Edición Cero

Adolfo Vargas Jofré/ Periodista (UCN) En la vecina comuna de Alto Hospicio, en el sector donde se ubican las industrias hay un lugar donde acopian... Oh…el azufre: Peligro permanente para humanos y animales

Adolfo_VargasAdolfo Vargas Jofré/ Periodista (UCN)

En la vecina comuna de Alto Hospicio, en el sector donde se ubican las industrias hay un lugar donde acopian azufre en polvo al aire libre, a sabiendas que es fácilmente transportable por  la más leve brisa. Ya son años que esto ocurre, sin que nadie se preocupe por las consecuencias de esta irregularidad que está a la vista de quienes transitan a diario por esa carretera.

De hecho, el azufre esta en el listado de las sustancias peligrosas a nivel mundial y a pesar que tiene uso para combatir algunas situaciones que afectan al ser humano, como el acné, los molestos hongos y otras afecciones a la piel; como también se usa para fabricar fertilizantes y combatir parásitos de las plantas, también es utilizado para fabricar pólvora, drogas, plásticos, blanqueadores, pinturas, jabones y otros productos.

Pero, aquí está la gravedad del asunto y urge que las autoridades pertinentes se preocupen, porque tiene graves efectos en la salud de las personas.

Provoca daños neurológicos y cambios del comportamiento, alteraciones en la circulación sanguínea, daños cardíacos y a los ojos, fallos en el sistema inmunitario, desordenes estomacales y gastrointestinales, daños al hígado y riñón, asfixia y embolia pulmonar. Y por supuesto que daños al medio ambiente.

Por ello que los protocolos internacionales señalan que su acopio debe ser en recintos cerrados, con ventilación por extracción, lejos del agua y la humedad.

Sin embargo, lo más peligroso son sus efectos crónicos a largo plazo: cáncer, alergias a la piel y pulmones, a la reproducción humana y animal.

Si usted estimado lector quiere saber más de lo peligroso que es el azufre, ingrese a la siguiente página en internet: Manual de sustancias químicas usadas en el procesamiento de producción de drogas.

Y la pregunta del millón: ¿Por dónde se desembarca el azufre que llega a Alto Hospicio y como se protegen a quienes trabajan en esas faenas?