Edición Cero

Anyelina Rojas Valdés.- Es impresionante ver cómo, pese a su crítico estado, la profesora iquiqueña, del Liceo Los Cóndores de Alto Hospicio, Jenny Manzo... Impresionante fortaleza de profesora  iquiqueña que espera la procuración de un órgano, para salvar su vida

Anyelina Rojas Valdés.- Es impresionante ver cómo, pese a su crítico estado, la profesora iquiqueña, del Liceo Los Cóndores de Alto Hospicio, Jenny Manzo Cortés, de 51 años, tiene una tremenda fortaleza para enfrentar este momento adverso en su vida, que partió hace 20 años, cuando le diagnosticaron que padecía de cirrosis hepática de origen autoinmune. Hoy, cuando la enfermedad le ha causado estragos, la única alternativa es el trasplante de su hígado. Está en el segundo lugar para acceder a la operación que le brindará otra oportunidad.

Lo malo, en Chile, es que la procuración de órganos es lenta, por eso Jenny, en su inagotable bondad, no sólo expone su caso por ella, sino que también para hacer conciencia en lo importante que es que se donen órganos, porque eso puede salvar muchas vidas.

La profesora es casada con Williams Sembler Pino, el conocido profesor de música, formador de muchas generaciones de niños y jóvenes, quien ha trabajado en distintos establecimientos educacionales de nuestra ciudad. Actualmente se desempeña en el Liceo Bernardo O’Higgins, Liceo de Hombres para las antiguas generaciones. Su vocación le viene de su madre poetisa pampina, Margarita Pino Clavero.

El profesor Williams Sembler Pino, lleva la música en la sangre, vocación que cultivó cuando vivía en Victoria. Como pampino que añora esos años en la pampa salitrera, es fundador del grupo Los Patizorros, que delita con sus cantos en cuanto evento pampino hay,  especialmente durante la Semana del Salitre.

Esa sensibilidad la comparte con Jenny desde que se conocieron. Y es quizás, la que le ha dado la fortaleza para enfrentar juntos, como esposos, este episodio. Es que no es que sólo ella padezca por esta enfermedad; es toda la familia la afectada, como su madre Marlene Cortés y familiares, que le han brindado constante apoyo.

Especialmente en el último tiempo cuando a Jenny Manzo le han sobrevenido crisis tras crisis, muy fuertes, por las insuficiencias hepáticas agudas. Otros de los síntomas de la enfermedad son las encefalitis hepáticas con pérdida y compromiso de conciencia graves; además, la presencia de líquido en el estómago, o ascitis, que obliga a que éste le sea extraído. La ascitis se produce como consecuencia de la presión portal, ante la incapacidad del hígado de absorber toda la sangre y fluídos que le llega a través de la vena porta.

Por eso, la profesora ha debido estar internada constantemente en Iquique como en Santiago. Hoy permanece internada en la capital, en la Clínica Dávila, a la espera de la procuración del órgano que necesita para recuperar la normalidad de su vida.

Williams, su esposo, que la ha acompañado en este doloroso proceso, señala que si bien Jenny por mucho tiempo se mantuvo bien y con la enfermedad controlada, ésta tiene su propio proceso, porque es crónica y va empeorando con el tiempo. “La calidad de vida se le fue deteriorando poco a poco y empezó a entrar y salir del hospital y clínicas de Iquique todas las semanas. Empezaron los tratamientos paliativos y estos solo la estabilizaban momentáneamente”, relata.

Y a toda esta complejidad por la enfermedad en sí y lo que padece la paciente en el día a día y en la crisis, se va acumulando un costo emocional para toda la familia, acompañado también del costo económico.  Todo eso, lo han vivido, pero la fortaleza de Jenny, sigue en pie, porque lo único que desea es seguir con vida, junto a los suyos.

¿QUÉ ES LA CIRROSIS HEPÁTICA?

A diferencia de lo que las personas tienden a creer, la cirrosis hepática no es sólo una enfermedad que se produzca por el excesivo consumo de alcohol. También se produce por contraer hepatitis viral;  por intoxicación medicamentosa; por mala alimentación cuyo primer síntoma es el hígado graso, tan común en este tiempo de mala nutrición; y también por un factor autoinmune, cuando el organismo daña sus propias células al no reconocerlas como propias.

Este es el caso de Jenny de la profesora iquiqueña Jenny Manzo Cortés, quien en la etapa final de su enfermedad, se encuentra diagnosticada con una insuficiente hepática grave y aguda, cuya única alternativa para salvar su vida, es el trasplante de Hígado. Hace poco más de 3 semanas que está internada  en la Clínica Dávila, donde es rigurosamente monitoreada por el equipo médico, mientras se espera la procuración de ese órgano que salvará su vida.

“Estamos a la espera que ocurra eso pronto. Ella está lista para el trasplante, pero falta que se produzca la donación del órgano”, expresó Williams Sembler, quien recordó que la enfermedad de Jenny se fue complicando en los últimos tres años y que en estos momentos, el hígado le funciona sólo en un 15 por ciento, presentando además una avanzada fibrosis hepática, verdaderas cicatrices en el hígado, que impiden que ese órgano cumpla con su función de filtro

Tiene várices en el esófago, que podrían producir hemorragias, potencialmente mortales. El paciente, al tener un nivel muy bajo de plaquetas, no logra coagular con facilidad, de modo que la hemorragia se puede hacer incontrolable.

La ascitis crónica, que también afecta a Jenny, consiste en la acumulación de líquido en el estómago, porque el hígado no puede cumplir a cabalidad la función de filtrar el fluido sanguíneo producto de la fibrosis. (Imagine una esponja con durezas en casi todo su volumen).

SOLIDARIDAD Y CONCIENCIA

Ante este panorama, que se torna cada vez más difícil, Williams Sembler hizo un sentido llamado a las familias, que en medio del dolor que les pueda embargar, puedan dar el espacio para un acto máximo de solidaridad.

“Si tienen un familiar que sea potencialmente un donante fallecido, pedimos que autoricen la procuración de su órgano, en este caso el hígado que necesita Jenny; y también aquellos órganos que puedan salvar la vida de otras personas. Ese es un acto de máxima generosidad y a eso apelo, porque es la única alternativa para mi esposa, para que se pueda salvar su apreciada vida”.

Además llamó para que las personas y las familias, aborden este tema. Un donante fallecido puede salvar más de una vida. “Y se trata que tengamos conciencia de eso, porque cualquier persona o un ser querido nuestro, en algún momento uno mismo, lo puede necesitar”, remarcó.

PAMPINA POR ADOPCIÓN

Habiendo nacido en Iquique, Jenny es pampina por adopción. Cuando se conoció con Williams, se impregno de la pampa y de inmediato se integró al Coro de la Misa Pampina; también hizo las relaciones públicas del coro y de  Los Patizorros. Además se incorporó al Centro Social y Cultural Salitrera Victoria,  a la Corporación Hijos del Salitre y al Colectivo por el Rescate de la Memoria Histórica de Oficina Victoria.

Recuerda Williams que cuando se conocieron, hace 14 años,  “fuimos juntos, al día siguiente  a dejar flores a mis padres a la pampa. Ahí Jenny se impresiono con el desierto y las ruinas de las oficinas vacías y abandonadas. En adelante nunca más nos separamos hasta hoy”.

Señaló que la familia de la profesora, Manzo Cortés es muy conocida en el Terminal Agropecuario en donde forjaron un negocio de abarrotes creada por Don Raúl Manzo (Q.E.P.D). Por lo que esperan que también se active esa red, en la búsqueda de la procuración de un órgano para Jenny.

  • Marta González Jaldin

    10 julio, 2019 #1 Author

    Dios querrá que se obre el milagro y Jenny pueda muy pronto recuperar su salud. Muy bella persona ella. Un abrazo para ambos

    Responder

  • Williams Sembler Pino.

    9 julio, 2019 #2 Author

    Excelente articulo Anyelina !!! Gracias y muchas bendiciones para ti y todos tus seres queridos. Un abrazo pampino.😊

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *