Edición Cero

“Más allá de la vía utilizada por los trabajadores, no se puede desconocer que existe una grave problemática relativa a la contratación de personal... Abogado se refiere a la precaria situación que viven el personal a honorarios de las distintas reparticiones del Estado

“Más allá de la vía utilizada por los trabajadores, no se puede desconocer que existe una grave problemática relativa a la contratación de personal a honorarios por parte de los servicios públicos y municipales. Así opinó el abogado Leonardo Escares, con relación a la precariedad de trabajadores públicos o municipales, contratados bajo la modalidad de honorarios, destacando que el Cabildo Ciudadano, convocado para el 7 y 8 de diciembre, va en la línea correcta y en sentido contrario de la conducta represiva del gobierno.

El profesional  que conforma la Agrupación Transversal de Abogados, que surgió en la contingencia actual para detener a quienes son vulnerados en sus derechos, dijo que  la precariedad de este tipo de contratación, que se sujeta a las reglas del contrato y no al Código del Trabajo ni a las normas generales del Estatuto Administrativo, “lo que redunda en un empleo precario, falto de protección y de una posición desmejorada frente a los demás trabajadoras de la administración publica”.

Pero además, “en relación al abuso que las autoridades realizan de la figura, la que sólo debería ser utilizada en caso de  prestación de servicios especiales o asesorías, temporales y limitados a ciertas materias ocasionales o cometidos específico. Y por ende no puede representar un alto porcentaje de los trabajadores”.

Sin embargo, constata el abogado Escares que esto  “lamentablemente no se condice con la realidad, que demuestra que los servicios públicos contratan bajo esta figura a trabajadores que no se encuentran dentro de los requisitos inherentes a la modalidad, y que por lo general tienen una relación laboral permanente y continua, debiendo por ende sujetarse a las normas del Código del Trabajo o Estatuto Administrativo y no considerarse parte de esta figura excepcional”.

En ese sentido, señala que son  atendibles las demandas de los trabajadores públicos a honorarios, “siendo del todo necesario arribar a una solución que salvaguarde los derecho de los trabajadores y permita a la administración pública aumentar su dotación permanente, evitando que se haga «necesario» utilizar esta figura para contratar personal que realice labores propias de aquel de planta o contrata”.

Finalmente concluye que si bien no es una instancia vinculante, “la consulta ciudadana, -impulsada por la Asociación de Municipalidad de Chile-, relativa al cambio constitucional en el país va en el sentido correcto, buscando empatizar y dar real respuesta a las demandas sociales que gran parte del país manifiesta pacíficamente”.

Destaca que con esta iniciativa, la Asociación Nacional de Municipalidades, tiene una postura que “dista mucho del errático actuar del Gobierno, que apunta a medidas represivas y no a dar solución a la principal demanda ciudadana, como es el plebiscito por un  posible cambio de la Constitución, medida que a esta altura aparece como urgente”.