Edición Cero

Su respaldo a las diversas acciones estudiantiles universitarias surgidas en la UNAP, tras el asesinato del comunero mapuche, Camilo Catrillanca,  entregó la Asociación de Funcionarios Académicos... Funcionarios académicos UNAP, rechazan ingreso policial al recinto universitario y respalda a los estudiantes

Su respaldo a las diversas acciones estudiantiles universitarias surgidas en la UNAP, tras el asesinato del comunero mapuche, Camilo Catrillanca,  entregó la Asociación de Funcionarios Académicos de la Universidad Arturo Prat, que, además, rechaza el ingreso de fuerzas especiales a esa Casa de Estudios.  “Solidarizamos con nuestros estudiantes que han sido detenidos y violentados por Agentes del estado y con nuestros funcionarios que han sufrido la violencia de exaltados, exigimos la reparación de daños y las correspondientes disculpas públicas por parte de los responsables”, se indica en una de las partes de la declaración

Además, explican los funcionarios académicos que,  “ante las reacciones espontáneas de nuestros estudiantes, nuestras respuestas como académicos, deben orientarse en el sentido del análisis, discusión, crítica y autocrítica, congruente con la labor de formación de personas que ejercemos por mandato regional. Si no podemos realizar estas tareas, significa que debemos esforzarnos, con todo el énfasis posible, para prepararnos y establecer los caminos de la comprensión para la búsqueda de soluciones basadas en los principios del método científico. Bajo ningún concepto podemos utilizar o permitir el uso del amedrentamiento y la violencia”.

TEXTO COMPLETO

La directiva de la Asociación de Funcionarios Académicos de la Universidad Arturo Prat, presidida por Miguel Segovia Rivera, su secretario Víctor Guerrero Cossio y su tesorero Juan Zambrano Challapa, desea entregar la siguiente declaración a la comunidad regional:

1.- Durante el día 14 de noviembre, hemos observado situaciones atroces de abuso y uso de la violencia, por parte de agentes del estado en la Región de la Araucanía. Como ha sido lógico y esperable, esto ha generado la respuesta espontánea de los estudiantes de nuestra casa de estudios con consecuencias dolorosas e impresentables para la comunidad académica de la UNAP.

2.- Nos parece total y absolutamente condenable el ingreso de Carabineros a nuestra casa de estudios superiores, pública y regional. La UNAP debe ser el símbolo del pluralismo y diálogo para nuestra comunidad regional y la protección de nuestros estudiantes y funcionarios es, sino la más importante, una de las más relevantes funciones que debemos ejercer los académicos y bajo ningún concepto debemos ignorarla.

3.- Creemos que ante las reacciones espontáneas de nuestros estudiantes, nuestras respuestas como académicos, deben orientarse en el sentido del análisis, discusión, crítica y autocrítica, congruente con la labor de formación de personas que ejercemos por mandato regional. Si no podemos realizar estas tareas, significa que debemos esforzarnos, con todo el énfasis posible, para prepararnos y establecer los caminos de la comprensión para la búsqueda de soluciones basadas en los principios del método científico. Bajo ningún concepto podemos utilizar o permitir el uso del amedrentamiento y la violencia.

4.- Solidarizamos con nuestros estudiantes que han sido detenidos y violentados por Agentes del estado y con nuestros funcionarios que han sufrido la violencia de exaltados, exigimos la reparación de daños y las correspondientes disculpas públicas por parte de los responsables. Estimamos la pertinencia de esta solicitud para evitar el recrudecimiento de la violencia que comienza a enrarecer el clima democrático que debe reinar en todo nuestro territorio.

5.- Solidarizamos también con las víctimas de la violencia policial y, en forma especial, con la familia y comunidad del joven Camilo Catrillanca en esta hora funesta en la que hemos visto renacer la violencia del estado contra el patrimonio vivo que representan NUESTROS pueblos originarios.
Esperamos que estas palabras aporten un grano de arena a evitar la gestación de climas en los que la solución se entrega al uso fácil de la fuerza y el abuso.

Quisiéramos recordar a todos, que el feudalismo quedó atrás hace varios siglos y que nuestra labor debe tener la vocación de la protección de todos los miembros de nuestra comunidad y el fraterno diálogo de las ideas. En esto NO NOS PODEMOS PERMITIR FRACASAR.