Edición Cero

El presidente de la Cámara de Comercio de Iquique, Rafael Montes, valor que se presentará dos indicaciones a la nueva Ley de Casinos, para... Cámara de Comercio valora eliminación de tragamonedas que se ubican fuera de los Casinos

rafael montes 2El presidente de la Cámara de Comercio de Iquique, Rafael Montes, valor que se presentará dos indicaciones a la nueva Ley de Casinos, para facilitar la eliminación de las maquinas tragamonedas. “Es altamente valorable que ahora el Ejecutivo haya definido el camino opuesto, optando por erradicar completamente esta actividad, al comprometerse a eliminar las tragamonedas que operan fuera de los casinos legalmente habilitados”, dijo el dirigente gremial.

Añadió que, de acuerdo a un proceso de recopilación de antecedentes -tanto a nivel internacional como nacional-, se optó por echar pie atrás a la medida anunciada y centrarse en hacer cumplir la ley vigente, que prohíbe específicamente la operación de máquinas de azar fuera de los casinos establecidos.

Agregó que ahora, la coordinación para eliminar aquellos aparatos fuera de los casinos, y que no sean de destreza, estará en el Ministerio del Interior y, particularmente, en la Subsecretaría de Prevención del Delito. “Mi posición coincide con la del Ministerio del Interior que es muy clara en cuanto a que esto produce daños. Por lo tanto, es muy buena la decisión de hacer cumplir la ley”, detalló.

Según cifras oficiales, actualmente funcionan cerca de 200 mil tragamonedas de barrio, veinte veces más que las máquinas operadas por los casinos. Incluso, uno de los gremios que agrupan a este sector (Fiden), estima que hay 700 mil máquinas operando en el país.

“Lo más grave de los tragamonedas son los efectos nocivos aparejados a esta actividad no sólo se traducen la ludopatía que puede afectar a las personas. Si bien las tragamonedas son los que más la favorecen, también se ve que aumentan los delitos en torno a estos negocios, donde participan menores, se vende alcohol y hay una mayor violencia, entre otros aspectos”, señaló.

El negocio de las tragamonedas de barrio ha tenido, además, externalidades negativas, desplazando a comercios tradicionales (de alimentos, por ejemplo), dado que estos productos pagan todos los impuestos para poder venderse.

Adicionalmente, a diferencia de las tragamonedas de barrio, los casinos tienen una serie de barreras o regulaciones que los hacen distintos. Primero, porque no pueden jugar en ellos personas menores a los 18 años y, segundo, porque también existe un porcentaje garantizado mínimo de devolución de las apuestas de las personas (que está fijado en torno al 85%), cifra que puede ser incluso mayor según las determinaciones del operador.

INDICACIONES

Para enfrentar de manera más agresiva este negocio, la subsecretaría enviará dos indicaciones para ser incorporadas en la nueva Ley de Casinos.

La primera de ellas dice relación con que no se permita ninguna máquina que entregue dinero en efectivo u objetos que sean canjeables en dinero. Los operadores de estos aparatos se han amparado en la complejidad que implica acreditar si una máquina es de azar o de destreza, enfatizando que son del segundo tipo, para poder operar. Ahora, con esta incorporación en la ley se acota más el espectro.

La segunda indicación implica que toda máquina que quiera operar en el país tendrá que contar con un sello de la Superintendencia de Casinos que acredite que es de destreza y no de azar. “Esto hará el trabajo más fácil para la entidad fiscalizadora”, concluyó.

Los comentarios están cerrados.