Edición Cero

Cambio 21/ Por Teresa Frías.- “Cuando uno marca 1.5 gramos ya se encuentra en coma etílico, entonces es técnicamente imposible estar con más de 5... Cuestionados resultados del alcotest: futbolista  Neira y actriz Daniela Ramírez debieran estar muertos por cantidad de alcohol en la sangre

Cambio 21/ Por Teresa Frías.- “Cuando uno marca 1.5 gramos ya se encuentra en coma etílico, entonces es técnicamente imposible estar con más de 5 gramos de alcohol en la sangre y más encima conducir o incluso sobornar”, como se asegura que lo intentó la actriz Daniela Ramírez, explicó el abogado Héctor Salazar.

Singular fue la situación creada respecto a la eficiencia del alcotest, luego que un juez de garantía puso en duda los resultados que, en algunas figuras de connotación pública, arrojó su aplicación. En menos de 24 horas, hubo pronunciamientos de autoridades de gobierno (Senda), Carabineros de Chile y la Corte de Apelaciones, sin mencionar expertos y privados que se también entregaron su opinión.

Para entender el asunto hay que saber que el alcotest lo que hace es tomar el aire que la gente exhala cuando le ponen la máquina en la boca, y de acuerdo a eso establece una proyección de valor de alcoholemia; lo que mide es una concentración de alcohol en el pulmón. En tanto, la alcoholemia es la medición del valor de alcohol, de la concentración en la sangre, y es un examen que se puede tomar en distintos centros asistenciales, pero luego debe ser certificado por el Instituto Médico Legal. El alcotest busca en primera instancia determinar la presencia de alcohol en los conductores, pero “¡no es válido jurídicamente y, por ende, tiene una valoración relativa. El único valor jurídico es el de la alcoholemia.

Todas las instituciones antes mencionadas entregaron sus razones y defendieron sus respectivos puntos de vista. Pero sin duda que tras conocerse el resultado de la alcoholemia de la actriz de TVN Daniela Ramírez, la “duda razonable” se instaló en la comunidad. La protagonista de Los Archivos del Cardenal arrojó en el alcotest 3.39 gramos de alcohol en la sangre y la muestra de sangre solamente 1.56.

Tal diferencia -menos de la mitad- trató de ser explicada por los defensores del implemento. Pero fuentes consultadas por Cambio21 ratificaron que tal “rebaja” no puede corresponder al tiempo transcurrido entre la detención y la toma de la muestra, explicando que por cada hora la disminución es de 0.1 gramos. En otras palabras, tendrían que haber pasado más de quince horas entre ambos hechos, cosa que no ocurrió. Tras ese tiempo, la actriz ya estaba frente al tribunal que la formalizó.

Al ex futbolista Manuel Neira y al ex fiscal del ministerio de Bienes Nacionales, quienes fueron formalizados por conducir en estado de ebriedad, las pruebas del alcotest superaron los 5.0 gramos de alcohol por litro de sangre. Sin embargo, según los entendidos, “sobre 1 (grado de alcohol por litro de sangre) hay dificultad para moverse, sobre 2 una descoordinación motora importante, sobre 3 ya hay náuseas, vómitos y es difícil mantenerse en pie, y sobre 4 hay un riesgo real de fallecer”.
O sea, con los 5.0 de Neira debió estar, a lo menos inconciente.

Fue precisamente al analizar el caso de Neira, el juez de garantía Patricio Souza expresó sus dudas y la de sus colegas por la gran cantidad de personas que llegan a los tribunales durante el fin de semana con altos registros diagnosticados a través de alcotest y pidió que la alcoholemia estuviese lo antes posible para contar con una medición certera.

A pesar de ello, el gobierno y Carabineros de Chile defendieron la confiabilidad de los alcotest que son utilizados para controlar si los conductores de vehículos transitan bajo los efectos del alcohol.

Para la directora del Senda, el alcotest es una prueba rápida y sencilla, que “en la calle busca identificar a las personas que tienen mayor probabilidad de estar conduciendo bajo los efectos del alcohol. Ese es el concepto del alcotest”, detalló.

Sin embargo, Patricio Villarroel, presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago, respaldó los dichos del juez Souza asegurando que “al solicitar los jueces una aclaración respecto del resultado del alcotest yo encuentro que está bien, está dentro de sus facultades, porque tienen que investigar con celo no sólo lo que perjudica al imputado, sino lo que le favorece. Hay que determinar con justicia cuál es el grado exacto de alcohol que tenía”.

La alcoholemia y el alcotest

La cantante estadounidense Amy Winehouse marcó 4.16 gramos de alcohol en la sangre en su autopsia, unas cinco veces superior a lo permitido para manejar, lo que provocó su muerte. Es decir los tres casos anteriores hubiesen estado en un coma etílico seguro.

Al menos así lo explicó el abogado Héctor Salazar quien en conversación con Cambio21 indicó que “hay que revisar la maquinita y saber técnicamente qué está pasando, porque no puede ser posible que dos exámenes marquen una diferencia tan grande”.

“Cuando uno marca 1,5 gramos ya se encuentra en coma etílico, entonces es técnicamente imposible estar con más de 5 gramos de alcohol en la sangre y más encima conducir o incluso sobornar”, como se asegura que lo intentó la actriz Daniela Ramírez,explicó el profesional.

A ello mencionó que “sin duda la alcoholemia es más fiable y es preocupante que existan estas diferencias hay que ver donde está el problema”.

En tanto, el diputado Juan Carlos Latorre, indicó que “esto no debiera tener mayor discusión, aquí se debieran analizar los instrumentos que están para analizar”.

“Si existe una diferencia se produce una falta de credibilidad hacia quienes son sometidos a estas pruebas, y además un juez requeire de juicios indiscutibles para sancionar”, indicó el parlamentario a Cambio21.

Por último dijo que “se requiere hacer una invetigación a fondo, y la comisión de Transportes verá lo que está sucediendo aquí”.

Por su parte, el ingeniero del Grupo Prevención de Accidentes de la UC, Francisco Fresard indicó a Cambio21 que “no tengo idea que pueda estar pasando”, agregando que desde el punto técnico “la artista debiera haber estado inconsciente, y muertos el abogado y el futbolista, no es posible que hayan podido estar conduciendo un vehículo.

En tanto, a través de una carta al El Mercurio, el mismo Fresar explicó que “con un nivel de 4,5 gramos de alcohol por litro de sangre (g/L), la persona, probablemente, muere. Con 3,5 g/L, tiene pérdida de conciencia por incipiente coma etílico. Con 2,5 g/L, es casi imposible mantenerse despierta, y con posibilidad de caer inconsciente. Con 1,5 g/L es suficiente para retirarla de “circulación”. La mayoría de los países tiene límites de alcoholemia bajo 0,8 g/L”

“Los dispositivos portables (alcotest) para medir el contenido de alcohol en la sangre (BAC), normalmente tienen un rango de validez entre 0 y 1,5 g/L. Otros más específicos miden hasta 3,0 g/L, y otros muy especializados miden hasta 4,0 g/L. Desconozco si hay “alcotest” que midan un BAC superior a 4,0 g/L. ¿Para qué? Los primeros son los que usan las policías en ruta, porque constatar sobre 1,0 g/L es suficiente para retirar de circulación al conductor. No es necesario medir más, porque el objeto es constatar intemperancia alcohólica”, recalcó en el escrito.