Edición Cero

Cambio 21/ Por María Cristina Prudant.- La estabilidad laboral de los funcionarios pende de un protocolo e instructivo acordado entre el Ejecutivo y la ANEF.... Despidos de funcionarios públicos continúan. Acuerdo firmado por ministros Larraín y Matthei con ANEF es letra muerta

Cambio 21/ Por María Cristina Prudant.- La estabilidad laboral de los funcionarios pende de un protocolo e instructivo acordado entre el Ejecutivo y la ANEF. Se supone que los despidos tendrán que atenerse a una nueva regulación y criterios administrativos. Sin embargo, ya van alrededor de mil 500 expulsiones en las últimas semanas. Dirigentes esperan que la autoridad cumpla con la palabra empeñada

Con motivo de las discusiones sobre el reajuste salarial para el sector público, que llegó a buen puerto como nunca antes (5%), también estuvo sobre la mesa el tema relacionado con la estabilidad laboral de los trabajadores públicos, puesto que desde que asumió Piñera se produjo una verdadera razzia de empleados en las diversas reparticiones y a través de todo el país. En lo que va corrido del gobierno liderado por la derecha, alrededor de quince mil personas han perdido sus puestos de trabajo en la administración pública.

De hecho, por estos días innumerables funcionarios ya recibieron el aviso de que sus contratos no serán renovados para 2013. Por ejemplo, en Dipreca son 150 trabajadores los que quedarán sin trabajo, once en la Agencia de Cooperación Internacional del Ministerio Relaciones Exteriores (AGCI); 33 en Indap; 12 en Sernam; 31 Mineduc; 12 Chiledeportes; 50 en la Subsecretaría de Desarrollo Social; 30 en el Instituto de la Juventud. También se anuncian en Fonasa, el Sename y reparticiones públicas de regiones. El total aproximado es de mil 500 expulsiones.

Ahora la misión de los dirigentes sindicales es lograr que se concrete este acuerdo que, según ha sido calificado por ellos mismos, es un instrumento muy valioso que nunca antes habían conquistado para defender a sus afiliados.

Sin embargo, como van las cosas, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, Bárbara Figueroa, optó por solicitar apoyo y se reunió con el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Ezzati, para pedir su intervención ante los despidos que se han producido en los últimos días en el sector público.

De hecho, el diputado Mario Venegas denunció que el gobierno no estaría cumpliendo con el protocolo acordado con la ANEF que, entre otras cosas, ponía término a los despidos injustificados.

El parlamentario señaló que “los casos que hemos conocido son de personas altamente calificadas. Al parecer al gobierno no le interesan las calificaciones, esta es una muy mala señal”.

Añadió que “se nos dijo que no habría despidos, que cualquier no renovación de contrato sería sólo un caso especial, sometido además a comisiones evaluadoras. Se nos prometió que se utilizarían criterios