Edición Cero

Cambio 21/ Por Pilar González.- Con motivo de la graduación de 4º medio del Instituto Nacional, el alumno Benjamín González realizó un discurso que ha... Destacados ex alumnos del Instituto Nacional valoran discurso del joven egresado que criticó sistema educacional

Cambio 21/ Por Pilar González.- Con motivo de la graduación de 4º medio del Instituto Nacional, el alumno Benjamín González realizó un discurso que ha generado gran revuelo. Cambio21 conversó con algunos ex Institutanos quienes resaltaron el valor del alumno. 

Los colegios o liceos emblemáticos son sin duda algo más que un lugar para ir a estudiar. Son espacios donde se cultivan amistades para toda la vida, se aprende más allá de las salas de clases, y sus alumnos van formando valores que sustentan en el diario vivir.

El Instituto Nacional o el Liceo1 “Javiera Carrera” son algunos ejemplos de estos establecimientos, de los cuales sus egresados se sienten orgullosos y es algo que te marca para siempre, lo digo como ex alumna “Javierina”.

Ahora bien, cada quien puede interpretar su paso por un liceo emblemático como lo estime, y quedarse con lo que quiera para sus vidas. Por eso el discurso que realizó Benjamín González, alumno de 4º medio, quien con motivo de la graduación, generó tanto revuelo.

El discurso que “la rompió”

Estos son algunos de los párrafos más llamativos del discurso de ex alumno.

“Hoy, vengo hablar de aquello que todos como Institutanos callamos. De aquello que la historia oficial prefiere olvidar y dejarlo fuera de lo público. De aquello de lo cual todos somos culpables: las autoridades por ocultarlo bajo el manto de la tradición o el amor a la insignia, los Institutanos fanáticos que avalan y defienden irracionalmente conductas que rozan en lo enfermizo y los Institutanos que reconociendo la enfermedad, no hacemos nada al respecto: ni irnos del colegio, ni intentar cambiar algo”.

“Detalles como que entre los 18 presidentes de Chile, no son pocos los que tienen las manos manchadas con sangre de este pueblo. A modo de ejemplo, Institutano fue Pedro Montt Montt, presidente de Chile que dio la orden de asesinar a 3.500 salitreros en el Norte Grande, conocida actualmente como la mayor matanza en la historia de nuestro país (después de los 17 años de dictadura, claro) hablo de La Matanza de la Escuela de Santa María de Iquique. También a mi profesora se le olvidó mencionar que Institutano fue Germán Riesco Errázuriz, presidente de la República en el periodo del auge de la “Cuestión Social” destacando la matanza a raíz de la Huelga de la Carne, la cual dejó un saldo de más de 300 muertos en las calles del centro de Santiago”.

Pero no solo hizo hincapié en los 18 presidentes, espera que el número no aumente, al menos por el momento “ojalá el número de presidentes Institutanos no crezca hasta los 19. Me daría vergüenza que Laurence Golborne, un Institutano que hasta hace 3 años era Gerente General de Cencosud, (a saber: Jumbo, Paris, Santa Isabel, Costanera Center, entre otros) consorcio que paga $4.072 de patente al año, fuera Presidente de Chile”.

“Frases como esas son las que forman el carácter del alumno Institutano: petulante, soberbio, chovinista y exitista. Personalmente, no es ningún orgullo ser el colegio más odiado de los “emblemáticos” (y no me trago el cuento que nos decían los profesores que es porque somos los más inteligentes o los con mejores pololas) es porque de una u otra manera de verdad creemos que nosotros no nos equivocamos: porque somos Institutanos. En este colegio desde que entramos, se nos ha inculcado el valor de la competencia y la discriminación. Las evaluaciones tienen que ser individuales. Para que así, la satisfacción del que se sacó un siete, sea personal. De él solo. Sin embargo en la vida: ¿Qué actividad se puede desempeñar solo? Ninguna. Nos educan en una burbuja idílica”.

“Estas son algunas de las cosas que hacen que yo no pueda sentirme orgulloso, como me han dicho que tengo que estarlo, de portar esta insignia. No podría sentirme orgulloso de ir en un colegio que la sola idea implica discriminación. Si la educación en Chile fuera buena en todos los establecimientos educacionales ¿Qué motivo habría para la existencia del Instituto Nacional? Ninguna. Si mi antiguo colegio me hubiese ofrecido la misma calidad de enseñanza que el nacional, yo no me hubiera cambiado. Pero me cambié porque no la ofrecía. Entonces, ¿cómo sentirme orgulloso de haber dejado a 40 ex compañeros pateando piedras en mi ex colegio, para yo venir y “salvarme” de no patear -tantas- piedras? La sola idea suena aberrante”.

“Digo hipócrita porque yo postulé al Nacional porque quise y me quedé aquí también porque quise. Y es porque dentro de todo lo yermo aun existen pequeños oasis fértiles. Profesores en los que se puede confiar una palabra más allá de la materia oficial, profesores que entienden la educación más que como un “motor de asenso social” y que conciben al colegio más que como un preuniversitario de 6 años. Profesores de materias “no-psu” que luchan día a día contra el sistema para darle dignidad a su ramo. Y creo que lo logran, sus ramos son los más dignos de todos”.

Ex alumnos aplauden discurso de joven graduado

Frente a estas reflexiones del joven egresado, Cambio21 se preguntó ¿qué opinarán ex Institutanos del “primer foco de luz de la nación” (como dice una estrofa de su himno), sobre el discurso de Benjamín González?.

El ex ministro Sergio Bitar señaló que “lo leí y me gustó. Primero tiene la capacidad de crítica de una sociedad que habla bien de él y a pesar de sus críticas habla bien del colegio. Segundo, comparto su visión de la distorsión cultural que envuelve a la sociedad chilena y también penetra al Instituto. Esto es destacar y valorar solo en nombre de lo individual, sin visión de los intereses de la comunidad.

“Me llamó la atención que se le requiriera un texto previo y se limite por tanto una cierta libertad que el Instituto debiese resguardar en los alumnos, tiene que confiar en ellos. Sus apreciaciones políticas uno las puede discutir pero lo primero es la libertad para exponerlas y puede también existir como alguien lo notará, errores históricos de fechas sobre los referentes a los temas del salitre y la matanza de Santa María que fue en 1907, después del gobierno del presidente Pedro Montt, pero son detalles”.

Por último, Bitar comenta “lo importantes es que tenemos que resguardar en nuestros jóvenes la capacidad de análisis crítico de la sociedad, tenemos que resguardar la libertad de expresión y aplaudo su coraje, de decir lo que dijo en un tono que por lo demás considero respetuoso y bien escrito”.

Mientras que el precandidato presidencial Franco Parisi dijo a Cambio21 que “es normal que eso ocurra; siempre en las graduaciones el alumno que da el discurso por lo general es un poco desenfadado y quiere hacer cambios y es normal. Cuando yo era vicedecano y decano subrogante de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile, también en las graduaciones hubo distintos discursos que criticaban a la institución, pero lo hacen con cariño a pesar de que uno puede decir “pero como si le estas dando super fuerte”.

“Hay que destacar dos cosas. Primero la valentía de decir las cosas y segundo que el Instituto Nacional sigue siendo el primer foco de luz de la nación a pesar de que no tengan los recursos ni la prestancia de anteriormente, sigue siéndolo y hay que potenciar la educación pública”.

Por último, Parisi comenta que “ojalá que esté equivocado el alumno que hizo el discurso, porque ojalá que tengamos el presidente del Instituto Nacional Nº 19 y que sea yo. En el video se escucha a los alumnos que están grabando decir “Golborne no poh, que sea Parisi” y comparto algunas críticas sobre Golborne en relación a que el tuvo dos grandes jefes que fueron Paulmann y Piñera.Por lo tanto nosotros necesitamos un presidente mucho más independiente y en mí caso trabajé más de 20 años para Andrés Bello (Universidad de Chile) y él está muerto y no me va a pedir ningún favor”, señaló.

Por su parte, el ex ministro Ricardo Solari dijo a Cambio21 que “creo que el discurso hace mérito de la tradición de pensamiento crítico que ha caracterizado a los estudiantes del Instituto Nacional desde siempre. Por tanto me parece que es un texto que es una contribución a mirar algo que es considerado un paradigma en sus claros y oscuros. Desde ese punto de vista, me parece una contribución”.

“Críticas al Instituto ha habido muchas veces de parte de muchos estudiantes al igual que visiones críticas. Muchos de los cuestionamientos son más generales, a lo que es el sistema escolar. En general el sistema tiene una estructura de discriminación y de formación bajo ciertos principios y valores que son afines a los modelos dominantes, pero es aplicable al Instituto y a cualquier establecimiento”.

Por último, Solari señala que “me parece que nada de esto debiese provocar revuelo. Se nota que el alumno que lo escribió es una persona de gran capacidad y tiene una apreciación de la realidad de muy buen nivel”, concluyó Solari.

Los comentarios están cerrados.