Edición Cero

Cambio 21/ Por Teresa Frías.-  Uno de los principales blancos de la ministra del Trabajo han sido los diputados de la oposición a quienes... Desequilibrio y vulgaridad marcan intervenciones de ministra Matthei. Piden a La Moneda que la “controlen”

e matheiCambio 21/ Por Teresa Frías.-  Uno de los principales blancos de la ministra del Trabajo han sido los diputados de la oposición a quienes incluso los ha insultado y calificados de “huevones de mierda”. Lea la larga historia de conflictos de la ministra que incluyen a Sebastián Piñera.

La vida política de Evelyn Matthei ha estado plagada de polémicas. Y desde que asumió el ministerio del Trabajo no ha hecho más que atacar a los propios dirigentes y a los parlamentarios. Y si bien algunos pensaban que sólo el mal trato iba dirigido a los de la oposición, su diálogo de “bajo nivel” con la diputada Marta Isasi (INDP) hace unos meses, dejó claro que todos forman parte del grupo que Matthei puede atacar.

Su último descontrol tuvo como “objetivo” al diputado Osvaldo Andrade (PS), quien aseguró que la secretaria de Estado le dijo “concha de su madre”.

Todo se registró en la Cámara de Diputados, donde en medio de la discusión del proyecto de ley para las cajas de compensación en las mutuales, el presidente del Partido Socialista, acusó haber recibido el insulto de parte de la ministra, luego que la secretaria de Estado le reprochara el haber presentado una indicación que buscaba impedir la asociación de estas entidades.

“No acepto que una ministra de Estado me diga concha de su madre en la sala”, dijo el parlamentario al denunciar la agresión verbal y dirigiéndose a la testera.

Tras el incidente, los diputados de oposición solicitaron la suspensión de la sesión, argumentando que Matthei había sobrepasado todos los límites.

Las peleas con su propio sector

Sin embargo los parlamentarios de oposición no han sido los únicos en sufrir de la ira de Matthei…en su propio sector también lo han vivido. Uno de los episodios fue cuando la secretaria de Estado participó en una cita en la capital de la Region de Tarapacá con funcionarios que laboraban a honorarios en la Universidad del Mar, sometida a un proceso de cierre, y la diputada Marta Isasi (INDP).

En medio de la conversación surgió el diálogo: “Qué tiene que ver esa huevada”, le espetó con alta voz la titular del Trabajo, e Isasi le contestó: “qué te has imaginado de venir a hablarme así, rota de mierda”. “Eres una ignorante”, le retrucó Matthei. Todo esto se vio por televisión ya que, sin que al parecer Matthei lo supiera, se estaba grabando por lo que de nada valieron sus argumentos en cuanto a que el hecho no había ocurrido.

Aunque en la Alianza hay otro episodio. En un programa de TVN transmitido en horario para menores, dijo que los candidatos a la presidencia de la derecha “no debieran ser una cosa cuadradita, perfectita. Si no el huevón no va a sacar ningún voto”.

Pero eso no es todo. En octubre pasado perdió el control en el Parlamento y trató de “huevones de mierda” a los diputados de la Concertación que le criticaron la falta de fiscalización de la Dirección del Trabajo.

Cuando no aprobaron el Presupuesto 2013 para su cartera afirmó que la Concertación tiene una forma “asquerosa de hacer política.” Ante la lluvia de críticas a sus declaraciones siguió atacando. Estaba “indignada”, porque se trataba de una “gran irresponsabilidad “, y agregó: “lo que hoy día hicieron fue una brutalidad. Si esto se revierte o no, no deja de ser una brutalidad”.

Una falta de respeto

Ante el tema, el diputado Ramón Farias (PPD) dijo que “esta es la tercera vez que la ministra hace una cosa similar”, agregando que “me extraña mucho que ella después de haber sido parlamentaria les falte el respeto a la propia institución que la vio nacer en la política”.

Además dijo que “la veo realmente desquiciada. Y cuando fue enfrentada la vi descolocada. Es contradictorio que siendo ministra actúe así, porque no puede perder la calma por cualquier cosa”.

En diálogo con Cambio21, el parlamentario agregó que “estamos en democracia, la dictadura terminó. Fue intolerante y grosera con el Congreso y con sus pares, dejando aún más mal al gobierno de Sebastián Piñera”.

“La ministra está mostrando en el fondo la desesperación porque sabe que van a perder el gobierno”, aunque para el diputado “acercarse a ella es muy difícil porque da la sensación que te va a pegar si no estas de acuerdo con lo que ella quiere”.

Por último Farias dijo que “no es posible que un poder del Estado trate a los parlamentarios de esta forma. Y no es por hacer un escándalo de todo esto, pero no se merece estar para el 21 de mayo, no se merece entrar nuevamente al hemiciclo y menos estar discutiendo una ley. Es una persona absolutamente desequilibrada y debería hacerse ver con un sicólogo o un siquiatra”.

En tanto el diputado Juan Luis Castro (PS) indicó que “una vez más la ministra sale con este tipo de situaciones, nos tiene acostumbrados a que pierda la compostura y arremeta contra algún parlamentario”.

“Un ministro de Estado no puede sobrepasar la norma y agredir aunque sea de palabra a un diputado o senador”, dijo Castro agregando que ante esta situación “la bancada socialista solicitó que la mesa de la Cámara se pronuncie y que se prohiba el ingreso a la sala de personeros que han faltado el respeto”.

Además, el legislador añadió que “es un hecho generalizado la violencia que ella (Matthei) utiliza, y es lamentable, por eso creo que en este panorama tan desolador, más que nunca que el comité de Ética aplique la norma contra quienes pasan por encima del respeto”.

En conversación con Cambio21, el parlamentario dijo que “el Presidente debe reflexionar que si es con esta gente con quiere terminar su mandato”.

Ni el presidente se salva

Pero si aún cree haberlo visto todo de parte de Matthei, los parlamentarios y dirigentes no han sido las únicas víctimas de la furia de la ex senadora, Sebastián Piñera también lo ha vivido.

La historia de desamor público entre Piñera y la ministra del Trabajo comienza hace 20 años, cuando ambos manifestaron por primera vez su intención de llegar a La Moneda. Piñera era senador por Santiago Oriente y Matthei era una piedra en su zapato, por lo que junto a su amigo Pedro Pablo Díaz planearon que el periodista Jorge Andrés Richards le pusiera en aprietos en un programa de TV en el que estarían juntos.

La grabación de la conversación fue escuchada por miles de personas, cuando en directo, Ricardo Claro, dueño del canal Megavisión, sacó su ahora famosa grabadora Kioto y puso el siguiente audio:

Sebastián Piñera: “Pero la gracia es que trate elegantemente de dejarla como una cabrita chica, cierto, despistada, que está dando palos de ciego, sin ninguna solidez, me entendís tú ¿O no?”

Pedro Pablo Díaz: “Claro, claro, no de víctima, por ningún motivo”.

El descubrimiento de esta operación echó tierra a ambas candidaturas. En el discurso en que bajó su campaña Matthei calificó el impasse como un “verdadero calvario, que ha sido el hecho más duro y difícil que he enfrentado a lo largo de toda mi vida”.

Otro pasaje con el mandatario: En junio del 2006, siendo senadora UDI, no le gustó la propuesta de Piñera para instalar una mesa de diálogo en torno al sistema binominal y entre risas lo mandó a pasear “¡Por Dios que andaba bien la oposición con Sebastián Piñera fuera del país!. Pongámonos serios, pero lo digo en parte en serio, ojalá se fuera un rato más fuera del país”.

Afirmó que “Sebastián Piñera es una persona que no conoce el trabajo en equipo, que cuando él necesitó del equipo todos estuvimos detrás de él, todos nos jugamos por él, pero que no sabe agradecer nada, tiene un desprecio enorme por el resto de la gente”.

Agregó que no creía que Piñera alcanzara La Moneda y que lamentaba “muy fuertemente esta manera de ser de Sebastián Piñera, porque a la larga esto va a significar que nunca va a llegar a ser Presidente de la República”. La respuesta de Piñera fue: “Por sanidad mental no respondo descalificaciones, bajezas o amarguras”.

Sin embargo, tres años después era parte de su equipo y lo defendía con dientes y uñas. Eso literalmente, porque no hay que olvidar que le propinó una bofetada al concejal DC Sergio Fuentes, cuando un grupo de manifestantes no dejaba hablar a Piñera durante una gira de la campaña.

Los comentarios están cerrados.