones de no habitabilidad, debido a la contaminación por el derrame de aguas servidas.

Los funcionarios municipales fueron capacitados por el Ministerio de Desarrollo Social, para que puedan aplicar la encuesta en todo el territorio. Se trata de  la Ficha Básica de Emergencia (FIBE), que busca pormenorizar detalles sobre la situación  de las familias, para luego derivarlas a los organismos competentes y así gestionar ayudas.

El Alcalde de Iquique Mauricio Soria Macchiavello, precisó que el municipio, apenas comenzó la lluvia, inició su despliegue territorial  con la activa participación de los equipos técnicos de las direcciones de Obras Municipales, Desarrollo Comunitario y Secretaría Comunal de Planificación. Desde el domingo hasta este martes 12 de febrero, 160 viviendas fueron catastradas con diversos daños, de las cuales  40 están en calidad de inhabitables, principalmente por el ingreso de aguas servidas al interior de los hogares.

Precisó el edil que en las próximas horas se depurará la información a través de la aplicación de la Ficha Básica de Emergencia, coordinando durante la tarde, la salida de un centenar de funcionarios, quienes junto a los dirigentes de las 154 juntas vecinales, identificarán los casos más complejos.

El jefe comunal precisó que el municipio, desde el sábado está trabajando intensamente  para enfrentar las consecuencias de la emergencia. Además del  catastro de los daños públicos y habitacionales, los equipos han limpiando las calles y despejado aquellas áreas que fueron más afectadas; además de coordinar acciones con empresas privadas, encargadas de suministrar los servicios básicos, de modo de entregar respuestas a las demandas de la comunidad.

Fue enfático el alcalde Mauricio Soria, en señalar que a partir de la lluvia del sábado, debe generarse un cambio cultural dentro de los vecinos, de modo de potenciar el autocuidado.

Finalmente señaló que frente a un nuevo frente, la municipalidad no dispondrá de nylon, porque no existe stock y  que el material disponible ya se entregó el día del fenómeno climático. Se trata también, expresó el edil, de alcanzar cambios más profundos que la entrega asistencial de estos plásticos.