Edición Cero

La Mansa Guman/ Por Kena Lorenzini.-  Tras los resultados de las primarias, ¿cómo queda la DC frente a este llamado bloque de izquierda? Porque... Ximena Rincón, Senadora DC: “Ignacio Walker tiene que se capaz de escuchar, y ver, y sentir lo que pasó”

XRILa Mansa Guman/ Por Kena Lorenzini.-  Tras los resultados de las primarias, ¿cómo queda la DC frente a este llamado bloque de izquierda? Porque es a lo menos curioso el triunfalismo de Ignacio Walker, que es bien poco entendible.

La falta de análisis, de autocrítica, de reflexión a esta altura se nota de forma escandalosa, por decirlo de una manera clara. Y a mí me preocupa, porque estamos hablando de un partido político que no es cualquier partido político. La última elección municipal, previa a ésta, que quedamos como el principal partido político del país. Y este resultado no ha sido bueno. Si uno mira el último debate presidencial de la Nueva Mayoría, Claudio Orrego reconoce frente a todo el país que es muy difícil que le gane a Michelle Bachelet. Por lo tanto, no eran una derrota los 13 puntos. Era absolutamente posible y estaba dentro de lo esperable. ¿Por qué? Porque nadie puede decir que la votación que sacó Michelle Bachelet sea la votación de la izquierda de Chile. No. Es la votación de Michelle Bachelet. De un fenómeno de liderazgo, de un fenómeno de popularidad, de un fenómeno que de verdad cuesta explicarse. Ella es superior a cualquier resultado normal de partido político en nuestro país. La gente fue a votar sola. Si tú miras lo que fue la campaña gráfica del país, los carteles de Michelle Bachelet…

 Fueron pocos…

Muy pocos, salvo los candidatos PS-PPD en sus distritos y circunscripciones. Por lo tanto, ese no era tema. El tema donde no hay análisis, y no hay autocrítica y hay falta de reflexión, y eso me parece escandaloso, es lo que nos pasó en este tercer lugar. Y ahí hay afirmaciones que no son menores, que dicen que Claudio Orrego era social-cristiano en un país que se ha ido descritianizando. Y que Andrés Velasco es el candidato más puramente liberal en un país que moralmente se ha ido liberalizando. Que Longueira y Allamand claramente eran representantes de la derecha sin matices, y donde lo que primó al final fue la maquinaria para ganarle uno a otro. Entonces, el mensaje, el discurso, el foco que pusieron Claudio Orrego, el comando, y la presidencia del Partido Demócrata Cristiano en esta campaña estaba absolutamente desalineado, desajustado, desacoplado de la realidad. Y ello reafirma que el discurso que yo tenía era mucho más propio de la Democracia Cristiana.

“Yo se lo dije a Ignacio el otro día. El PC no es responsable de la inequidad y la desigualdad que se ha instalado en Chile. El PC no es responsable, como en el Maule Sur, que yo represento, de que no exista infraestructura hospitalaria digna, o infraestructura caminera, de que no tengamos empleo de calidad y oportunidad, de que no tengamos una educación superior como corresponde. Somos responsables de todo eso, somos responsables”.

-¿Tu candidatura hubiese sido mejor?

-No implica que yo hubiese ganado. Nuestro discurso tenía más sentido. Este análisis lo hizo Patricio Fernández en The Clinic, en “Es coja mi reina es coja”, y yo creo que es bastante acertado.

Entonces a claras luces se ve como un fracaso, por ejemplo, la campaña “Yo creo en Dios” y que hizo oposición permanente a las libertades personales, como el aborto terapéutico.

Una segunda reflexión en torno a eso. Me da mucha pena, lo dije, y salió publicado en Las Últimas Noticias: lamentablemente este foco tan excesivamente conservador en los temas valórico-culturales borran absolutamente todos los otros mensajes y contenidos de Claudio. Eso me da mucha pena, porque creo que Claudio logró finalmente virar en su discurso en lo económico-social, recogiendo mucho los planteamientos que nosotros habíamos hecho. La Democracia Cristiana es claramente muy distinta a lo que se instaló en la gráfica, o en el mensaje que quedó al final reflejado en este sketch cómico de Kramer.

-¿Orrego tuvo apoyo en el partido?

La votación que sacó, es una votación dura, de la militancia más el mundo más cercano a esa militancia. Pero creo que falló la estrategia comunicacional, de contenido, y también la estrategia del punto de vista de la campaña. Y ahí, obviamente tiene que haber una autocrítica. En Estados Unidos, cuando ocurren situaciones de crisis, se hace un ejercicio que se llama Lecciones Aprendidas, para poder evaluar lo que ha ocurrido y no cometer los mismos errores hacia adelante. Yo creo que es obligación de un partido político hacer este ejercicio.

“Hoy día Soledad Alvear y Ximena Rincón estamos absolutamente fuera de las decisiones de las candidaturas en el partido. Hoy día está negociando un comando absolutamente de hombres, absolutamente de hombres. Y las candidatas que llevamos al parlamento, que ya están clarísimas y que ya van a salir, se han ganado un espacio y están ahí porque sería impresentable que no estuvieran. Son Yasna Provoste y Carolina Goic”.

-¿A ti te habrían apoyado igual?

No lo sé. Yo creo que hacer esa reflexión es muy complejo. Probablemente me pudo haber pasado lo mismo. No lo sé. Pero tiene que ver en cómo uno hace también las campañas. Yo creo que tenemos que hacer el ejercicio de autocrítica, de autoanálisis.

-¿Y los parlamentarios DC apoyaron a Orrego?

Soy senadora de la República, el resultado, es mi circunscripción, no es muy distinto al del resto del país, con un hecho muy notorio: en la circunscripción del Maule Sur, 70% votó por mí, 30% por Claudio. Y la verdad es que dimos absolutamente vuelta la elección. Si tú revisas eso, es una tendencia en todo el país. Por lo tanto, creo que es muy injusto acusar a alguien de haber sido traidor, de ningunear, como algunos están poniendo en las redes sociales. La verdad es que si la tónica va a ser esa, tendríamos que poner a todos los camaradas de traidores y desleales, porque el resultado fue bastante parecido. Fue Chahin el que ha sido particularmente duro con el resultado. Tendría que ir a dar explicaciones por el resultado en su distrito.

 “Los jóvenes votaron por Gómez en forma mayoritaria”

-Las personas que piensan como tú dentro del partido, que están a favor de las libertades personales, ¿van a influir más? ¿Crees que se les abren más espacios?

Las cosas se hacen inmediatamente o no se hacen. Hay gestos que se tenían que hacer inmediatamente y no se hicieron. Pero hay reflexiones que se tienen que hacer y no es éste el minuto. Tenemos que enfrentar, en un tiempo muy breve, una campaña parlamentaria. Además, obviamente, de acompañar y respaldar la campaña triunfadora presidencial. Y por lo tanto vamos a tener que hacer este debate respecto del discurso, el contenido, en profundidad, más adelante. Pero sí tendremos que reorientar y revisar la estrategia comunicacional para la parlamentaria.

– ¿Se puede, con un Ignacio Walker a la cabeza?

En la reunión de bancada de diputados y senadores lo expresamos claramente. Esto tiene que hacerse y hay conciencia total y compartida de que debe hacerse.

-Orrego se presentó como una carta nueva. ¿Tú crees que sirven este tipo de cartas nuevas con mensajes viejos, tan conservadores?

No, claramente no sirve. Yo creo que el país cambió. Mis hijos no hacían sintonía con el discurso de Claudio.

Los jóvenes pasaron de la protesta al compromiso ciudadano y votaron por Gómez en forma mayoritaria. Eso yo creo que eso es un hecho bien notable y un análisis que también hay que hacer. Yo creo que hay que hacerles un reconocimiento a esos jóvenes. El ser capaces de protestar, pero además ser capaz desde el compromiso cívico-ciudadano es un hecho es menor. Y fíjate que no se ha hecho el análisis respecto de lo que fue el fenómeno Gómez”.

 

-¿Y tus hijos son DC?

No.

-¿Y quién le llamaba la atención a los jóvenes, crees tú?

Me encantaría que pudiéramos hacer el análisis de la población votante en esta elección. Los jóvenes se tomaron las calles, se manifestaron, se expresaron durante los dos últimos años. Pero los jóvenes pasaron de la protesta al compromiso ciudadano y votaron por Gómez en forma mayoritaria. Eso yo creo que eso es un hecho bien notable y un análisis que también hay que hacer. Yo creo que hay que hacerles un reconocimiento a esos jóvenes. El ser capaces de protestar, pero además ser capaz desde el compromiso cívico-ciudadano es un hecho es menor. Y fíjate que no se ha hecho el análisis respecto de lo que fue el fenómeno Gómez.

-Cuando Ignacio Walker y otros, en representación del partido, le entregaron a Michelle Bachelet un documento de programa, ella dijo una frase que es bien importante: “La que decide el programa es la candidata, y esa soy yo”. ¿Cómo ves el futuro de la DC en un gobierno de Bachelet?

Lo que Ignacio Walker le entregó a la presidenta Bachelet es un documento más de discusión y de análisis. Es un documento más. Punto. Y yo creo que uno tiene que ser muy cuidadoso en estas cosas. Creo que en lo programático la Democracia Cristiana tiene que estar, obviamente, porque vamos a construir el programa para que el país crezca, yo espero que no en cuatro años, sino que al menos en doce, para que tenga sentido gobernar. Sin lugar a duda la que define el programa de los próximos cuatro años, es la presidenta Bachelet. Y en ese sentido, no entender aquello es no entender nada de lo que pasó el domingo 30. Y Ignacio Walker tiene que ser capaz de escuchar, y ver, y sentir, lo que pasó. Si no es capaz de hacer eso, la verdad es que en mis parlamentarias, el partido puede no representarme. Y necesitamos un parlamento fuerte que acompañe la presidencia de la República para las transformaciones que el país demanda. Y en ese sentido la DC es fundamental.

¿Pero perdió muñeca o no perdió muñeca al no obtener el segundo lugar?

Pierde muñeca en la medida que sigue siendo tozuda desde la dirección del partido.

 “El Muro de Berlín se vino abajo hace rato”

Y cómo ves a la DC en un futuro gobierno de Michelle Bachelet?

Dependerá mucho de lo que pase en la conformación del comando, en las parlamentarias, en el discurso, en muchas cosas que tienen que definirse. Y para eso es necesario que Ignacio Walker sienta que el país es otro, distinto al que él cree que es.

uando el PC se pone a disposición de apoyar a Bachelet, no le pone ninguna condición. ¿Tú crees que debería estar presente en un futuro gobierno de Bachelet, de la Nueva Mayoría?

Ya lo dijo don Patricio Aylwin hace rato, y yo lo creo absolutamente: En la medida que el PC comparta el gobierno que se va a conformar y los lineamientos que se van a instalar en este gobierno, la verdad que el país cambió, el mundo cambió.

“La foto de Chile es preciosa. Pero es como la foto del Google Maps: cuando te empiezas a acercar se empieza a ver la miseria. Entonces, yo digo, bueno, cuándo nos sentamos a conversar de verdad. Cuándo le planteamos al presidente de la compañía de globitos, para no personalizar, vaya a ver lo que gana su su obrero, el trabajador más básico que usted tiene”.

 –O sea, tú no eres de los más macartistas.

No se comen a las guaguas y el muro de Berlín, de verdad, se vino abajo hace rato.

-O sea, tú no eres anticomunista… que en tú partido los hay.

Yo se lo dije a Ignacio el otro día. El PC no es responsable de la inequidad y la desigualdad que se ha instalado en Chile. El PC no es responsable, como en el Maule Sur, que yo represento, de que no exista infraestructura hospitalaria digna, o infraestructura caminera, de que no tengamos empleo de calidad y oportunidad, de que no tengamos una educación superior como corresponde. Somos responsables de todo eso, somos responsables.

Hay un exitismo de parte de la Concertación, me parece, más que de la Nueva Mayoría, por el porcentaje de votos de Michelle Bachelet.

No es para menos, no. Yo creo que cualquiera que hubiese sacado ese porcentaje de votación, tendría una cierta dosis de exitismo. Pero mientras no se vaya a la cabeza, y no produzca apunamiento, creo que está bien.

La derecha lo atribuye a que fue toda la Concertación a votar.

Quiere decir que son una tropa de ineficientes que no fueron capaz de movilizar a su militancia de derecha. Me parece que es un análisis absolutamente mezquino, ciego, chato, de verdad miope. Si ése es su análisis, van a perder en noviembre.

 “Anticipé el triunfo de Longueira versus Allamand”

-Nadie esperó que ganaría Pablo Longueira.

Yo dije que iba a ganar Longueira. Se lo dije a un montón de mis colegas de derecha.

Y por qué lo creías?

Por el despliegue territorial que tienen ellos, estructuralmente. Se lo dije a varios colegas de RN. Se lo dije a Hernán Larraín. Se lo dije a varios. Yo anticipé el triunfo de Longueira versus Allamand, pese al cariño y el respaldo que tenía Allamand en la ciudadanía. La cantidad de recursos, de plata, que tenía Longueira… Y también era evidente, lo dijo Claudio, que era muy difícil ganarle a Michelle Bachelet. Creo que nos sorprendieron y me sorprendieron dos cosas, como a muchos en la Democracia Cristiana, y en general, en el país: la cantidad de gente que votó, algo que todavía me impacta.

-¿Y a qué lo atribuyen?

A tres cosas. Uno, a que efectivamente se instaló esta demanda de participación, de primarias, de decisión ciudadana. Creo que se instaló para quedarse y me siento partícipe de aquello. A pesar de que algunos de mis amigos me digan que me equivoqué, que no debimos haberlo hecho, yo creo que fue bueno, un buen ejercicio. Segundo: la candidata del pacto de la Nueva Mayoría. Creo que el candidato nuestro, de la Democracia Cristiana, el candidato de los radicales, el candidato independiente, hicieron posible un debate, la exposición y la participación. Sin ellos no habría primarias. Y tercero: la tremenda decepción y frustración que hay de hombres y mujeres del gobierno de la derecha. La gente quiere que se vaya, quiere que se vaya. Hoy cuesta encontrar a alguien que haya votado por Sebastián Piñera.

 Lo que Ignacio Walker le entregó a la presidenta Bachelet es un documento más de discusión y de análisis. Es un documento más. Punto. Y yo creo que uno tiene que ser muy cuidadoso en estas cosas. Creo que en lo programático la Democracia Cristiana tiene que estar, obviamente, porque vamos a construir el programa para que el país crezca, yo espero que no en cuatro años, sino que al menos en doce, para que tenga sentido gobernar”.

“El pito no es mi tema”

-Tú fuiste a ver a Manuel Lagos. ¿Por qué, qué opinas de la Ley 20.000?

Fui porque tengo un vínculo con Sergio Lagos, lo conozco. Me pareció que es un tema que tenemos que abordar. Yo no tengo posición en este tema. Me pareció interesante escuchar a la Paula Vial, esta abogada defensora de Manuel. Quería escuchar a Manuel. No me arrepiento de haber ido, a pesar de que en nuestro país, lamentablemente, los motes son refáciles, la senadora marihuanera, como me dicen por ahí. No he fumado, el pito no es mi tema, yo no fumo.

-¿Nunca has fumado?

La probé una vez… pero la verdad es que no, no, nada.

-Te la pierdes.

Es que no, de verdad, es como el cigarro, me atoré, yo no fumo. A lo mejor es porque no sé fumar. Pero no me interesa. Y ojalá mis hijos tampoco fumen.

-¿Por qué? ¿Tú crees eso de que van a seguir a otras drogas?

No, para nada. Porque, porque creo que uno puede vivir la vida sin fumarse un pito, ¿entiendes?

“Yo no tengo posición en este tema. Me pareció interesante escuchar a la Paula Vial, esta abogada defensora de Manuel (Lagos). Quería escuchar a Manuel. No me arrepiento de haber ido, a pesar de que en nuestro país, lamentablemente, los motes son refáciles, la senadora marihuanera, como me dicen por ahí. No he fumado, el pito no es mi tema, yo no fumo”.

-¿Y sin tomar un copete?

Y también puedes vivir la vida sin tomar copete. ¿Ya? No te pasa nada si no lo tomas. Y que los que sienten placer tomarlo, que lo disfruten. Los que sientan placer en fumarse un pito, que lo fumen, No estoy condenando. Yo digo que si puedes evitartelo, evítatelo. Pero no tengo prejuicios ni sanciones por el que lo hace. Yo de hecho iba a regiones, siempre a Los Ángeles, al sur, donde vivía mi abuela. Mi abuela es de San Javier. Se casó con mi abuelo en Talca y se fueron a vivir a Los Ángeles. Y allá estaban mis primos. Y muchos de mis amigos, de mis primos, fumaban marihuana. Y todavía me acuerdo, me causa mucha risa, porque el pito pasaba, estabamos mi prima y yo, el pito pasaba de un lado a otro, sin ofrecernos a nosotras. Éramos como las niñitas que deben cuidar. Te cuento esto, porque es como curioso. O sea, nunca fumé. Sí le robábamos los puchos a mi tío, el hermano menor de mi mamá, de la pieza de la casa de mi abuela. Hasta que mi abuelita nos pilló y nos sacó la cresta. Y nunca más fumé. Pero fue por eso, me interesaba conocer el tema. Me he metido a leer los streaming, con especialistas de uno y otro lado. Voy a hacer un segundo debate. Yo creo que tenemos que abordar la Ley 20.000. Yo creo que tenemos que irnos en algún sentido. No la podemos dejar como está. Yo creo que es el peor de los monstruos. Y eso, además, les va a clarificar lo difícil que puede ser la labor de los jueces. Y esta cosa ambigua que da para que Manuel todavía esté preso.

-¿Qué opinas de larticipación de las mujeres?

Creo que el tema de la falta de nombres de mujeres en los cargos, en los puestos, en las ternas, en las quinas, es de verdad impresionante, habiendo tanta mujer espectacular, desde el curriculum, hasta sus demostraciones, habilidades.

-¿Y qué pasa que los partidos…?

No existimos.

No existen y pesan menos que un paquete de cabritas.

Si no hay una mujer en la cúpula que proponga a una mujer, no existimos.

-¿Y Soledad Alvear, en ese sentido, tiene algún tipo de influencia para…?

Hoy día Soledad Alvear y Ximena Rincón estamos absolutamente fuera de las decisiones de las candidaturas en el partido.

-¿O sea, no hay ninguna mujer que esté…?

Hoy día no. Hoy día está negociando un comando absolutamente de hombres, absolutamente de hombres. Y las candidatas que llevamos al parlamento, que ya están clarísimas y que ya van a salir, se han ganado un espacio y están ahí porque sería impresentable que no estuvieran. Son Yasna Provoste y Carolina Goic.

 –¿Tú qué esperas para ti en el futuro gobierno que probablemente sea de Bachelet?

Podrías haber dicho: qué esperas para ti. Intento ser feliz.

-Bueno, uno de los grandes temas en discusión es el PIB de la felicidad.

Tiene que ser.

-¿Por qué?

Porque tenemos que hacer un ajuste. Lo pensaba a raíz de estas dos cosas. Tenemos que enfrentar el tema del sueldo mínimo y tenemos que enfrentar el tema isapres. El 16% de la población está en isapre, el resto en el sistema público. Si nosotros no hacemos algo, yo creo que estamos enfrentados a una situación muy compleja como país. Porque Muhammad Yunus lo dice en su libro Un mundo sin pobrezas, ¿no? los pobres no tienen derechos humanos. Y no tienen derechos humanos porque no califican para el crédito y por tanto no pueden estar en supervisión. Si nosotros no enfrentamos el tema del desarrollo desde una dimensión humana, donde obviamente midas la satisfacción de tu vida y de tu felicidad, la verdad es que es bien complejo. Porque, en términos monetarios, una persona que gana $207.000, cómo enfrenta el día a día… con un hijo, tú y yo sabemos que eso es imposible.

 -Respecto del sueldo mínimo, ¿qué se siente cuando, finalmente, tienes que aprobar un sueldo mínimo, que aunque sea el de $ 250.000 que propone la CUT, una sabe que es miserable?

Tienes que cambiar el esquema de discusión. Y el esquema de discusión requiere que entremos en un esquema como el que España lo tuvo, yo creo que mantiene, que es el Consejo Económico y Social, donde están empleadores y trabajadores juntos y el Estado es un mero agente, casi tutelar. Pero tú tienes que ver el desarrollo integral de la economía del país y cómo van ganando todos. Chile, además, es un país muy complejo, porque es un país muy concentrador, inequitativamente. Entonces, claro, la foto de Chile es preciosa. Pero es como la foto del Google Maps: cuando te empiezas a acercar se empieza a ver la miseria. Entonces, yo digo, bueno, cuándo nos sentamos a conversar de verdad. Cuándo le planteamos al presidente de la compañía de globitos, para no personalizar, vaya a ver lo que gana su su obrero, el trabajador más básico que usted tiene.

Los comentarios están cerrados.