Edición Cero

Pedro Oróstica Codoceo.-  Con respecto al actual  decaimiento de Zofri, el hecho es que estamos viviendo los tiempos que fueron  advertidos décadas atrás. Seguramente... Zona Franca de Iquique: De empresa regional a inmobiliaria centralizada.

Pedro Oróstica Codoceo.- 

Con respecto al actual  decaimiento de Zofri, el hecho es que estamos viviendo los tiempos que fueron  advertidos décadas atrás. Seguramente no hubo una mayor comprensión en la época.  Pero como nunca es tarde para reaccionar, puede decirse que, si las fuerzas productivas, políticas y culturales que conforman  la vida  regional  actúan con unión, puede que obtengan de Santiago algunas concesiones, para no hacer tan amargo el trago de centralismo que, nuevamente, están haciendo beber a Tarapacá. Los diagnósticos son extremadamente claros; se está ad portas de una crisis final del sistema franco; independiente de la extensión que se le otorgue.

Un poco de historia

Las normativas legales  que  pusieron en marcha lo que hoy conocemos como Zona Franca de Iquique, no son exclusivas de un sector político determinado, ni de algún gobierno en especial. En estas se encuentran las gestiones transversales de  los mandatos de Eduardo Frei M, Salvador Allende G y Augusto Pinochet U.

Desde un inicio se le concibe como una “palanca de desarrollo regional”. El año 1969 la Ilustre Municipalidad de Iquique y Ferrocarriles del Estado aportan los terrenos en que hoy se asienta Zofri. En 1973 se crea la Junta de Administración y Vigilancia de Zona Franca de Iquique y Pisagua. En 1975 la Zona Franca se circunscribe solo a Iquique.

Hasta 1990 fue “administrada por un Directorio Corporativo de carácter regional presidida por el Intendente, Directores Regionales de Impuesto  Internos y Aduanas, más representantes de los Gremios y Comerciantes. En 1990, la cuestión cambia, permitiendo que hoy las acciones se distribuyan “71,28 % para Corfo; 1,40% para Tesorería General de la República y 27,32%  fondos de inversión de privados”.

Zofri, una empresa inmobiliaria

Este cambio de empresa regional del Estado a empresa mixta, la convierte  en una sociedad anónima, enajenándola del objetivo inicial de actuar como palanca de desarrollo local regional. De este modo la transforman en una empresa inmobiliaria, “que busca rentar para sus accionistas, en base a los terrenos e inmuebles que se encuentran en el área geográfica  delimitada por la Ley. Hoy el grueso de los ingresos y utilidades, se generan por la gestión inmobiliaria, arriendo de galpones y terrenos en el Barrio Industrial de Iquique.”

Todo Chile Zona Franca

El año 2015, ingresó al Parlamento proyecto de ley que moderniza la legislación aduanera y se crea la figura del operador económico autorizado. Esto, permite  constituir depósitos francos en todo el territorio nacional. No está demás señalar que, esta medida violaría los derechos constitucionales que amparan las garantías de la inmutabilidad de privilegios que se contemplaban en la concesión entre el Estado de Chile y Zofri, aprobado por el Decreto Supremo N°672, con duración hasta el 2030.

Además, se establece una nueva obligación al empresario de Zona Franca, exigiendo  una caución a objeto de asegurar el pago de multas, derechos, impuestos y gravámenes a quienes efectúen gestiones, trámites y demás operaciones aduaneras. Esto, viene a implicar un costo adicional a los usuarios lo que en la práctica, desincentiva la operación comercial de estos. El estado crítico que hoy presenta este eslabón del desarrollo local regional, como es Zofri,  no solo le incumbe a un sector en particular; es de contingencia y atingencia regional. Zofri sigue decayendo, en parte, por las condiciones en que la dirigen.

Sinergia regional

Se ha  mencionado que desde hace un par de décadas, viene  señalándose la importancia de haber cautelado lo que hoy sucede. Pero  a estas alturas es como llorar sobre la leche derramada. Lo que importa verdaderamente es la convicción de las instituciones, gremios, organizaciones funcionales y todo habitante del territorio regional, el tomar conocimiento del estado en el cual se encuentra  Zona Franca de Iquique, con sus indicadores que por años no remontan.

El baluarte que significa Zona Franca en la vida de Tarapacá se viene abajo. Es propio reconocer que uno de los problemas o debilidades que ha padecido esta región han sido sus estructuras políticas, donde cada uno  se enfoca en llevar agua solo a su molino. No hay concordancia en  objetivos trascendentes de mediano y largo plazo que requieren un superior nivel de pensamientos y de acción. De ahí  el error histórico de los partidos políticos  que actúan en la región de no haber generado la sinergia suficiente para un actuar con paradigmas centrípetos, que incidan con objetivos de crecimiento, desarrollo y bienestar permanente para la vida regional.

Conclusiones

Es tiempo de aunar criterios y voluntades que trasciendan esas históricas actuaciones centrífugas. Es  necesario  participar y generar  la sinergia que plasme los objetivos de sostenibilidad para Tarapacá. Si hace 20 años no se quiso ver el devenir propio de los procesos sociales y económicos regionales es ocasión de hacerlo. Es preciso revertir esta ostensible baja productiva que se encuentra  experimentando ZOFRI, que dicho sea de paso,  constituye aún  la generadora de la mayor cantidad de empleos directos e indirectos  para nuestra  población regional.

Ha llegado este momento no solo para los estamentos regionales, también para  Santiago. La administración central, deberá incorporar  sabiduría y humanidad para sus acuerdos finales. En la reingeniería que precisa el sistema franco,  muy bien caben las 17 Medidas para la Reactivación de Zona Franca que han surgido desde la Ilustre Municipalidad de Iquique.

Finalmente, tener presente, también, otros eslabones del progreso local  y de la mayor importancia para el crecimiento, desarrollo y bienestar regional, como son la actividad portuaria, las conectividades viales internacionales, el turismo, entre otros, a los cuales debe prestársele la correspondiente atención, toda vez que conforman  fortalezas a partir de las cuales podrán auspiciarse renovadores aires para Tarapacá.