Edición Cero

Cambio 21/ Por Javier Insulza.-  Estos son los diez casos de los denominados “condoros” de este Gobierno. No hemos colocado, el último: la corrupción... El “Top Ten” de los bochornos del Gobierno y aún quedan 17 meses.

Cambio 21/ Por Javier Insulza.-  Estos son los diez casos de los denominados “condoros” de este Gobierno. No hemos colocado, el último: la corrupción en el ministerio del Interior por el pago de coimas en sobreprecios de equipos anti drogas. Cambio21 le recuerda algunos de los múltiples errores a los cuales nos ha acostumbrado el Ejecutivo en sus dos años y medio de gestión. Quizás usted se acuerde de varios más…

Los escándalos producidos por graves incidentes como los de la Encuesta Casen, la licitación del litio, “Cumplimos AUGE”, Central Castilla, Barrancones, “Puerta Giratoria”, los múltiples ministros de Energía, son sólo algunos de los desaciertos cometidos en los dos años y medio de Gobierno.

A continuación los 10 más destacados, según Cambio21. Seguramente usted encontrará muchos más.

Litio

Partamos con el último. Hace unos días se conoció un nuevo error administrativo con altos costos políticos para el gobierno de Sebastián Piñera. Cuando parecía que todo el mundo aceptaba sin mayor contratiempo que SQM, empresa de propiedad del ex yerno del dictador Pinochet, Julio Ponce Lerou, y en la cual el gerente general es el hermano del ministro de Minería Hernán de Solminihac, Patricio De Solminihac, se apropiaba de la licitación del Litio, el ejecutivo tuvo que recular, pues detectó tarde que los postulantes no podían tener litigios con el Estado y, sin embargo, recién después de haber adjudicado la licitación, las autoridades se percataron que Soquimich tiene más de 40 causas pendientes con el Fisco.

La polémica licitación terminó con la renuncia del subsecretario de Minería, cara visible del proceso, porque el ministro se había restado, pues su hermano es de los altos ejecutivos de la empresa ganadora del concurso.
Eso ya era un escándalo: que el Presidente designara ministro de Minería al hermano de uno de los principales ejecutivos de una compañía que tiene más de 40 conflictos legales con el Estado y que, además, estaba ad portas de una licitación por un mineral de suma importancia para el país.

Casen

No sólo en minería están los bochornos. Un ministro que ha estado lleno de escándalos es Joaquín Lavín. A su obligada salida de Educación para asumir como el último ministro de Mideplan y el primero de Desarrollo Social, se le sumó el conflicto por los datos de la encuesta Casen.

Resulta que “obligado por las circunstancias” y las necesidades de decir que el Gobierno de Piñera es sensacional, no tuvo ningún problema en modificar los resultados del sondeo para destacar la baja en la pobreza, cosa que en realidad no ha sucedido.

Los hechos trajeron hace poco el anuncio de la Cepal de que no colaborará más con el Gobierno para este estudio. Sin embargo, a la fecha el ministro Lavín, principal ideólogo de los hechos, sigue ahí.

Cumplimos AUGE

La evidencia respecto a que la lista de espera del AUGE fue considerablemente disminuida por secretaría es incuestionable. Sin embargo, lo más grave es la falta de transparencia en admitir la existencia de estos procedimientos y, peor aún, el carísimo show mediático que se montó. Todo por un mezquino aprovechamiento político, mostrando una falta de ética y transparencia que como sociedad no debiésemos tolerar. Debiéramos exigir que las autoridades competentes respondan tanto por la negligencia y el mal uso de los datos, como por el increíble mal gasto de dineros fiscales para promocionar el “tongo”.

Apoyado con un PowerPoint, explicó el ministro Mañalich la fórmula que utilizó el Ejecutivo para terminar en poco más de un año y medio con los 380 mil pacientes en listas de espera, indicando que de ese total, “40 mil personas no accedieron al beneficio por no haber sido encontradas, por haber fallecido o por haber encontrado una solución distinta”. Y frente a los cuestionamientos insistió en que se trata de “un logro tremendo de salud pública, que nos enorgullece”.

Castilla

En forma unánime, la Corte Suprema acogió el fallo de la Corte de Apelaciones de Antogafasta que recibió -a su vez- el recurso de protección presentado contra la aprobación ambiental de ambos proyectos en Castilla, el de la termoeléctrica y el puerto, que se pretendía construir en dicha zona costera de Copiapó.

De acuerdo a lo argumentado en el fallo, los proyectos se presentaron de forma separada, siendo que éstos debieron ser entregados de manera conjunta para su posterior análisis en la evaluación ambiental.

Pero eso era sólo la primera fase. El problema mayor vino cuando la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, autorizada por el Presidente de la República, comentó y criticó el fallo de la Corte Suprema de forma pública, a través de una entrevista con El Mercurio.

Es decir, el Ejecutivo optó por transgredir una norma vigente al quebrantar la independencia de los poderes del Estado y generar un conflicto de alto calibre con el Poder Judicial. Incluso se habló de una posible acusación constitucional a la ministra, la cual luego se descartó, porque el Gobierno habría enviado una señal de que ella dejará su cargo en el inminente cambio de gabinete que se realizará en noviembre próximo.

20 años – 20 días

El 1 de abril de 2010, 20 días después de asumir el Gobierno, con un país removido por el terremoto y los cambios que se producían, el presidente Piñera, a propósito de defender su propuesta de plan de reconstrucción titulado “Manos a la Obra”, dijo la poco feliz frase de: “en 20 días yo siento que hemos avanzado más que otros, tal vez, en 20 años”.
Nadie esperaba, ni simpatizantes ni adversarios, que el Ejecutivo hiciera en un mes todos sus proyectos; tampoco se hablaba de comparaciones entre uno y otro mandato. Sin embargo, Piñera y su incontinencia verbal, lograron generar la molestia e incomodidad de sus adversarios y ponerle el primer granito de arena a la difícil relación que ha tenido su administración con los opositores.

Delincuencia y Puerta Giratoria

Una de las principales banderas de campaña electoral que utilizó Sebastián Piñera fue la lucha contra la delincuencia, acuñando el término de que con su llegada al Gobierno se terminaría “la puerta giratoria”. Incluso en plena campaña se reunió con el entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, hoy mandatario de dicha nación, quienes en conjunto con el general colombiano Freddy Padilla le enseñaron al visitante las bondades de su plan antidelitos.

Dos años y medio después parece que poco o nada de esto ha resultado como lo esperaban. El mandatario ha dejado de hablar del tema de la delincuencia y su principal aliado en esa área en Chile, el senador Alberto Espina, también ha guardado silencio, mientras que su plan de crear una fiscalía anti delincuencia parece haber sido archivado en el baúl de los recuerdos. Cambio21 contactó al senador Espina para este reportaje y el parlamentario no respondió.

Gobierno de Excelencia

Otra de las promesas de campaña fue que este gobierno sería de excelencia, de los mejores; que no se nombraría en cargos de ministerios o subsecretarías a candidatos perdedores y que tampoco habría pinochetistas en el Ejecutivo.
Resultado: Joaquín Lavín y Ena Von Baer, dos grandes perdedores de la senatorial de 2009, fueron nombrados como ministros. A ella le fue mal en su puesto de vocera y la designaron senadora. Y no son los únicos: Rodrigo Álvarez, tras perder su elección por Providencia y Ñuñoa asumió la subsecretaría de Hacienda y después el ministerio de Energía; Claudio Alvarado, quien, tras cuatro períodos como parlamentario debió dejar su puesto tras caer contra el RN Alejandro Santana, fue nombrado subsecretario general de la Presidencia; Alfonso Vargas, actual subsecretario de las Fuerzas Armadas, era vicepresidente de la Cámara de Diputados y perdió su reelección por el distrito 10 a manos de la animadora de televisión Andrea Molina, por mencionar a algunos que “hicieron mentir” al candidato Piñera.
Pero también el entonces candidato de derecha dijo que no habría gente vinculada al régimen militar en su gobierno. Se equivocó, o quizás no leyó el currículum de algunos de sus colaboradores. Los ministros Larroulet, Lavín, Chadwick y Allamand, por mencionar a algunos, no sólo votaron por el Sí a Pinochet, sino también colaboraron incansablemente para que Pinochet se quedara ocho años más como gobernante e incluso tuvieron cargos en la dictadura, al igual que embajadores como Sergio Romero, hoy en España.

Los ministros de Energía

Es comprensible que los presidentes reacomoden sus equipos y cambien ministros de cartera, hagan enroques y modifiquen estructuras; pero tener cinco ministros de energía en 2 años y tres en 2 días es algo… ¿excesivo?
Bueno, el 11 de marzo de 2010, al comenzar el gobierno de Piñera, asumió Ricardo Rainieri como ministro del ramo. Tras casi un año en el cargo y luego de la crisis del gas en Magallanes, dejó el puesto y asumió el entonces ministro de Minería, Laurence Golborne, quien estuvo como biministro de ambas carteras hasta julio de 2011. Tras seis meses con duplicidad de funciones Golborne fue reposicionado como ministro de Obras Públicas y quien ocupaba ese cargo, Hernán de Solminihac, lo reemplazó en Minería.

Ahí comenzó el “show de Energía”. El 18 de julio juró como ministro del ramo el hasta ese instante Intendente Metropolitano, Fernando Echeverría, quien debió dejar su cargo, por conflicto de interés, dos días después de haber asumido, al ex parlamentario Rodrigo Álvarez. Y todos creíamos que él sería más estable. Sin embargo, tras ocho meses en el puesto renuncio cansado por las permanentes señales de “quitada de respaldo” por parte del Ejecutivo cuando él era el encargado de llevar las negociaciones en el conflicto de Aysén. Recién ahí asumió Jorge Bunster, quien a la fecha lleva seis meses en ese puesto.

Director del diario La Nación por un día

Había transcurrido poco más de un mes de iniciado el período presidencial de Piñera cuando el Gobierno anunció que el diario La Nación sería dirigido por el periodista Mirko Macari. El nombramiento causó tal polémica que dos días después debieron dejarlo sin efecto.

El problema fue generado por la trayectoria del comunicador. Macari era parte del grupo que hace unos años dejó La Nación Domingo para formar el extinto medio Plan B y era el director del diario cuando éste denunció que el senador Jovino Novoa era el aludido por Gemita Bueno como uno de los responsables de los abusos en su contra en el llamado caso Spiniak, los que resultaron ser mentira.

Bastó que Novoa y su entorno vieran en prensa el nombramiento de Macari para utilizar todas sus influencias y dejar sin efecto el anuncio.

En la actualidad, Macari continúa en su cargo de director del diario electrónico El Mostrador, mientras que La Nación dejó hace más de un año de salir en su versión de papel y, según fue informado hace unos días, pronto también será cerrada su versión digital, con lo que el medio desaparecerá definitivamente. Fuentes de Cambio21 dicen que, “al final fue otro el que debió realizar la misión para la que Piñera quería contratar a Mirko”.

Krassnoff y Piñera

En octubre de 2011 el alcalde de Providencia, Cristián Labbé, organizó el lanzamiento de la cuarta edición del libro “Miguel Krassnoff: Prisionero por servir a Chile”. El evento habría pasado inadvertido de no ser porque en esta oportunidad se invitó al presidente Sebastián Piñera; su equipo de relaciones públicas contestó la invitación de forma cordial y pidiendo excusas por la inasistencia del mandatario.

La difusión del evento y de todos estos hechos fue tan escandalosa que sus repercusiones se sienten hasta hoy: la periodista que veía los temas de relaciones públicas del mandatario debió renunciar a su cargo; el acto fue “funado” y se recuerda como el evento público más violento de Providencia; esto, una vez que los manifestantes rompieran las rejas y vidrios del entorno del Club Providencia tras recibir fuertes agresiones por parte de Carabineros de Chile. Por último, el evento es considerado como uno de los puntos que permitió a la oposición municipal organizarse en pos de una primaria y tener una candidata única que enfrente al Alcalde Labbé: Josefa Errázuriz, quien, según dicen las encuestas, es posible que resulte vencedora en las elecciones del 28 de octubre.

Los comentarios están cerrados.