Edición Cero

En una operación que duró cinco horas, el traumatólogo del hospital de Iquique, Marcelo Crispieri encabezó una delicada cirugía de urgencia a un niño... Realizan reimplante de dedo pulgar, a niño que sufrió accidente en su escuela. 5 horas duró la intervención quirúrgica

En una operación que duró cinco horas, el traumatólogo del hospital de Iquique, Marcelo Crispieri encabezó una delicada cirugía de urgencia a un niño de 12 años que acababa de perder su dedo pulgar desde la base debido a un fuerte traumatismo.

El facultativo, explicó que el paciente llegó con una avulsión, que es un tipo de corte generado por desgarro. “Es lo más difícil de operar porque los cortes son irregulares. En este caso hubo tracción de todo, incluyendo el trayecto de vasos sanguíneos y tendones”, comentó Crispieri.

En la intervención quirúrgica, en la que colaboraron los doctores Yerko Rodríguez y Gerardo Robles, además del equipo de funcionarios del pabellón central, trabajaron en la reconstrucción de la parte ósea, además de la arteria y la vena.

“Hoy (viernes) vimos al paciente y hasta el momento todo va bien y evolucionando como lo esperábamos, por lo que hasta ahora tiene más de un 50 por ciento de posibilidades de que su dedo se salve”, dijo el traumatólogo, quien agrega que las conexiones de las venas se establecen de a poco, en un proceso largo por lo que el equipo tratante está muy al pendiente.

El director del hospital, doctor Raúl Romero destacó el trabajo realizado por el equipo de urgencia y de pabellón que participaron en esta atención, pero hizo hincapié en la labor del doctor Crispieri, “ya que acudió de inmediato al llamado, pese a que no estaba de turno. Y además de aportar con su experiencia, apoyó con instrumental necesario que no teníamos para el desarrollo de esta operación, lo que demuestra su enorme calidad profesional y humana”, expuso Romero.

RESCATAR MANOS O DEDOS

El doctor Crispieri hizo un llamado a la comunidad para que conozcan el protocolo de traslado de manos o dedos cortados, que puedan estar en condiciones de reimplantarlos. “Es necesario envolverlo en un paño limpio, luego guardarlo en una bolsa y después introducirlo en un envase con agua y hielo”, explicó el médico, quien lleva con esta cirugía, cinco intervenciones de este tipo, de las cuales dos han resultado exitosas.

En cuanto a esta última operación, comentó que si todo va bien, aproximadamente dentro de un mes será necesario realizar una segunda intervención. Esta vez para arreglar los tendones y los nervios, y de ser necesario ajustar los huesos del dedo también.