Edición Cero

La Nación / El Ministro Chadwick agregó que la decisión de La Moneda de dejar el caso en la justicia buscar dar una “señal... Gobierno afirma que no pedirá perdón por hacer respetar ley y acusa a Bolivia de montar “tongo”

chadwick1_230x230La Nación / El Ministro Chadwick agregó que la decisión de La Moneda de dejar el caso en la justicia buscar dar una “señal directa al gobierno boliviano: que no pretenda jugar con la soberanía de Chile, ni faltando a la verdad en la forma que describieron los hechos, ni portando armas de guerra, no pretendiendo que los tratados internacionales no sea respetados”.

Asegurando que “Chile jamás va a pedir perdón por hacer respetar la ley, los tratados y sus fronteras” y que Bolivia no pudo mantener su “tongo”, La Moneda respondió a la exhortación del Presidente Evo Morales de que la administración de Sebastián Piñera debe pedir perdón a los soldados de su país, luego de que la justicia suspendiera el proceso y les prohibiera el ingreso a territorio nacional por un año.

La respuesta de Chile estuvo en manos del ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien -en entrevista con La Segunda- señaló que “el objetivo político del gobierno boliviano era generar un conflicto aun a costa de la libertad de sus propios soldados y demoraron las soluciones hasta que les fue imposible mantener su “tongo””.

En esta línea, expresó que “el canciller Moreno habló con el canciller Choquehuanca para comunicarle la detención de esas personas. No me refiero a contactos políticos secretos ni a destrabar el caso. El Gobierno chileno señaló cuál era el procedimiento que estaba en manos del Poder Judicial, que la defensa tenía que buscar con el Ministerio Público los caminos para encontrar una solución dentro del marco judicial y que el gobierno de Chile quería que esa solución se produjese y que fueran expulsados judicialmente, pero teníamos toda la paciencia del mundo para esperar esa solución”.

Hubiéramos preferido que los soldados bolivianos hubieran tenido claro los límites de cada país y no hubiesen transgredido la frontera chilena. Producido esto, más que una opción, es un deber respetar las leyes. Como gobierno íbamos a tener toda la tranquilidad para esperar una solución por la vía judicial”, agregó el jefe de gabinete.

En este contexto, Chadwick agregó que la decisión de La Moneda de dejar el caso en la justicia buscar dar una “señal directa al gobierno boliviano: que no pretenda jugar con la soberanía de Chile, ni faltando a la verdad en la forma que describieron los hechos, ni portando armas de guerra, no pretendiendo que los tratados internacionales no sea respetados”.

El discurso de Chadwick potenció la declaración del portavoz (S) de Gobierno, Mauricio Lob, quien afirmó que “Chile jamás va a pedir perdón por hacer respetar la ley, los tratados y sus fronteras” y explicó que “si no se cumplen estas condiciones dispuestas por la justicia chilena, se reabre el procedimiento” en torno a los tres uniformados.

Tras señalar que el proceso “hubiera podido ser más corto si Bolivia hubiera colaborado con la justicia y el Ministerio Público”, Lob dijo que “se ha cumplido cien por ciento lo que el gobierno de Chile señaló desde un principio, que en este caso se debía respetar la justicia y el estado de derecho, y Bolivia ha aceptado, finalmente, la resolución del juez”.

“Que quede muy claro: cualquier persona que ingrese a Chile ilegalmente y que pudiera haber cometido un delito adicional, será detenido por Carabineros y puesto a disposición de la justicia chilena”, agregó.

Los comentarios están cerrados.