Edición Cero

Duro revés para intendente Quezada: Deberá enviar carta de disculpas a periodista Nicolás Candel por actos discriminatorios y hostigamiento; además del pago de millonaria... Duro revés para intendente Quezada: Deberá enviar carta de disculpas a periodista Nicolás Candel por actos discriminatorios y hostigamiento; además del pago de millonaria suma

Duro revés para intendente Quezada: Deberá enviar carta de disculpas a periodista Nicolás Candel por actos discriminatorios y hostigamiento; además del pago de millonaria suma

Anyelina Rojas Valdés.- Después de varios meses de tramitación de la demanda laboral presentada por el periodista Nicolás Candel Pozo, por Tutela de Derechos Fundamentales, contra el Gobierno Regional de Tarapacá, representado por el Intendente Miguel Ángel Quezada, el  Juzgado de Letras del Trabajo, con fecha 8 de marzo del presente año, emitió sentencia, donde ordena a la autoridad a enviar una misiva al profesional, cónyuge e hijas, para pedir disculpas, además de proceder al pago de más de  $23 millones de pesos  por concepto de indemnización correspondiente a 11 remuneraciones y de cerca de $16 millones por lucro cesante, por el periodo que va desde el 15 de mayo, cuando fue desvinculado, hasta el 31 de diciembre cuando expiró la contrata.

Vale destacar que el periodista, en ningún caso pidió ser reintegrado a sus funciones, pese que a su favor cuenta que, al tener más de 3 renovaciones, pasa a ser funcionario de legítima confianza. Indica la sentencia que: “En consecuencia y de conformidad a lo señalado, por el Dictamen Nº6400 de la Contraloría General de la República, al trabajador le asistía la legítima confianza de continuar en el cargo, puesto que, se le habían realizado sucesivas renovaciones a su contrata”.

El periodista Candel, lo que pretendía, no es volver a trabajar en el GORE, sino que se reparara su honra y el daño ocasionado por constantes hostigamiento y por haber sido sometido a situaciones denigratoria, dentro de su entorno laboral, y que se le cancelara lo adeudado producto de la irregular situación, según se explica en la demanda.

Por ello, que lo que más sentido cobra en esta sentencia es que se ordene al “Sr. Intendente don Miguel Ángel Quezada Torres, remita por escrito excusas por los hechos vulneratorios padecidos por el demandante, debiendo cursar carta al actor y a su familia (cónyuge e hijas)”, como se señala textualmente el fallo.

LOS HECHOS

El periodista Nicolás Candell Pozo, fue contratado a partir del 13 de octubre de 2015, por el Gobierno Regional, durante la gestión de la ex Intendenta Claudia Rojas, cumpliendo roles en la Dirección de Comunicaciones del GORE, bajo la modalidad de honorarios, pero a los 2 meses, pasó a ser contratado bajo la modalidad de “contrata”, grado 9 E.U.R. del estamento profesional, según indica la demanda.  Dicha contratación se fue renovando y con una remuneración de un poco más de $ 2 millones de pesos, cifra que consideró la sentencia, más el bono trimestral que reciben los funcionarios públicos, por cumplimiento de metas.

Respecto de las funciones que cumplía el periodista Nicolás Candel Pozo, señala el documento: “…dicen relación con dar cobertura de medios a las actividades comunicacionales de las autoridades del Gobierno Regional, producción de notas de presa, videos, publicaciones en plataformas digitales oficiales, relacionamiento con medios de comunicación local y nacional, entre otras labores”.

Se indica que cumplió las funciones a cabalidad, que un fue objeto de procesos sumariales, ni de anotaciones de demérito.

Al asumir al actual gobierno y habiendo tomado posesión del cargo de Intendente Regional, Miguel Ángel Quezada, el periodista comenzó a sufrir una serie de situaciones que con el paso del tiempo, le ocasionaron una enfermedad profesional, pese que se le informó que seguiría en funciones en otra División del GORE puesto, que “había trabajado en la otra administración”. Junto con ello se le autorizó el feriado legal.

Al reintegrarse se le dieron sólo tareas en forma verbal y luego, no recibió más instrucciones, quedando de brazos cruzados. “…a poco andar la jefa de división, señora Grace Greeven Frank, le informa a mi representado, que había sido advertida por el señor Intendente, que no podía recibir más asignaciones laborales”.

Y de ahí para adelante la situación se puso complicada para el periodista Candel, porque su trabajo, asignado a un proyecto de  restauración de fachadas del Paseo Baquedano, ya que el intendente Quezada  prohibió que le asignaran tareas; incluso, que saludara a los CORES, según le señaló la misma Sra. Greeven: “…el Intendente me pidió que te dijera que no quería verte en reuniones con empresas ni saludando a los consejeros regionales”.

Como no podía realizar el trabajo asignado formalmente, le dieron otras tareas. “como una forma de hostigamiento, se instruyó que en algunas actividades fuera designado como conductor para cometidos que realizarían otros compañeros de trabajo, como se podrá apreciar SS en correos electrónicos que incorporaremos en la etapa procesal pertinente”.

Toda esta situación le provocó una enfermedad profesional como consta en la demanda, y que fuera acreditado por la Superintendencia de Seguridad Social y que lo  llevó a presentar licencias médicas. Sin embargo, su estado de salud también fue cuestionado y tuvo un trato desigual, discriminatorio y vejatorio como trabajador.

La Sentencia fue dictada por Marcela Mabel Díaz Méndez, juez titular de Juzgado de Letras del Trabajo de Iquique, con fecha 8 de marzo de 2019.