Edición Cero

Por el delito de homicidio simple fue condenada la acusada Daniela Quiltapay Vivanco a la pena efectiva de 5 años y un día de... En víspera navideña condenan a 5 años y un día de presidio a mujer que dio muerte a su pareja, en contexto de violencia. Abogadas feministas no están conformes con la pena

Por el delito de homicidio simple fue condenada la acusada Daniela Quiltapay Vivanco a la pena efectiva de 5 años y un día de presidio, luego que la Fiscalía de Alto Hospicio presentara numerosa prueba testimonial y pericial en el juicio oral, y el tribunal resolviera que era culpable de la muerte de quien era su pareja Fernando Olivares Santos.

De inmediato reaccionaron las abogas feministas, ABOFEM, a través de su Presidenta Camila Castillo, quien señaló que le parece que en todo el proceso no hubo perspectiva de género. Incluso, se consideraron aspectos como que no era una buena mujer, porque no le lavaba o planchaba las camisas a su pareja, como declaró un testigo.

Añadió Camila Castillo que como ABOFEM estarán atentas esperando el fallo definitivo (que debe redactarse) “para saber con precisión cuales son los motivos que tuvieron los jueces a la vista para llegar a esta decisión”.  También están atentas a la estrategia que utilizará la defensa, especialmente porque en lo práctico, Daniela podría tener una condena mixta.

“Invitaos a la justicia que pueda tener una perspectiva de género no sólo en sus fallos, en general en el proceso. En este proceso de Daniela vimos cómo se seguían reproduciendo los estereotipos de género, y cómo intentaron culparlo a través de unos testigos, porque no lavab , no planchaba la camisa a quien en este caso es la víctima”

FISCALÍA

El reporte de prensa de la Fiscalía señala que si bien la fiscal jefe Virginia Aravena la había acusado por el delito de parricidio, los magistrados estimaron que no se había acreditado la convivencia, sino que se trataba de una relación esporádica, sin un plan definitivo común.

De acuerdo a lo probado en el juicio, el día 13 de octubre del año pasado, cerca de las 09:00 horas, la víctima estaba en un domicilio ubicado en calle Alfonsina Storni de Alto Hospicio, junto a su pareja sentimental, la acusada Daniella Quiltapay, estando ambos bajo los efectos del alcohol, cuando Fernando Olivares inició una discusión y riña que se extendió por casi una hora, contexto en el cual le propinó golpes y la amenazó e hirió con un arma blanca, tras lo cual aquella logró arrebatarle el cuchillo con la cual le propinó dos estocadas directamente al tórax, una de las cuales alcanzó su corazón y le provocó fractura de costilla, lesiones de pericardio y ventrículo derecho, desencadenando una hemorragia masiva, causándole en definitiva la muerte por una hipovolemia aguda severa.

Considerando que beneficiaba a la acusada una legítima defensa incompleta y la irreprochable conducta anterior, el tribunal oral en lo penal de Iquique resolvió condenarla a la pena efectiva de 5 años y un día de presidio, como autora del delito de homicidio simple.