Edición Cero

Iván Vera-Pinto Soto/Cientista Social, pedagogo, escritor y teatrista En esta misión autoimpuesta de hacer memoria de nuestro teatro, hoy dedicaremos estas líneas a una... El Teatro Viola Fénix

Iván Vera-Pinto Soto/Cientista Social, pedagogo, escritor y teatrista

En esta misión autoimpuesta de hacer memoria de nuestro teatro, hoy dedicaremos estas líneas a una entidad que nació en la década de los 90, y que sigue vigente en la escena iquiqueña. Nos referimos al Teatro Viola Fénix, fundado por Guillermo Ward, teatrista con dilatada trayectoria y fructífera trayectoria en esta manifestación artística.

Cabe expresar que esta nota es parte de una entrevista más extensa que hicimos el año 2015, en el marco de la publicación “Historia Social del Teatro en Iquique y la Pampa: 1900-2015” Aclarado aquello, dejemos que el mismo mentor nos cuente la historia de su institución.

“ Por cerca de 18 años (1974-1992) fui integrante fundador de la Compañía de Teatro TIUN-TENOR, anteriormente ya había iniciado mis pasos teatrales en la Agrupación Teatral Iquique dirigida por el profesor y actor Jaime Torres Lemus y Cecilia Millar (1967-1970), pero solo luego de perfeccionarme sistemáticamente recién me atreví a formar mi propia agrupación. Debía estar consolidado…Luego de hacer una segunda pasantía en Santiago, ahora de Dirección Teatral en el Magister de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, con el conocido director teatral Sr. Abel Carrizo. Así, en este contexto social, político y artístico nació la Compañía de Teatro Viola Fénix, cuyo nombre se debe en gratitud a su lugar de origen. Significa “Violeta renacidas de las cenizas”, “VIOLA” por la Escuela Artística Violeta Parra que nos facilitaba “La Buhardilla” espacio que consolidó nuestra identidad y “FÉNIX” en relación al Ave Fénix, ave mitológica que constantemente renace de las cenizas, como la escuela que renació del fuego.

Allí en “La Buhardilla” se realizó nuestro primer montaje público “Divina Comedia”, luego “Barco a Venus, “Crónicas de locura”, “Sutil encanto de mujer”, “Las Mellizas de Oro”, “Los marcianos llegaron ya”, “El Culebrón o La verdad en tiempos de cumbia”, “La Carpa Azul”, Viejas. Cabe mencionar que en forma paralela a nuestra acción y compromiso ideológico con la cultura regional, también funcionaban cumpliendo su labor de extensión otros docentes destacados de la Escuela Artística con sus propias agrupaciones, como lo fueron: La Compañía de Teatro TEA, con las actrices Sonia Castillo y Luisa Jorquera con el Teatro Infantil y el Conjunto Folclórico del Magisterio dirigido por los folcloristas Eduardo Carrión y Juana Maldonado, por nombrar solo algunos que aún permanecen en su labor cultural en la ciudad”.

Al preguntarle qué caracteriza a su colectivo, en cuanto a sus propuestas estéticas, temáticas y/o ideológicas, nos responde: “Hacemos un teatro integral, muy preocupado por lo visual. Sus temáticas son pertinentes a la zona, a la región. Contenidos trascendentales en cualquier cultura, que a pesar de tener raíces regionales, pueden desarrollarse muy bien en cualquier lugar del mundo. Temas como el amor, los derechos humanos, el respeto, la inclusión, la solidaridad, la amistad, la diversidad. Generalmente los fundamentos teóricos poseen una ideología humanista, positiva, de integración y de visualización de las minorías discriminadas: identidad sexual, capacidad intelectual, razones económicas, divergencias políticas, religiosas, etc.”

¿Qué autores, maestros y/o escuelas han influenciado en sus procesos creativos? Ward, señala: “Konstantin Stanislavski como maestro inicial y padre del “método”. Luego todas las variantes rupturistas que trascienden las posturas de maestros nacionales como Fernando González y la estética del Teatro Itinerante, Alfredo Castro con la postura ideológica del Teatro de la Memoria, Andrés Pérez, con el colorido de sus montajes y el teatro de comunidad, la mística y el respeto teatral aprendido con Guillermo Jorquera y la rutina disciplinaria enseñada por Jaime Torres.

En concordancia con los mayores aportes realizados por su equipo, nos explica: “Hemos hecho propuestas llamativas, novedosas y precursoras que aún no se veían a nivel local. Siempre en la vanguardia de forma y contenido, enfrentando cada montaje como una “clase” nueva a entregar a la comunidad. La dramaturgia con contenido social a nivel de teatro Infantil. La publicación, registro y sistematización en libros para rescatar y poner en valor la memoria de los personajes e instituciones teatrales y culturales de la ciudad (Willy Zegarra, Jaime Torres, los Paoletti, Guillermo Jorquera, Pedro Bravo-Elizondo, otros), con el fin que no se pierda la identidad y la historia local, logrando que todos estos libros estén en la Bibliotecas Públicas del país, varios de ellos con sitios web, para el acceso libre de toda la comunidad.

Como buen conocedor de la historia del teatro nortino de los últimos cinco decenios, nos detalla que las principales claves que caracterizan a los organismos teatrales son: el hecho de constituir ““teatros de director”. El 90 % de las obras estrenadas son creaciones propias, de los mismos directores. No hay montajes de autores clásicos, chilenos o extranjeros. Es un teatro regionalista, con contenidos propios, de acuerdo a los intereses particulares de sus directores. La otra característica es que no existen agrupaciones o compañías con elencos estables o integrantes permanentes, generalmente es el director que reúne o forma un equipo para un montaje específico, donde no son los actores los que se destacan si no sus líderes o directores, quienes además son dramaturgos. Los montajes son simples, minimalistas y de bajo costo, con elencos mínimos y duran lo que dura la retribución de un proyecto: ocho funciones.

La existencia de actores jóvenes interesados en profesionalizarse, todos egresados de Escuelas de Teatro o universidades que vuelven a la ciudad con propuestas “novedosas”, que subsisten con mucho esfuerzo, constancia, pero luego se dan cuenta de lo complejo y difícil que es trabajar en una ciudad donde no hay salas, espacios y un público que se repite y se tienen que ir nuevamente en busca de nuevos horizontes.”

Asimismo, se permite exponer algunos juicios sobre la situación actual, afirmando que al teatro iquiqueño “le sobran dramaturgos-directores y le faltan actores destacados, sin considerar los de exportación que ya han hecho carrera en la televisión en Santiago. Faltan montajes de autores tradicionales y clásicos que permitan parámetros de calidad tanto en actuación, como en puestas en escena. Faltan salas de teatro para exhibición y para ensayos, faltan montajes con grandes elencos, falta una cartelera semestral a priori con el fin de programar espacios. Falta consolidar un sitio web o página en diario local de carácter permanente y actualizado sólo con las programaciones teatrales, que visualice la actividad y sea un canal informativo para la comunidad. Faltan salas públicas y privadas habilitadas para diversos formatos”.

En la conversación le consultamos ¿por qué hace teatro en Iquique durante tanto tiempo? Nos confirma: “Hago teatro en Iquique, porque aquí nací, estudié, me formé, lo conozco, me gusta, me reconocen. Soy un referente de consecuencia, perseverancia e identidad, presente siempre con voz y voto. Porque el “arte teatral” me ha servido como un canal de expresión uniendo mis diversas competencias y habilidades en las distintas etapas de mi vida. Ha sido un arte aglutinador donde fluye la plástica, la literatura, el diseño, la magia, etc.

Mediante el teatro expreso mis sueños. Es mi capacidad lúdica la que me ha permitido transitar por mundos imaginarios y reales dándole color y voz. No es el teatro una necesidad imperiosa, es una satisfacción personal hacerlo bien y con recursos, para que así se plasme el sueño tal cual se ideó, sin mezquindades, ni rebajas. Razón por lo cual son importantes los apoyos de los concursos de fondos públicos (FONDART, FNDR, etc.). Si no los tengo –obsesión compulsiva y poderosa- no lo hago simplemente. No se archivan, no quedan en el tintero, ni hay urgencia de vida o muerte, ni frustraciones. Mientras tanto la idea va madurando, se mejora, hasta que en algún momento se concreta, teniéndolo ya todo muy claro. Pueden pasar 3, 4 años o más. Se da a luz, donde cada nacimiento debe ser mejor que el otro. Es una superación personal, nada más que eso, personal, lúdica e irrepetible.

Esta forma de concebir la creación es la energía que me mueve en todas los aspectos de mi ser, durará hasta que esté vivo… por eso lleva toda mi vida y ha durado tanto tiempo en éste Iquique en el que me auto cobijo. Empecé a los 15 años…” Y aún sigue comprometido con esta pasión de vida.

Finalmente, le interrogamos sobre los caminos y proyectos que visualiza en el futuro cercano. Al respecto, nos indica que  desea “continuar con el “Teatro de Inclusión” trabajando con jóvenes con Síndrome de Down en nuevos proyectos. Hacer mayormente conocido el “Teatro Espontáneo” con el Colectivo Zeta poniéndolo al servicio de la recuperación de la memoria de personas vulneradas en sus derechos fundamentales”.

Antecedentes generales de la agrupación:

Viola Fénix fue fundada  por Guillermo Ward el año 1991. Entre  1991- 1994, realiza talleres de formación teatral. 1995, primer montaje público: “La Divina Comedia, obra con cuerpos pintados”. El 27 de octubre 1997 se obtiene Personalidad Jurídica.

De los proyectos relevantes realizados, distinguimos: 1995, “Barco a Venus”. Investigación, creación y montaje de obra de teatro sobre la droga en el norte de Chile, financiada por el FONDART Nacional. En 1998, “La Carpa Azul”. Investigación, creación y montaje financiado por el FONDART Nacional sobre el teatro móvil pampino de comienzos del siglo 20. Seleccionada para representar al norte de Chile en dramaturgia al Primer Festival Nacional de Teatro de Regiones /obras originales, en Santiago (Teatro Universidad Católica y Teatro Universidad de Chile. El libro sobre “La Carpa Azul”, una experiencia teatral, financiado por el Fondo del Libro y la Lectura, declarado por la Secretaria Ministerial de Educación de Tarapacá como material de apoyo complementario para la asignatura de lenguaje a nivel de Educación Media. 2002, “Las Criadas” de Jean Genet, versión propia, financiada y seleccionada por los Fondos de Cultura de la Capital Americana de la Cultura año 2002, representando a la región en los Temporales Teatrales de Puerto Montt y Festival de la Lluvia en Valdivia. 2012, “Desiertos Imaginarios”, creación y montaje financiado por el FONDART Regional 2011.Montaje de integración teatral con actores de otras compañías locales (Akana Teatro y ex -TENOR), invitados especiales a los Temporales Teatrales de Puerto Montt. 2013, “El Aprendiz de Sonrisas”, obra de teatro inclusiva con jóvenes Down y actores profesionales. Creación y montaje financiado por el Fondo de Cultura del Gobierno Regional de Tarapacá más el libro homónimo que contiene imágenes, registro y sistematización del proceso de montaje y texto.

Algunos de sus actores y técnicos notorios: Félix Manzo Lucic, cofundador del equipo, técnico de sonido e iluminación y actor. Cynthia Lineros Alday, actriz importante en los primeros años y en los procesos creativos de la entidad.