Edición Cero

Pese a que se avizoraba un probable cambio de escenario, ante la movilización y toma de la Universidad Arturo Prat por parte del movimiento... Ante ausencia del Rector, fracasó Mesa de Negociación la UNAP y estudiantes feministas movilizadas que permanecen en toma

Pese a que se avizoraba un probable cambio de escenario, ante la movilización y toma de la Universidad Arturo Prat por parte del movimiento feminista, todo volvió a fojas cero, luego que el Rector Gustavo Soto Bringas, no se presentara a la Mesa Negociadora convocada por las estudiantes de la UNAP.

En efecto, la Rectoría se comprometió en las últimas horas, a participar con las representantes del movimiento, en una mesa de conversaciones para afrontar el conflicto y revisar en conjunto el petitorio que se le hiciera llegar con antelación.

El movimiento iniciado el 11 de marzo, tal como ha ocurrido en otras universidades del país, llevó a que en la UNAP, dirigentes y estudiantes se tomaran la Casa Central sumándose  al movimiento nacional feminista.

“….evidencia la invisibilización que vivimos las mujeres en todo ámbito, incluyendo los espacios universitarios; en nuestra casa de estudios no nos encontramos ajenas a esta problemática, existen casos de violencia, acoso y discriminación arbitraria en contra de compañeras, de los cuales no todos han sido debidamente investigados, lo que demuestra la violencia patriarcal que busca siempre dejar en lo privado las vulneraciones que sufrimos históricamente”, señalaron mediante un comunicado, en la antesala de la mesa de negociaciones.

Sin embargo, llegado el día y la hora acordada, las estudiantes llegaron al lugar del encuentro; también lo hicieron entre otros representantes de la Rectoría, el Director de Asuntos Estudiantiles, la Vice Rectora Académica, el asesor Jurídico de la Unap, y otros cuatro docentes y funcionarios.

Ornella Sciaraffia, Presidente de la Federación de Estudiantes de la UNAP, señaló que en un momento se les comunicó que el Rector Soto Bringas estaba representado por las personas señaladas y que él mismo no asistiría. “Nos pareció improcedente su actitud y la entendimos como una falta de voluntad para resolver el conflicto”, dijo la dirigente estudiantil, añadiendo que se sintieron profundamente decepcionadas por la negativa de la máxima autoridad universitaria, a participar en una instancia de diálogo.

Explicó que lo que piden, en el fondo, es un cambio estructural necesario al interior de la universidad donde las distintas temáticas, desde las mallas académicas, se desplieguen con enfoque de género.

COMUNICADO ANTERIOR

En el comunicado, donde la Asamblea de Mujeres, convocó a la mesa negociadora, ya habían señalado que “consideramos que la máxima autoridad de la Universidad no puede estar ajena a este diálogo, menos quien la ha liderado desde hace doce años, tiempo en el que, si bien se han adquirido compromisos cercanos a nuestras demandas, no son suficientes, porque no se ven reflejados en el proyecto educativo concreto de la UNAP”.

EL PETITORIO

El movimiento pide:

Que se instruya una investigación sumaria en contra un docente identificado como P.G. y que se le suspenda de sus actividades académicas, mientras dura el proceso de investigación.

Que en un plazo de 5 días se transparente el nombre de los acusados por acoso, violencia o discriminación, en contra de estudiantes.

Establecer medidas de protección inmediata a las víctimas.

Entrada en vigencia en forma transitoria del Reglamento de Prevención y sanción del acoso, violencia y discriminación arbitraria en la comunidad universitaria.

Creación de una comisión tri estamental  para mejorar el reglamento, señalado en el punto anterior.

Creación de una unidad de acompañamiento integral  para estudiantes afectadas por cosos y/o discriminación arbitraria.

Creación de una Dirección de Género y No Discriminación.

Modificación de mallas curriculares y perfiles de egreso. Garantizar la educación no sexista desde el primer año.

Exigencia de lenguaje no sexista y no discriminatorio en asignaturas y programas.

Capacitación permanente y obligatoria a todos los estamentos de la universidad, en temáticas de género y no discriminación, con miras a deconstruir  esta forma de estructura patriarcal

Finalmente, piden la creación de una Comisión de Seguimiento que vele porque se cumpla el petitorio.