Edición Cero

Diario Financiero (DF) / Si hay alguien que sabe del conflicto mapuche es el actual ministro del Tribunal Constitucional (TC), José Antonio Viera-Gallo (PS),... Viera-Gallo: “No hay que criminalizar demanda mapuche, más bien hay que separar la paja del trigo”

Diario Financiero (DF) / Si hay alguien que sabe del conflicto mapuche es el actual ministro del Tribunal Constitucional (TC), José Antonio Viera-Gallo (PS), quien fue nombrado el 26 de agosto de 2009 por la entonces presidenta, Michelle Bachelet, como ministro coordinador del tema indígena. Tuvo como misión apaciguar los ánimos tras varios y graves hechos de violencia en la zona mapuche. Se reunió con loncos de varias comunidades, pidió al gobierno central más recursos, hizo catastros y estudios e intentó acelerar la entrega de tierras. Por eso hoy sostiene que es injusta la crítica de algunos dirigentes de la Alianza que han dicho que durante la Concertación se entregaron tierras sin fiscalización, ni control. “Esto no es cosa de voluntad, sino de ley y esta ley fue aprobada por todos los partidos políticos”.

En entrevista con DF, el ex ministro condena fuertemente el atentado del viernes que costó la vida del matrimonio de Luchsinger Mackay.

– ¿Cuál es el mea culpa que debiera hacer la Concertación que tampoco pudo terminar con este conflicto?

– Se dio un paso importante con la Ley Indígena en el gobierno de Patricio Aylwin. Se dio otro paso con el estudio sobre “La Verdad Histórica” durante la administración Lagos y el documento “Reconocer” de la presidenta Bachelet está muy bien orientado sobre lo que había que hacer para el futuro. Además, se aprobó el Convenio 169 de la OIT, se aprobó la Ley del Borde Costero Lafquenche y en esto tuvo un papel importante el senador Pablo Longueira (UDI). Pero todo esto que hemos hecho la sociedad chilena debió haberlo hecho 80 años atrás. Estamos atrasados. Ahora se mandó a hacer un estudio a la Universidad de Concepción para ver cuál era la superficie por comuna y por provincia donde se superponen los títulos de dominio, de propietarios actuales que está inscritos en Bienes Raíces con títulos ancestrales que tienen la comunidades. Ese mapa fue entregado al actual gobierno. No estamos hablando de reivindicaciones que no tengan títulos, estamos hablando de lo que exige la ley.

– ¿Debió entonces, la presidenta Bachelet haberlo nombrado ministro delegado al inicio de su gobierno?

– Se hizo bastante durante su gobierno, pero hubo mucha conflictividad en la zona.

– De hecho, ocurrió la muerte de Matías Catrileo el 3 de enero de 2008.
– Claro y esto encendió mucho los ánimos. No teníamos el grado de conflictividad de ahora, pero sí teníamos la preocupación del gobierno, no sólo avanzar en la implementación de la política indígena, sino que además, poner orden y paz en La Araucanía. Hacer comprender que el camino de la violencia no nos lleva a ninguna parte. Y ojalá aislar a los grupos que tomaban actitudes más extremas. Creo que logramos, por lo menos, que se calmaran los ánimos en ese período.Se enviaron proyectos de ley importantes que debiesen haberse continuado después. Uno, el que crea el Ministerio de Asuntos Indígenas; el que crea el Consejo de Pueblos Indígenas y el que cambia la Conadi a una Agencia de Desarrollo Indígena. No han avanzado. Teníamos un compromiso de entrega tierras a un número determinado de comunidades que tenían sus títulos regularizados y reconocidos y ese compromiso se cumplió sólo en parte, no se tuvieron las posibilidades en los últimos meses y al final del gobierno de haber acelerado más ese cumplimiento.

Críticas de la Alianza


– Dirigentes de la Alianza han dicho que el gobierno de la Concertación repartió tierras “a destajo”.
– Esto no es cosa de voluntad, está en la Ley Indígena que se aprobó durante el gobierno de Patricio Aylwin. Ha pasado Aylwin, Frei, Lagos, Bachelet y Piñera y la ley no se cumple. Esta fue aprobada por todos los partidos políticos.

– Otra de las críticas es que no hubo fiscalización…
– Apenas yo asumí se puso en revisión el método para la asignación de las tierras y para evaluarlas. Ahora tiene que ser una política de mayor envergadura.

– Dicen que no hubo educación a las comunidades de cómo producir las tierras…
– Hubo en primer lugar un proyecto de desarrollo parcial de las comunidades que fue el proyecto Orígenes. Este sigue en el actual gobierno y creo que tuvo un efecto positivo, pero acotado. El poder dar asistencia técnica, masiva y eficiente a todas las comunidades en las tierras que tienen actualmente y para las potenciales que puedan recibir, supone una inversión de dinero considerable que hasta ahora ningún gobierno ha estado dispuesto a hacer.

– ¿Qué cabe hacer ahora en que la violencia pareciera volver a la zona?

– Junto con condenar la violencia, hay que erradicar las causas de la violencia. Y aquí hay que comprender que hay un pueblo anterior al Estado de Chile que vive dentro de la República de Chile, sin que a esa República le reconozca todos sus derechos y habiendo sido objeto de maltrato en la historia. Eso es un caldo de cultivo para cualquier país, para acciones desesperadas.

– El gobierno aplicará la Ley Antiterrorista y endurecerá la acción policial ¿Qué le parece?
– Lo primero que hay que evitar es que no hay que criminalizar la demanda mapuche, sino que hay que separar la paja del trigo para lo cual si existen grupos extremistas respecto de esos grupos la policía tiene que actuar con fuerza.

– ¿Qué tendrá que hacer el próximo gobierno sea del signo que sea?

– Tiene que ser prioridad para cualquier candidato presidencial y ojalá que el enfoque no sea sólo policial. No hay situación más explosiva que cuando un grupo étnico toma conciencia de sus derechos y ve que las puertas se le cierran. Eso es lo más explosivo y lo ha sido en todas las partes del mundo. De no hacerlo, se radicalizará la gente y sólo traerá cosas negativas. No hay nada que pueda irritar más a alguien que teniendo su título reconocido desde el gobierno de Frei, aún espere por sus tierras. Eso irrita enormemente a la gente.

“Aucán Huilcamán tiene derecho de recibir ayuda del extranjero”
“No hay que considerar entre comillas como peligroso para la sociedad a todo aquel dirigente que levante la causa mapuche, porque lo que se hará es una política en que se estará forzando al pueblo mapuche a solidarizar con los líderes extremistas”, dice el ex ministro coordinador del tema indígena, José Antonio Viera Gallo.
– ¿Qué le parece que se investigue a Aucán Huilcamán por los recursos que recibe del extranjero?
– Es un gravísimo error decir que cualquier persona que reivindique temas indígenas pasa a ser sospechoso. Me parece un error que se considere como una persona sospechosa a Aucán Huilcamán porque recibe ayuda del extranjero. Tiene todo el derecho de recibir ayuda para llevar adelante la causa mapuche. Que yo sepa, hasta ahora, él no ha estado nunca involucrado en un hecho violento. Entonces, la tentación de volver a la lógica de enfrentar el tema indígena con esquemas bélicos es lo que hay que evitar.

Los comentarios están cerrados.