Edición Cero

Mauro Zarricueta Rojas, Sociólogo Nuestra actual constitución política data de 1980, es decir se construyó bajo una dictadura cívica-militar por lo que desde su... Yo apruebo

Mauro Zarricueta Rojas, Sociólogo

Nuestra actual constitución política data de 1980, es decir se construyó bajo una dictadura cívica-militar por lo que desde su génesis se encuentra en cuestionamiento; con ausencia total de un espacio democrático. Para dar cuenta de esta situación relataremos una seria de acontecimientos ocurridos en 1980.

Un hecho que cabe mencionar fue lo sucedido un 14 de marzo de 1980 cuando fueron dinamitados los Hornos de Lonquén; esto luego de que fueran hallados restos humanos que pertenecían a campesinos detenidos en 1973 y que fueron asesinados por CARABINEROS DE CHLE. Entendemos que este demencial hecho fue una estrategia para borrar la historia y evitar la construcción de una memoria colectiva en torno a estos acontecimientos.

Ese mismo año y dentro de la política de grandes privatizaciones, donde se verían beneficiados personeros de un perfil político derechista y empresarios, aparece en la escena nacional José Piñera, que, durante el mes de noviembre impulsó un nuevo modelo para la administración de pensiones y ahorros de chilenos y chilenas, a través del Decreto de Ley 3.500, llamado Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP’s), la que quedaron, obviamente y en coherencia con el régimen de inspiración a ultranza neoliberal, en manos privadas bajo una lógica de capitalización individual. La situación continuaría en marzo de 1981 con la implementación de las ISAPRES, también en manos privadas.

Al analizar el contexto en que surge la actual constitución (que de “nuestra” no tiene nada) encontramos: fue desarrollada con un DICTADOR a la cabeza; en su desarrollo se siguieron cometiendo crímenes de lesa humanidad por parte de agentes del Estado; se entregaban los ahorros de chilenos y chilenas a empresarios afines a la dictadura; y algo que muchas veces se pasa por alto es que la nueva constitución hace que el DICTADOR Pinochet dejara la Junta Militar y asumiera su mandato Presidencial, es decir, esta constitución validó a un DICTADOR como Presidente de Chile.

Lo anteriormente expuesto es un plano muy somero y general respecto al contexto en que se construyó la actual constitución, que a pesar de sus diversas reforma,s no debemos olvidar que fue redactada durante la dictadura cívico-militar y que posteriormente fue validada en un Plebiscito que no contó con las garantías de transparencia que un proceso de tal importancia requiere. Dentro de los cuestionamientos que han surgido hacia el modelo chileno (el cual se presentaba como un oasis en América Latina sólo días antes del 18 de octubre) en dimensiones como salud, educación, seguridad social, etc., encontramos un fuerte cuestionamiento a la Constitución Política de 1980; esto emanado desde las bases ha desencadenado un Plebiscito donde chilenas y chilenos decidiremos si queremos o no una nueva constitución.

Por esto y mucho más, YO APRUEBO el fin de la transición a la democracia.