Edición Cero

Camila Castillo Guerrero, Directora Regional ABOFEM Tarapacá. El día miércoles 15 de enero, se logró un avance importante en materia de diversidad sexual. Por primera vez... Matrimonio igualitario

Camila Castillo Guerrero, Directora Regional ABOFEM Tarapacá.

El día miércoles 15 de enero, se logró un avance importante en materia de diversidad sexual. Por primera vez en nuestro país, se aprobó la idea de legislar sobre el Matrimonio Igualitario, aún queda mucho que avanzar, pero sin duda que es una buena noticia para un Chile que demanda más igualdad y justicia.

Como asociación de abogadas feministas trabajamos por incorporar una perspectiva de género en el Derecho, el que ha sido elaborado sin nosotras, que aún mantiene mandatos legales que discriminan a las mujeres, especialmente a las lesbianas, trans, bi y en general a quienes son parte de la comunidad LGBTIQ+.

Ante esto, y en un día en que muchas y muchos demostramos alegría ante el voto de mayoría del Senado, lamentable considero la intervención de la única Senadora mujer que representa a la región de Tarapacá, la que en una defensa cargada de argumentos subjetivos y morales votó en contra de que las personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio.

Recordarle a la Senadora Luz Ebensperguer que este proyecto de ley es una obligación del Estado, ya que obedece al compromiso asumido por Chile ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el Acuerdo de Solución Amistosa al que arribó con la organización MOVILH en el año 2015. Por lo que en esta tramitación no debieran primar las convicciones personales sino que el cumplimiento que debe hacer el país de las obligaciones originadas por los tratados internacionales que ha ratificado y principalmente en la contienda que terminó con el acuerdo ya señalado, que es concordante con otras sentencias que afectan al país en materia de derechos humanos de la diversidad sexual, como lo fue el reconocido caso de la Jueza Karen Atala, y que en definitiva, solo buscan que en este país dejemos de existir ciudadanos de primera y de segunda categoría.