Edición Cero

Miguel Aguirre Álvarez y Blas Barraza Quintero, suman nueva condena por su brutal participación en actos contra los Derechos Humanos.ocasionando la muerte de un... Nueva condena para torturadores Blas Barraza y Miguel Aguirre. Ahora por ultimar brutalmente a Isaías Higueras

Miguel Aguirre Álvarez y Blas Barraza Quintero, suman nueva condena por su brutal participación en actos contra los Derechos Humanos.ocasionando la muerte de un detenido. Esta vez se trata del caso del asesinato del Gendarme Isaías Higueras Zúñiga, ocurrido en Pisagua, por el cual fueron sentenciados  a 10 años y 1 día de presidio. Ambos, Barraza y Aguirre, ex integrantes del Ejército, fueron sentenciados por su responsabilidad en el delito de homicidio contra Higueras, ocurrido el 17 de enero de 1974, en el campo de prisioneros de Pisagua, tras ser sometido a sesiones de horrorosa tortura.

La Corte Suprema confirmó, contenida en en fallo unánime (causa rol 27627-2016), de la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Lamberto Cisternas y Jorge Dahm. Con ello se rechazó el recurso de casación elevado en contra del fallo de la Corte de Apelaciones de Arica que condenó a los ex uniformados.

LA BRUTAL HISTORIA

Un rol fundamental en el esclarecimiento de las causas de Derechos Humanos, ocurridas en Iquique y Pisagua, tras el golpe militar, ha jugado la ministra  de la Corte de Apelaciones de Iquique, Gloria Olivares Ojeda, quien en la etapa de investigación,  logró establecer los siguientes hechos:

“Luego de producido el golpe militar de septiembre de 1973, el 11 de enero de 1974, fue detenido sin exhibirse orden alguna, en su lugar de trabajo, el Penal de Iquique, el funcionario de Gendarmería de Chile, Isaías Higuera Zúñiga, por su adhesión al Partido Comunista, diligencia realizada por varias personas indeterminadas, a excepción del fallecido Roberto Fuentes, siendo conducido al Regimiento Telecomunicaciones de esta ciudad, utilizado en esa época para recibir a los detenidos, y días más tarde llevado al Campamento Pisagua, lugar donde fue ingresado a un calabozo, permaneciendo siempre solo, rodeado si de otros detenidos hacinados en celdas contiguas, y en una extensa sesión de interrogatorio –previa al consejo de guerra que se realizaría respecto de los miembros del Partido Comunista-llevada a cabo en un lugar distinto a su celda, ocurrida durante la noche del 16 de enero y la madrugada del 17 de ese mes, dirigida por el juez titular del Primer Juzgado de Letras de Iquique, Mario Acuña, a la sazón fiscal militar…”.

“…Fue especialmente agredido, provocándosele fracturas costales, fracturas de las apófisis transversas de las vértebras lumbares y lesiones vitales de contacto, es decir, compresión, contusión, atricción, esto es, trauma contuso violento torácico-lumbar, demostrativo de actos de tortura física, muriendo ese día 17 de enero de 1974, a las 5:30 horas”,

Añade la ministra Olivares, que la muerte de Isaías Higueras fue consignada en su certificado médico de defunción, que falleció a los 39 años, en la cárcel de Pisagua. Como causa de muerte se indica por infarto cardíaco, “pero añadiendo el facultativo también detenido, que la causa originaria era stress físico emocional (…)”.

En la investigación queda demostrado “que sus restos fueron enterrados en Pisagua, posteriormente exhumados, limpiados por personal del Ejército, mojados con agua de mar, introducidos en un cajón que fue llevado desde Iquique a Pisagua en un camión retornando con el cadáver a esta ciudad, manteniéndolo en dependencias de la cárcel”.

Este hecho fue observado por una funcionaria de Gendarmería, “pero sólo su rostro, por hallarse cubiertos con papel y géneros, percatándose de su hinchazón extrema, y luego conducido al Cementerio Nº 3 para su sepultación, sin permitir los militares que fuera abierto el cajón ni que sus parientes lo vieran”.

RECUERDOS

La esposa de Higueras, Diana Bremms, entrevistada en la época del hallazgo de la fosa clandestina de Pisagua, contó que tenía testimonios certeros que su esposo, quien trabajaba en la cárcel de Iquique, fue sacado y trasladado hasta el campo de prisioneros de Pisagua. Esto ocurrió el 11 de  enero de 1974,

Posteriormente Higueras fue muerto a golpes en las sesiones de torturas a las que fue sometido. Su cuerpo fue entregado a la familia en una urna sellada, debiendo sepultarlo de inmediato, sin hacer un velatorio ni contar con acompañante en el  entierro.

Llegaron al Cementerio No 3 de Iquique cuando ya estaba cerrado, así que tuvieron que descerrajar el candado. La mujer, había comprado un nicho barato, que estaba en el último piso, pero los militares no pudieron ingresar el cajón, por o que ocuparon uno más abajo y le dijeron “vai a tener que pagar la diferencia”.

Sin embargo, el informe  oficial que recibió la familia, es que Higueras –que militaba en el Partido Comunista- falleció a consecuencia de un infarto fulminante por stress físico emocional.  Es la información que consta en el certificado médico.

Cabe destacar que ambos acusados, Miguel Aguirre, conocido como “el flaco Aguirre” y Blas Barraza, son reconocidos como torturadores por ex presos políticos de Pisagua, quienes padecieron de sus brutales métodos para conseguir información.

Al mando del equipo estaba el ex Fiscal de Pisagua, Mario Acuña. En lo operativo estaba el teniente Carlos Herrera, conocido como “Bocaccio”, a quienes se sumaban Aguirre, Barraza  y otros torturadores.

BLAS BARRAZA

Su nombre completo es Blas Daniel Barraza Quinteros. Pertenecía a la rama de Carabineros, donde ostentaba el grado de suboficial para el 11 de septiembre.  Ya se encuentra condenado por otros casos de derechos humanos, donde su participación fue demostrada.

Se le procesó como autor de secuestro calificado en contra de Jorge Marín Rossel  18 años y de William Millar Sanhueza, de 35, al momento de su muerte. Ambos fueron asesinados en el cementerio N° 3, acusados de fugarse desde el regimiento de telecomunicaciones, lo que sus familiares y testigos,  desmintieron

Barraza también fue procesado y condenado por ser el autor del homicidio calificado en contra del sacerdote salesiano, Gerardo Francisco Poblete, quien murió producto de las números golpes que recibió desde que fuera sacado del Colegio don Bosco, ante la atónita mirada de sus compañeros.

El joven sacerdote, fue golpeado en forma salvaje, desde el corto traslado del Colegio Don Bosco, hasta el recinto de Carabineros,  que estaba donde hoy funcionan las oficinas centrales de Eliqsa, Zegers con Lynch. De allí que la plaza del lugar, lleve hoy su nombre.

MIGUEL AGUIRRE

El ex cabo de Ejército, si bien, logró llevar una vida relativamente normal en Iquique, tras la recuperación de la democracia y el hallazgo de la fosa clandestina de Pisagua, muchas veces fue increpado en las calles de la ciudad por ex prisiones o familiares de presos y ejecutados. Siempre negó su participación en hechos de derechos humanos. Inclusive declaró en los años 90 en el diario La Espoca, que tenía  su conciencia tranquila.

En el año 2012, cuando la  ministra Olivares ya había asumido la investigación, llamó a una rueda de reconocimiento con la participación de presos políticos, quienes inequívocamente identificaron al “flaco” Aguirre como su torturador. Después de ello pasó a la cárcel de Alto Hospicio, pero más tarde recuperó su libertad, recluyéndose en su domicilio.

Uno de los presos que prestaron declaraciones ahte la ministra, señalaron que fueron convocados para declarar como testigos de las violaciones a los DDHH ocurridas en Pisagua, pero a medida que avanzaba la investigación, la jueza fue configurando la calidad de víctimas de los declarantes. Es decir, fueron víctimas y testigos.

Noticias relacionadas:

En cárcel de Hospicio recluyen al “flaco Aguirre”, ex cabo acusado como torturador de Pisagua

“Tengo mi conciencia tranquila” dijo Aguirre en 1990 en entrevista al Diario La Epoca