Edición Cero

Cambio21/ Es inevitable. Cada cierto tiempo las Administradoras de Fondos de Pensiones vuelven a estar en el ojo del huracán y seguirá siendo así... AFPs en el banquillo: La mayoría de las jubilaciones serán miserables y no se quiere reconocer que este sistema fracasó

isapresCambio21/ Es inevitable. Cada cierto tiempo las Administradoras de Fondos de Pensiones vuelven a estar en el ojo del huracán y seguirá siendo así mientras el gobierno y los parlamentarios de derecha no entiendan que este sistema no da para más. Su fracaso es estrepitoso según los expertos y, en definitiva, será el Estado el que deberá costear pensiones más elevadas a través del Aporte Previsional Solidario y no el sistema privado.

El ingeniero comercial y actual consejero del Banco Central Joaquín Vial puso nuevamente en el centro del debate nacional a las AFP con algunos comentarios que formuló durante una presentación en el Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Diego Portales (UDP). Éstos auguran un oscuro panorama para estas instituciones, porque no están cumpliendo el rol para el que fueron creadas, es decir, administrar los fondos de los trabajadores para que cuando llegue el momento de jubilar puedan retirarse tranquilos a disfrutar de una vida normal, sin sobresaltos, porque contarán con una pensión digna después de trabajar más de 40 años.

Sin embargo, el diagnóstico del experto es terrorífico, pues a su juicio las administradoras no cumplirán con las expectativas que se crearon durante su génesis, pues los beneficios que entrega a sus afiliados están en constante cuestionamiento, al igual que las altas utilidades que ellas obtienen y las onerosas comisiones que se llevan el 20% del dinero de un afiliado. No benefician al trabajador que es el dueño de los fondos.

De hecho, al tercer trimestre del año pasado las AFP acumularon ganancias por $ 209.367 millones (unos US$ 441,7 millones), lo que implica un aumento de 47,4% respecto del ejercicio de 2011, cuando alcanzaron los $ 142.063 millones (US$ 299,9 millones). Pero eso no se traduce en aumento de las pensiones.

Las cifras dadas a conocer por Vial son decidoras: “cerca del 60% de cotizantes activos que entraron al sistema en 1981 (año en que partieron las AFP) tiene saldos inferiores a $20 millones, cifra que no incluye bono de reconocimiento. Con ese saldo se puede aspirar a una pensión del orden de $150 mil. Una parte importante de ellos va a caer al sistema de Aporte Previsional Solidario (APS)”. Ante este alarmante panorama, destacó que el “pilar solidario jugará un rol clave para las personas de ingresos bajos y baja densidad de cotizaciones”.

A esto hay que sumarle que hoy las mujeres viven en promedio 24,9 años más que cuando comenzó el sistema y los hombres 17 años más, según lo establecido por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). De esta manera, el sistema de pensiones se convierte en una bomba de tiempo, ya que, basado en la Reforma Previsional, los nuevos ingresos de los jubilados serían en su mayoría financiados por el Estado chileno y no por las AFP, que fueron creadas precisamente con ese fin.

El ex director de Presupuesto en el gobierno de Eduardo Frei sostuvo que una solución para mejorar el monto de las pensiones pasaría por igualar la edad de jubilación de mujeres y hombres, a los 65 años.

Su análisis y conclusiones abrieron una discusión que se viene repitiendo cada cierto tiempo. El primero en reaccionar fue el presidente de la Asociación de AFP, Guillermo Arthur, que anunció que en dos meses tendrán una propuesta para mejorar las pensiones, aunque ninguna de esas ideas afectará a las administradoras, las que, en su opinión, han cumplido su misión de rentabilidad.

Más bien, advirtió que los problemas están en la frecuencia con la que se cotiza (densidad de cotización), pues existen importantes lagunas previsionales (periodos en que el afiliado no aporta a su fondo) y en que con el tiempo ha aumentado la expectativa de vida. Arthur sabe del tema, pues además de líder gremial, durante la dictadura de Pinochet fue ministro del Trabajo (1988-1989). Además, es vicepresidente de AFP Capital, del grupo Sura.

Según Vial, un tema que no es menor es si la rentabilidad de los fondos creciera en el 1% adicional, la pensión de mujeres y hombres subiría entre 22% y 26%, respectivamente. De hecho, es el factor que más haría crecer las pensiones junto con un alza similar de los sueldos.

“Vial recomienda una aspirina para un cáncer”

También arremetió frente a las opiniones de Vial el abogado y especialista en esta materia Ricardo Hormazábal, quien señaló que el actual consejero del BC “es un defensor del modelo. Incluso sus propias fórmulas de solución son contradictorias con la gravedad del tema que él describe, porque si uno tiene un sistema que no es bueno para el 60% de las personas, la fórmula que él recomienda es dar una aspirina para un cáncer. La verdad es que a Joaquín Vial, que es un destacado economista, en estas materias el dogma liberal lo tiene con los ojos cerrados”.

Agregó que “el punto que el señala, por ejemplo, incrementar la edad de jubilación de la mujer, con estas rentas y en estas condiciones, no es receta. Incluso ahora las mujeres están jubilando a los 63 años y no a los 60 como la Ley dispone y muchas están esperando los 65 porque ahí viene una aspirina, que se llama el Bono por Hijo Nacido Vivo. Entonces, lo de Joaquín Vial tiene el impacto de un hombre estudioso que reconoce el fracaso estrepitoso del sistema”.

Según Hormazábal, de Acusa AFP, hay un hecho real que yo, que soy contrario, lo reconozco, también Vial y Arthur, y es que hay un sistema de organización del trabajo en Chile, en la sociedad liberal, donde éste es precario, con honorarios. Los estudios están demostrando que lo que ellos llaman densidad de cotizaciones significa en el hecho que las personas que están imponiendo, trabajando con contrato, sólo el 50% de su vida laboral”.

“No hay coincidencia con el sistema de mercado del trabajo”

Hormazábal explicó a Cambio21 que “si ese es el hecho de fondo, lo que la sociedad tiene que hacer es construir un sistema previsional acorde con esa realidad de organización del trabajo. Por eso, en casi todos los países del mundo el sistema que se usa es de reparto y se ha ido incorporando la posibilidad de un segundo piso, en donde se utiliza ahorro individual. Lo que ellos dicen, que es verdad, es que hay problemas de déficit de cotizaciones, pero no es culpa de los trabajadores, es de los grandes empresarios que han impuesto este modelo. Entonces, la solución es cambiar el sistema de AFP, porque este no da respuesta a esta condición especial del mercado del trabajo”.

¿Es elevar la tasa de cotización la respuesta? A su juicio, ese “es un tema real, porque en realidad la tasa de cotización en Chile es baja, pero lo es porque los empleadores no están aportando. Entonces, Arthur dice que hay que incrementar 30% el ahorro de los trabajadores, o sea, del bolsillo de los trabajadores, pero un economista tan destacado como (Ricardo) French Davis en la comisión especial del Senado dijo que era partidario de subir en 30% las cotizaciones, es decir la misma cantidad de la que habla Arthur, pero que sean de cargo del empleador. O sea, es real. Hay que incrementar la tasa de cotización, pero como se hace en todas partes en el mundo, de cargo del empleador, no del trabajador”.

El economista de la Universidad de Chile Ricardo French-Davis propuso simplemente traer de vuelta a Chile los US$ 60 mil millones que están invertidos fuera del país por parte de las Administradoras de Fondos de Pensiones. En este sentido, Hormazábal recuerda que ha sido una conversación de años que han tenido ambos. La comprensión de que todo este dinero, cuyo cálculo real significa que Chile tendría un presupuesto nacional entero disponible para inversiones en regiones si no mandara esa plata al exterior, significa que “para que el sistema funcione beneficiando al país, los fondos de pensiones tienen que invertirse en el país”.

La AFP estatal no es la solución

La propuesta rechazada enérgicamente por del presidente de las AFP de crear una administradora estatal, también es criticada por el diputado Túcapel Jíménez (PPD), integrante de la Comisión del Trabajo. Éste planteó a Cambio21 que “yo estoy de acuerdo con Guillermo Arthur en que eso no resuelve el problema, a pesar de que yo soy uno de los diputados que está presentando el proyecto, porque creo que lo necesario es un cambio en el sistema”.

El parlamentario explicó que esto se debe a que “no sacamos nada con tener una AFP estatal si vamos a mantener el sistema individual actual. Yo creo que tenemos que cambiar a un sistema solidario y que la gente que decida utilizar el sistema privado como el de hoy, pueda hacerlo, pero que a las personas que quieren cambiar el sistema el Estado les garantice una opción digna”.

A ello que agregó que “cuando partieron las AFP se prometió el 75% de tasa de retorno y eso lamentablemente no está vigente. Hay personas que están jubilando con el 35% o 40%”.

Para Jiménez, la situación es clara: “El sistema va a colapsar por cualquier lado, porque es un tema transversal que afecta a todos los chilenos y va a reventar en algún momento. El tema de pensiones en nuestro país va a ser el debate de la próxima carrera presidencial”.

Los comentarios están cerrados.