Edición Cero

Una delegación de autoridades bolivianas, representantes del transporte pesado y periodistas partió esta madrugada rumbo a Chile, con el objetivo de verificar las condiciones... Delegación de bolivia encabezada por canciller Choquehuanca partió viaje a Chile para verificar condiciones de trabajo en puertos de Arica y Antofagasta

Choquehuanca-620x413Una delegación de autoridades bolivianas, representantes del transporte pesado y periodistas partió esta madrugada rumbo a Chile, con el objetivo de verificar las condiciones en que trabajan los transportistas que llevan carga hasta los puertos de chilenos, quienes denunciaron abusos y acciones discriminación, que sin embargo el gobierno chileno rechaza.

El anuncio de la visita provocó malestar en el gobierno de Bachelet, que mediante su Cancillería emitió un comunicado en el que hace saber que “deplora las condiciones “ en que se pretende realizar la visita y la considera un acto de “descortesía flagrante” que tiene objetivos mediáticos. Advierte además que los visitantes deberán someterse a las leyes chilenas.

La comisión boliviana se encuentra encabezada por el canciller David Choquehuanca y partió con destino a Chile a las 06:30 de esta mañana con la meta de llegar hasta los puertos chilenos donde se denunció que existe maltrato a los transportistas bolivianos. El objetivo es recolectar datos de trabas al libre tránsito al que Chile se comprometió con la firma del Tratado de 1904.

Choquehuanca informó del viaje

“Independientemente de que sea una visita privada, de turistas o de diplomáticos, lo que queremos hacer es verificar qué es lo que está pasando”, declaró horas antes de que parta la comisión el presidente de la Cámara de Senadores, Alberto Gonzales. Además de él, viaja a territorio chileno la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño. El transporte pesado está representado por dirigentes como Gustavo Rivadeneira y Félix Calamanu.

De acuerdo al comunicado de la Cancillería de Chile, Choquehuanca informó del viaje al Consulado de Chile en La Paz la noche del viernes y detalló que estará acompañado por 58 personas, las que recibirán escolta policial durante su visita por tratarse de una delegación oficial.

“Toda persona distinta de las indicadas tendrá el tratamiento de un turista corriente y no será considerada como parte del grupo”, advierte el comunicado y luego recuerda: “En territorio chileno rige la ley chilena, la que se presume conocida por todas las personas que ingresan a él. Cualquier infracción a la ley chilena debe atenerse a las consecuencias que ella establece y es de responsabilidad exclusiva de quienes la puedan cometer”.

También advierte que el Gobierno de Chile no acepta propaganda externa contraria a los intereses de su país y que sus leyes se aplican a todos por igual.

“El Gobierno de Chile notifica que ni siquiera considera la sola idea de actos de “inspección” ejercidos sin autorización en territorio propio, y no aceptará las eventuales conclusiones que pretendan presentarse como resultados de una visita privada”, agrega el comunicado de la Cancillería de Chile.

“El Gobierno de Chile deplora las condiciones en que se quiere realizar la visita de una autoridad tan importante como el ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, y las considera como una descortesía flagrante. Sin lugar a duda, se trata de una operación mediática para seguir cuestionando el Tratado de 1904, y para encubrir problemas domésticos como el anunciado paro nacional de camioneros en Bolivia”, se lee en el comunicado./ La Razón Digital/

 

Los comentarios están cerrados.